De mujer a mujer: Sylvia Pankhurst

de mujer a mujer - sylvia pankhurst -

Sylvia Pankhurst desciende de una estirpe de mujeres sufragistas británicas. Hija de Emmeline Pankhurst y hermana de Christabel y Adela Pankhurst, vivió desde muy pequeña en un ambiente familiar embebido de política en el que sus padres se desenvolvían con normalidad, en medio de reuniones e ideas socialistas que por aquel entonces eran consideradas subversivas, y conociendo de primera mano la lucha de sus progenitores por la igualdad de los derechos de la mujer y por la defensa de las clases sociales más bajas de la sociedad.

Cuando su padre, Richard Pankhurst murió, ella contaba con tan solo 16 años, y de todas sus hijas, podría decirse que fue la que más asumió sus ideales.

Estudió, como sus hermanas en el Manchester High School. Consiguió una beca para poder estudiar en el Royal College of Arts donde destacó como pintora y diseñadora, sin embargo, sus inclinaciones, pese a estar muy ligadas al mundo artístico, eran mucho más fuertes en el ámbito político.

Junto a su madre y sus hermanas fundaron en 1903 la Woman´s Social Political Union, WSPU, que junto con el UPSM, fueron los partidos sufragistas más importantes y activos, pese a que unos proponían medidas de protesta más enérgicas y mediáticas tales como la desobediencia civil y otro era de tinte mucho más conservador.

Sobre esa época Sylvia dejó por completo sus estudios de arte y se centro en lo que sería el eje principal de toda su vida; la política.

Comenzó a formar parte del núcleo duro del partido y el más activo, protagonizando huelgas de hambre, altercados de todo tipo, manifestaciones, o ataques a instituciones públicas. Sobra decir que fue detenida y encarcelada infinidad de veces por ello.

 

sylvia-pankhurst-en-huelga-de-hambre
Sylvia durante una de sus innumerables huelgas de hambre.

 

Con el paso del tiempo Sylvia fue distanciándose del partido que ella misma había fundado hasta abandonarlo y fundar en 1913, junto con su compañero Keir Hardie el East London Federation of Suffragettes.

A los pocos meses estallaba la 1º Guerra Mundial.

Sylvia se mostró pacifista y defensora del alto el fuego incondicional mientras que su madre y sus hermanas suspendieron las movilizaciones sufragistas para centrarse en la causa bélica. Con su firme acción pacifista se dedicó a establecer alianzas con el anarquismo, el comunismo, el antiimperialismo y el anticolonialismo y buscar salidas a la sinrazón que estaba siendo la contienda.

En 1917 esa “radicalización” de su pensamiento socialista la llevó a fundar el Partido Comunista Británico, según dicen, con el apoyo económico de Lenin.

En 1927 Sylvia dio a luz a su único hijo, Richard, y ante la negativa a casarse con el padre de su retoño, rompió relaciones con su madre, llegando al punto de no volver a hablarse nunca más.

Sylvia siguió su lucha por los derechos de las mujeres y de las madres trabajadoras y no se olvidó nunca de la lucha obrera en los barrios más humildes del East End de Londres.

Durante los años de la 2º Guerra Mundial, los artículos periodísticos de Sylvia llamaron tanto la atención que el MI5 comenzó a vigilarla muy de cerca y a seguirla.

Se sintió muy afectada por la invasión de Etiopia por parte de la Italia de Musolini y tomó parte por la población etíope hasta el punto en que, muchos años después, a la muerte de su compañero, se fue a vivir a Etiopía invitada por el gobierno donde formó parte de su política nacional.

Falleció el 27 de septiembre de 1960 a los 78 años en Etiopía.

En contra de la dicotomía de las sufragistas británicas, la mayor parte de ellas pertenecientes a la clase burguesa, que luchaban por los derechos de la mujer mientras que al mismo tiempo que erigían en protectoras del ambiente familiar y de su papel puramente reproductor como pilar básico de la sociedad, Sylvia rompió con esas premisas y luchó por la emancipación y los derechos de las mujeres de cualquier clase social en cualquier lugar del mundo.

sylvia1

Anuncios

Mientras tanto.

Nina peña - mientras tanto - pensamientos

Mientras tanto hay que seguir haciendo cosas.

Trabajo compaginado con escritura, esfuerzo mental y físico, estudiar para mi próximo proyecto mientras trabajo para pagar las facturas.

Y no olvidarnos de vivir.

