Concavo y convexo

nina peña - concavo y convexo - poema -mujer

 

En la niñez, ocho esquinas eran frontera entre sueño y vigilia, entre ayuno y satisfacción.

Cuatro esquinas de una mesa, de una cama.

Emergí mujer de las profundidades, de aquellos cantos que eran frontera entre imaginación y realidad.

La mesa se hizo redonda y la cama grande.

No hay margen entre el hambre insaciable y el ayuno improbable de ti, hombre que limas mis aristas, que redondeas mis cantos y repasas con tus manos mis márgenes.

Borrando formas, cóncavo y convexo es una actitud, es nombrarnos en planos horizontales, cuando jugamos, como en la niñez, a encajar piezas de puzles.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s