España: pan y circo

 

pan y circo- tv- medios - lucha- articulos- critica- social- futbol- libros mas vendidos recomendados en castellano- eróticos - románticos - mujeres- nina peña

Quedan tres días para la gran final del futbol europeo y el mundo parece que tenga que pararse por ello. Las noticias, los periódicos, la televisión e internet echan humo hablando de estrellas mediáticas, de atletas del balón, de iconos de la era moderna y globalizada en dónde se pagan miles de millones por fichajes o por mostrar una marca de calzoncillos.

Hace tan solo unos días, la policía Griega levantaba el campamento de refugiados en Idomeni donde habían miles de personas que intentaban sobrevivir a una guerra poniendo tierra de por medio y dejando atrás un conflicto del que tenemos mucha más culpa de la que parece que estamos dispuestos a asumir y ante la cual Europa sigue con los brazos cruzados mostrando sin pudor un enorme fracaso mientras celebra que llevamos más de 70 años sin guerra en nuestro suelo.

En política nacional seguimos con una campaña electoral que ya va durando casi un año entre pre y post. Seguimos hablando de Panamá y sus papeles, de Suiza, de Venezuela, de un gobierno que desde su inmovilidad y su cobardía lleva cuatro años hundiéndonos en la miseria.

Gente que muestra sus excesos, sus robos y su tren de vida disoluto y lujoso como perfiles de redes sociales. Y otra gente que pese a que ven cada día la enorme tomadura de pelo que es este país, pese a la forma en que parecen reírse de nosotros con una impunidad ante sus delitos más propia de otras épocas, sigue creyendo que es así como deben ser las cosas y sigue alienándose al mismo lado que ya se alienaron sus padres o sus abuelos aunque ellos lo hicieran por salvar la vida.

En este país se sufre. Levamos demasiado tiempo comulgando con ruedas de molino, viendo como todo aquello que se ha ido construyendo con el esfuerzo y el dinero de todos es vendido envuelto en papel de celofán como un medio más de mantener un neoliberalismo que nos está asfixiando.

Ser rico es muy difícil. Llevar ese tren de vida y pagar impuestos les debe parecer algo que sólo debemos hacer los que vamos teniendo retenciones en la nómina todos los meses, puesto que ellos son la clase social privilegiada, los grandes próceres de todas las patrias, gracias a los cuales, a sus esfuerzos empresariales, los pobres tenemos un mendrugo de pan que llevarnos a la boca. Como si nos lo regalaran oiga. Como si no trabajáramos y levantáramos el país nosotros, porque, no nos engañemos, somos la base, los de abajo, los que vamos soportando esta pesada pirámide que llevamos encima.

 

exclaco moderno- pan y circo- nina peña- articulo- reflexión- republica bananera- consumismo- tv- medios-

 

Mientras tanto, para poder seguir con nuestras insulsas vidas, tenemos entretenimiento asegurado con televisiones, con futbol, con festivales, con redes sociales de las que no siempre se hace un buen uso, con revistas del corazón o reallitys shows que nos distraigan de lo pesada y aburrida que es nuestra patética vida. Todo un circo mediatico a nuestra disposición con darle a un botón del mando a distancia o un clic de ratón.

No pensar. No salirse de las reglas. Hacer lo que todos hacen, vestir como todos visten, comprar lo que todos compran, hipotecarnos como todos se hipotecan, asegurarse de que hacemos todo lo necesario (ese paso por paso que ellos guían en las sombras) para que no tengamos más remedio que doblar la cerviz.

Nos crean necesidades, nos venden la moto, nos dicen cómo, dónde, y en qué gastar el dinero que tanto nos cuesta ganar. Hipotecados no sólo con un banco sino con un estilo de vida marcado de antemano por poderes fácticos que no vemos ni veremos jamás. Estamos inmersos en una sociedad zombie que no piensa por sí misma, que le es suficiente poder charlar, tomarse una cerveza, tener un trabajo mal pagado, ir a un centro comercial los sábados y ver partidos de futbol.

Y si no se traga con ello, la palabra suele ser antisistema o esquizofrenia.

Tenemos pan y tenemos circo, ¿de qué nos quejamos?

¿Nadie se plantea que tipo de sociedad somos o que sociedad dejamos? Nadie se da cuenta que seguimos manipulados, que nos prefieren así de sumisos y de aborregados, que al utilizar la educación como arma política están criando un país de zombies que solo quieren sentarse a ver Gandía Shore o Mujeres y hombres y viceversa creyendo que la vida es tan solo eso, un postureo y una eterna juventud de fiestas hasta el amanecer. Una generación de personas que llegarán a los 30 sin tener estudios y sin haber trabajado jamás y que no se plantearán ninguna pregunta que no tengan respondida de antemano aquellos que creen tener todas las respuestas.

Nadie se plantea que se ha cambiado el glamour por la chabacanería, que se ha perdido la capacidad de crítica, que ahora más que nunca lo único importante es pertenecer a la manada , que los valores éticos y morales se difuminan en valores bursátiles o económicos  y que cuando alguien quiere gritar algo, cuando quiere protestar o clamar una consigna subversiva porque ve que este mundo no es más que una gran mierda, lo hace con un gif en una red social desde el sofá de su casa sin buscar la arena de playa bajo los adoquines de las ciudades.

Pan y circo.

Como en la antigua Roma. Lástima que el mundo haya aprendido y evolucionado tan poco en dos mil años.

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “España: pan y circo

  1. El mundo ha evolucionado mucho, algunas personas muy poco. No pensar, como bien dices. Esa es la clave. El trabajo, la vida, los niños, todo estresa y la gente quiere no pensar. Eso significa fútbol y gran hermano. Y mientras ellos defraudan miles de millones en sus no declaraciones, nosotros pagamos hasta el último céntimo por haber disfrutado de una ayuda cuando hemos cerrado el año superando en tres euros el tope máximo (por no engañar en nuestras cifras). Pero nadie se queja, nadie dice nada. Supongo que porque España aún no ha ganado la Eurocopa. Besitos

    Me gusta

  2. El problema de nuestro conformismo, seguir al rebaño guiados por perros carceleros y corruptos, hambrientos de poder y dinero, es la pérdida de todos los derechos ganados con sangre y sudor, por nuestros abuelos, padres y antepasados. Y mañana lloraremos, pero habrá marcha atrás. Pena de ver la degradación social, sin principios ni valores, o sí los valores de aparentar lo que no se tiene, lo que no se es. Comulgo contigo.

    Me gusta

  3. Gracias por vuestros comentarios. Lo cierto es que yo detecto mucho conformismo, no nos planteamos nada y nos hacemos pocas preguntas. Es como si ya lo tuviéramos todo hecho y no nos damos cuenta de que vamos construyendo sociedad con cada uno de nuestros actos de todos los días. Mi preocupación es qué tipo de sociedad construimos. Gracias por comentar corazones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s