¿Quién dijo que escribir era solo sentarse y comenzar? Meses de lectura, de ideas, de estudios, de soledad , de renuncias, de leer lo que otras personas han escrito para poder amueblarme bien la cabeza y poder decir luego todo lo que tenga que decir en el papel.

Momentos de impotencia se entremezclan con instantes de inspiración.

Personajes que se cruzan y que nunca se van a encontrar.

Hechos que parecen tan probables al consultarlos en la almohada se tornan inverosímiles al plasmarlos en papel.

Darte cuenta de que, como en la vida misma, algo tan pequeño puede cambiar para siempre el significado de las cosas. Sí,  estoy hablando de las comas.

Y tildes. Muchas tildes.

Acabo de publicar un libro y ya estoy corrigiendo el siguiente… es lo que tiene haber ido acumulando folios toda la vida sin saber si un día verían la luz. Ahora resulta que sí, y el trabajo se acumula.

Sin casi tiempo, a veces sin casi fuerzas… pero ¿Cómo dejar una aventura tan gratificante como escribir?

¿Cómo renunciar a esa poca locura que aún vive en mi y que es de las pocas locuras que me puedo permitir?

¿Qué haría con tanta imaginación si no escribiera?

¿Cómo diría todo cuánto quiero decir? ¿Todo cuánto quiero contar?

Dicen que los que escribimos vivimos varias vidas, la nuestra y las de nuestros personajes. ¿Apasionante verdad?

Mientras tanto las horas pasan, los días pasan y los sueños siguen siendo los mismos, aunque ya casi no sea la misma persona quién  los soñó.

Cristina Peri Rossi. La poetisa del erotismo

nina peña -

Poeta y novelista uruguaya nacida en Montevideo,en 1941.
Su madre, maestra, la inició en el amor a la literatura y la música, y la instruyó en los ideales feministas de igualdad.
Trabajó y estudió hasta licenciarse en Literatura Comparada.
Su primera colección poética constituyó un pequeño escándalo por su erotismo y sus transgresiones sexuales.
Se exilió en Europa en  1972 y obtuvo la nacionalidad española en 1974.
Desde entonces ha publicado varios libros que han gozado del aprecio de la crítica y los lectores: «Evohé» en 1971,
«Descripción de un naufragio» en 1974, «Diáspora» en 1976, «Lingüística general» en 1979, «Europa después de la lluvia» en 1987, «Babel bárbara» en 1991, «Otra vez Eros» en 1994,   y «Aquella noche» en 1996.
Su obra ha sido traducida a varios idiomas y  galardonada con los más prestigiosos premios literarios, entre los que se encuentra el Premio Internacional de Poesía Rafael Alberti, obtenido en enero de 2003 y el Premio Loewe 2008.

cristina-peri-rossi

Escoriación.   “Descripción de un naufragio” 1975

Herida que queda, luego del amor, al costado del cuerpo.
Tajo profundo, lleno de peces y bocas rojas,
donde la sal duele, y arde el yodo,
que corre todo a lo largo del buque,
que deja pasar la espuma,
que tiene un ojo triste en el centro.
En la actividad de navegar,
como en el ejercicio del amor,
ningún marino, ningún capitán,
ningún armador, ningún amante,
han podido evitar esa suerte de heridas,
escoriaciones profundas, que tienen el largo del cuerpo
y la profundidad del mar,
cuya cicatriz no desaparece nunca,
y llevamos como estigmas de pasadas navegaciones,
de otras travesías. Por el número de escoriaciones
del buque, conocemos la cantidad de sus viajes;
por las escoriaciones de nuestra piel,
cuántas veces hemos amado.

                     

La pasión. “Babel bárbara” 1991

Salimos del amor
como de una catástrofe aérea
Habíamos perdido la ropa
los papeles
a mí me faltaba un diente
y a ti la noción del tiempo
¿Era un año largo como un siglo
o un siglo corto como un día?
Por los muebles
por la casa
despojos rotos:
vasos fotos libros deshojados
Éramos los sobrevivientes
de un derrumbe
de un volcán
de las aguas arrebatadas
y nos despedimos con la vaga sensación
de haber sobrevivido
aunque no sabíamos para qué.

