De mujer a mujer.

nina peña- de mujer a mujer articulo - biografía de mujeres

 

Cuando comencé a escribir, supe que quería escribir sobre mujeres de hoy en día, de nuestros pensamientos, nuestra forma de pensar, vivir, amar, y siempre de una forma que pudiera ser real, con la que yo o cualquiera que lo leyera pudiera sentirse identificada, pero, también es cierto, que no quería que mis libros no pudieran ser leídos por hombres, con lo cual, me he tenido que preguntar muchas veces cómo hablar de nosotras sin echar a ningún hombre para atrás, sin que leer mi libros pudiera ser algo de lo que ellos se sintieran excluidos.

El día de la presentación del libro, Ismael, el librero que hizo la presentación, un sol de persona, fue el primero en preguntarme si mi libro podía ser leído por un hombre, ya que la historia que cuenta es sobre cuatro mujeres y un viaje iniciático… yo le contesté que todos deberían leerlo, a ver si así lograban enterarse de una vez por todas cómo somos, qué pensamos, qué cosas no motivan, nos duelen, que cosas nos gustan y que cosas no nos gustan…

No he dejado de pensar en cómo enfocar nuestro universo femenino en mis libros.

He estado buscando, leyendo, informándome y he llegado a la conclusión de que simplemente, debo contar las cosas como yo creo que son, dejando una parte de mi identidad como mujer entre las líneas, sin mentir a nadie y sin mentirme a mí misma, intentando mantenerme dentro de una posición de honestidad y al mismo tiempo, reivindicar el lugar que nos corresponde y del que hemos sido apartadas durante siglos sin caer por ello en los tópicos del feminismo y machismo.

En mi primera novela, los hombres son consortes de las cuatro hermanas y en ellos hay distintos caracteres sobre los que ellas recapacitan.

Por cada forma de ser femenina, para cada historia o carácter, hay una forma de ser masculina y carácter que la complementa de una forma u otra, para bien o para mal. La mujer que huye de los malos tratos no pierde la fe en el amor y en los hombres, lo que le da fuerzas y el conocimiento necesario para reconocerlo cuando de verdad llega.

No podemos explicarnos unos sin otras o unas sin los otros, estamos tan condenados a entendernos, que cuanto antes lleguemos a ese entendimiento igualitario que sería ideal, será mucho mejor para todos y todas.

Los historiadores reconocen que en un principio, la vida religiosa y social de los hombres en los albores de la humanidad, estaba marcada por un sistema matriarcal y el culto a la Madre Naturaleza. Permanecían ajenos por completo a su papel dentro del proceso de la concepción y la maternidad así como a su papel productor de los frutos de la tierra.

Con la evolución y con la conciencia de que ellos sí formaban parte de ese don que era la reproducción y producción (sexo y trabajo) su concepción el mundo cambió por completo. El hombre pasó de ser un mero espectador de las maravillas naturales, a ser parte de ellas hasta el punto de que sin él, nada ocurría. Es más, su fuerza física y la necesidad de continuar la estirpe le hizo sentir poderoso, y el nacimiento de las religiones hizo el resto… La mujer pasó de ser equiparada con la madre naturaleza, a ser doblegada por los hombres, que además, adquirieron el conocimiento de cómo hacer que ambas le fueran favorables gracias a su dominio.

Tal vez eso sea una muy somera explicación de por qué las mujeres hemos estado discriminadas desde tanto tiempo atrás. Por qué se nos ha callado, se nos ha tenido relegadas, y se han llevado a cabo tantos actos de crueldad que aún hoy parece que sea de mal gusto reivindicar.

La historia de la literatura, tanto en sus figuras literarias como en sus personajes, es un claro reflejo de la evolución del hombre

En mi segundo libro, que verá la luz este otoño, Rosa de los vientos, los dos protagonistas tienen unas vivencias similares, sufren, aman, sueñan y se enamoran de la misma forma, salvo que en cada uno de ellos el proceso es diferente porque lo asocian a su forma de entender el mundo desde la perspectiva del sexo al que pertenecen. Así, Marcel, el protagonista masculino, ha sido dañado por una mujer que, hizo del feminismo una excusa para poner la libertad por encima de la fidelidad o de la honestidad, y ella, Lara, también es dañada por el machismo de un hombre que solo busca satisfacer sus necesidades más primarias.

Cuando logran superarlo, ambos pueden amarse en igualdad.

Ambos son víctimas del sistema patriarcal. Les afecta de distinto modo, pero les esclaviza por igual.

Las páginas más bellas de ese libro están escritas precisamente por el protagonista masculino, que es quien más recapacita sobre el amor, los sentimientos, la libertad, las relaciones, los miedos… no fue difícil ponerme en su piel porque de verdad creo que unos y otros sentimos igual aunque no lo expresemos de la misma forma.

Un compañero escritor, presentador y actor, un auténtico comunicador como es Antonio Arbeloa, me preguntó en una entrevista si me costaría mucho ponerme en la piel de un hombre para escribir, si quizá mi libro “¿Cómo que a qué huelen las nubes? podría haberlo escrito con cuatro hermanos, cuatro protagonistas masculinos. Ahora creo que sí, con Marcel lo hice, entré en la mente de un hombre e intenté plasmar lo que podía pensar o sentir y, creedme, no hay ninguna diferencia intrínseca entre nosotros, sino cultural.

Sin embargo, ellos no tienen que reivindicarse. Nosotras sí.

Por eso sigo buscando… sigo intentando encontrar mujeres en los libros y en la historia, aunque a veces sea difícil recuperar a más de una mujer silenciada por el peso de los siglos, de la cultura impuesta y del olvido.

Y así, de esa forma, ha nacido esta nueva sección en la que quiero recuperar la memoria y la vida de mujeres o de personajes femeninos. Porque darles voz, reconocer sus vidas, leer sus letras, y pretender situarlas en el lugar que la historia les ha negado, aunque sea desde mi modesto blog, me parece un acto de justicia que dicta mi conciencia.

Así que, “De mujer a mujer” es solo eso, mi homenaje particular a muchas mujeres que me han hecho disfrutar con sus letras, con sus historias, con sus vidas, con sus imágenes, con su voz y sus palabras. Con su trabajo.

Algo que creo que, para bien o para mal, todos les debemos.

 

 

 

 

Anuncios

6 comentarios en “De mujer a mujer.

    1. Precisamente entraba al blog a compartir la biografía de otra mujer.. y he leído tu comentario. Gracias. Desde lo profundo del alma. Es una labor a veces frustrante querer recuperar a memoria del pasado, las mujeres hemos sido borradas de él constantemente, pero comentarios como el tuyo me empujan a seguir y no cejar en mi empeño. Muchísimas gracias por tus palabras.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s