                                                                                     

 

 

 Navegación  “Lingüística general” 1979

En las mansas corrientes de tus manos
y en tus manos que son tormenta
en la nave divagante de tus ojos
que tienen rumbo seguro
en la redondez de tu vientre
como una esfera perpetuamente inacabada
en la morosidad de tus palabras
veloces como fieras fugitivas
en la suavidad de tu piel
ardiendo en ciudades incendiadas
en el lunar único de tu brazo
anclé la nave.
                                        Navegaríamos,
si el tiempo hubiera sido favorable.

                                                                                   

A la mujer sin nombre.

nina peña - de mujer a mujer - feminismo- igualdad

Hace unas semanas comencé una nueva categoría en mi blog que titulé “De mujer a mujer” y desde entonces me he preguntado qué mujer merece ser la primera en comenzar, en dar el pistoletazo de salida a la lista de nombres de muchas mujeres que han pasado a la historia por su trabajo, por sus logros, por ser grandes personajes de la literatura… y me he dado cuenta de que la mujer que merece comenzarlo es la mujer anónima, la que nunca saldrá en los libros de historia, la que no forma parte de las epopeyas, la que ha realizado una labor callada a lo largo de su vida y tal vez nunca se le ha reconocido su valor, su importancia.

Todas esas mujeres que con miles de gestos y palabras calladas han hecho del mundo un lugar mejor. Las que han abierto puertas a las futuras generaciones de mujeres, las que han trabajado de sol a sol para alimentar a su familia, las que han vivido bajo estrictas normas a lo largo de los siglos, las que han sufrido abusos, las que han sido ignoradas e incluso maltratadas, las que han tenido que prostituirse, las que han tenido que fregar suelos de rodillas, las que han sido solo objetos de deseo en vidas vacías, las que han tenido que callar y aguantar… y que aún así, han tenido el amor y el valor suficiente como para hacer gestos de cariño, para cantar canciones de cuna, para apretar los dientes y seguir adelante.

Miles de mujeres a lo largo de la historia de las que nunca sabremos sus nombres, pero que han dejado su impronta en las siguientes generaciones con miles de gestos silenciosos que era la única forma en la que podían hacerlo.

mujeres-trabajando-durante-la-revolucion-industrial

Tal vez pueda sonar repetitivo, pero por la forma en que la sociedad patriarcal nos ha impuesto sus normas, las mujeres hemos sido muchas cosas, pero hasta hace muy poco tiempo ni siquiera teníamos la categoría de ciudadanas en la mayoría de constituciones europeas. Ni siquiera en la Revolución Francesa, aquellas mujeres que pelearon al lado de los hombres, que sirvieron para inspirar la imagen de la República con su gorro frigio y a las que les dejaron llevar pantalones para ir a la lucha, lograron ser consideradas como tal.

Nos tenemos que remontar a la Revolución de Pascua en Irlanda, para que una constitución nos diera el titulo de ciudadanas aunque fuera de un modo provisional.

Las guerras y leyes impuestas por hombres, nos abocado a ser secundarias en muchas ocasiones y solo se nos ha reconocido cierto valor cuando no han tenido más remedio ante la evidencia, como por ejemplo cuando las mujeres tuvieron que ocupar puestos en las fábricas ante la falta de mano de obra masculina durante la 1º Guerra Mundial.

Si miramos a tan solo unos años atrás, en este mismo país, una mujer no podía cobrar su propio sueldo, no podía firmar un contrato de trabajo, lo hacía su marido o su padre e incluso en plenos años 70 no podía poner ella misma una denuncia… obviamente tenía que hacerlo su marido o su padre.

El derecho a la educación, algo casi negado a la clase obrera, era aún más negado a la mujer. Un hombre, por pobre y obrero que fuera, tenía por lo menos que saber leer, escribir y hacer cuentas…a la mujer no le hacía falta. A ellas les enseñaban a coser y a hacer sus labores. A rezar. El índice de analfabetismo de la mujer fue siempre, en la mayoría de países, muy superior al del hombre y cuando se tenía acceso a la educación, esta era marcadamente religiosa y conservadora, guardando siempre una postura concreta hacía cómo tenían que ser y cómo debían comportarse las féminas.

Pero si todas esas mujeres que sufrieron todo eso, no hubieran luchado, no hubieran hecho la revolución callada que fueron haciendo a través de los siglos, hoy no seríamos quiénes somos.

mujeres-trabajadoras

En mi vida hay muchas mujeres y a algunas las admiro profundamente.

Cuando tienes dos hijos, tienes tu propio negocio que llevas personalmente, te ocupas de tu casa, de tu familia, estás estudiando una carrera en la UNED y aún sacas tiempo para contar cuentos, para hacer pasteles y para sonreír antes las adversidades… eres una mujer muy fuerte, una mujer de hoy, y te voy a admirar por ello, por no rendirte, por no dejar de superarte, por no dejar de crecer.

Esas son las mujeres anónimas de hoy herederas de las mujeres anónimas de ayer.

Las que no dejan de pensar, de crecer, las que luchan por su vida, las que denuncian malos tratos, las que pelean, las que no se rinden, las que no pierden la esperanza por difícil que sea su vida, las que se levantan cada mañana y se lanzan a la calle, las que van a fregar escaleras, las que trabajan en almacenes, en el campo, las que levantan solas sus negocios, las que siguen estudiando a los 35 años, las que no se resignan ni pierden la sonrisa ante las adversidades, las que no renuncian a sus sueños, las que sacan cuentas para llegar a fin de mes, las que luchan para ser ellas mismas y tener, por encima de todo, su parcela de poder en su propia vida.

Esas mujeres sin nombre que en una sociedad que no les ha favorecido, siguen peleando día a día.

La próxima semana comenzaré a poner nombres propios y a relatar grandes logros o grandes historias, pero este primer post, tenía que ser para todas las mujeres de las que nunca sabremos sus nombres, pero de las que hemos ido heredando este mundo y que con su lucha diaria, lenta pero firme, han conseguido cambiarlo… y para todas las que siguen peleando por aquellos cambios que aún son necesarios.

“Debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo.”

 

recoleccion-antigua-de-las-naranjas

Si quieres leer mis libros los puedes encontrar en:
https://www.amazon.com/Nina-Pe%C3%B1a/e/B01LBU4P5S/ref=ntt_dp_epwbk_0

 

Entrevista: Fernando Pérez

nina peña - fernando - entrevista- sueños de almohada

 

Hoy quiero presentaros a un amigo, Fernando Pérez Rodríguez.

Fernando nació en la preciosa ciudad de Plasencia (España), en cuyo escudo de la ciudad, reza el lema: “UT PLACEAT DEO ET HOMINIBUS” (Para agrado de Dios y de los hombres). En la actualidad está felizmente casado, vive en España y acaba de adentrarse en el mundo de Twitter, (con lo que os animo a que lo sigáis), aunque sus libros hace tiempo que están en Amazon y seguramente lo conoceréis de Facebook.

Nació en el seno de una familia humilde, siendo el mayor de varios hermanos, todos varones. Desde muy pequeño le gustó escribir, algo que no fue muy bien entendido por sus padres, tal como nos pasó a muchos, y que le preguntaban qué era lo escribía tanto.

Escribir, para Fernando, es un modo de escapar de la sociedad que le rodea y a la vez de plasmar sus sueños, inquietudes y pensamientos. Algo que le define como escritor, puesto que la mayoría de escritores suelen definir esa misma necesidad.

Fernando tiene actualmente tres libros a la venta en Amazon, dos de poemas y uno de cuentos infantiles, pero también está dando los últimos retoques a su primera novela que verá la luz pronto.

Hoy quiero que lo conozcáis un poco mejor y para ello he estado charlando con él y le he hecho unas preguntas a las que amablemente me ha contestado con la naturalidad y sencillez habitual en él.

 

Cuéntame Fernando, ¿Qué te llevó a escribir?

Es my difícil poder explicar el porqué. La verdad es que desde ya pequeño me gustaba escribir y pasaba mucho tiempo escribiendo cosas. Sobre todo a mi madre, le molestaba verme estar escribiendo a casi todas horas y siempre me decía “Que qué hacía escribiendo tanto”.

Eso es algo que nos ha pasado a muchos, yo aún recuerdo las risas de mi tío cuando escribía poemas de adolescente jajaja. ¿Desde cuándo llevas escribiendo Fernando?

Que yo recuerde escribo desde pequeño. La verdad es que yo no era muy buen estudiante, pero mis dos asignaturas preferidas, eran la historia y la literatura. Me gustaba mucho Quevedo, o Cervantes, pero también otros autores como Lorca, Alberti, Fernando de Rojas y “La celestina”, Gustavo Adolfo Bécquer, sus rimas y leyendas y sus poemas.

¿Te consideras un autor independiente? ¿Qué ventajas y qué desventajas tiene auto-publicarse?

La verdad, es que yo no me considero autor independiente como tal, casi se podría decir que ni tan siquiera me considero autor, ni mucho menos escritor, sino un novato en esto, un simple aficionado al que siempre le ha gustado escribir, y que le gustaría, la verdad, que la gente poco a poco le conociera y valorase sus obras y que esas personas que un día me lleguen a leer, sean las que me cataloguen y valoren mi trabajo y encajen en una u otra categoría. Lo que sí tengo claro, es que me queda un largo camino por recorrer, que debo escuchar a todas aquellas personas que me aconsejan y aprender cada día un poco más, para en el futuro poder alcanzar mi sueño y que la gente de verdad me conozca y sean ellos los que me valoren y cataloguen, como ya he dicho antes.

¿Como comenzaste a escribir poemas y cuentos infantiles?

Como ya he dicho antes, siempre me gusto escribir, y como muchas otras personas que estamos en este mundo, lo primero que comencé a escribir fueron poemas, pues siempre he creído, que los poemas son una forma de expresar y sentir lo que uno ve, siente, y tiene a su alrededor y hacerlo de esta forma llegar a los que nos rodean.

Doy fe que muchos comenzamos con poemas o relatos cortos, desde luego, aunque luego siguiéramos con novela. Parece que eso haya sido una especie entrenamiento generalizado jajaja. Yo ahora encuentro la poesía dificilísima y sin embargo tú tienes dos libros de poemas… te admiro por eso Fernando.

Cambiando a un tema un poco más prosaico ¿Cuál es tu opinión sobre la promoción y venta de libros en redes sociales y en plataformas digitales?

Creo que en este mundo tan globalizado, e informatizado en que nos ha tocado vivir, aprovechar todos los medios disponibles a nuestro alcance para darnos a conocer o dar a conocer nuestro trabajo, es una herramienta fantástica.

¿Tienes algún blog o alguna página en la que podamos conocerte de forma distinta al libro?

En la actualidad no tengo ninguna página, o blog literario propio como tal, la verdad es que en un futuro no muy lejano, si me gustaría crearme un blog. Ahora quien lo desee, puede contactar conmigo por Facebook, o por Twitter.

¿Qué escritores tienes como referentes a la hora de escribir?

La verdad es que no tengo un escritor de referencia, pues me gustan muchos, ya mencioné a algunos en esta entrevista, pero a mí siempre me ha gustado la poesía y por tanto voy a nombrar a dos autores que quizás para algunos no sean tan conocidos: uno sería Luis Chamizo, poeta de mi tierra, Extremadura, y otro sería José María Gabriel y Galán, poeta de la provincia de Salamanca, aunque vivió gran parte de su vida y murió en Extremadura y se le considera un extremeño más.

¿Qué géneros te gusta leer?

No tengo un genero definido, aunque me gusta bastante la poesía, leo de todo: poesía, novela, fábulas, cuentos, etc, etc…

Háblame un poco de próximo tu libro, me comentaste que vas a estrenarte con un nuevo género.

Mi próximo libro es una novela. Una novela que, si queremos podemos catalogarla de dramática, pero también de amor. Se titulará “AMOR DE MADRE”, y mejor y perdonadme, no voy a anticipar nada de ella, pues lo que deseo es que la gente la lea y le guste, y que sea ella quien la valore y me dé su opinión.

¡Ay, nos dejas con el misterio! No importa, la leeremos en cuanto anuncies su publicación. ¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos? ¿Sigues escribiendo?

Mis proyectos más inmediatos son vivir y seguir aprendiendo día a día, sin cerrarme a nada, ni a nadie, y siempre mirando hacia adelante.

¡Y sí!, ¡Sigo escribiendo!, y espero seguir haciéndolo durante mucho tiempo mientras tenga fuerzas.

Mi lema sería: Si un día te caes y tropiezas, no tengas miedo en quedarte parado, mejor levántate, no mires hacía atrás, y si cabe, anda con más fuerzas, ganas e ímpetu hacía adelante, pues si de verdad quieres algo, debes luchar por ello y nunca rendirte.

Me encanta ese lema Fernando, de verdad. Desde aquí te deseo mucha suerte en todos tus proyectos. Nunca pierdas la ilusión que hay en ti y nunca dejes de perseguir y trabajar por tus sueños.

Aquí os dejo sus enlaces para que podáis seguirle de cerca.

@Fernandoalcarre 

https://www.facebook.com/profile.php?id=100009397095854&fref=ts

nina peña - fernando perez - cuentos - abuela