Cuestión de pantalones.

 

nina peña - pantalones - lucha feminista

En 1920 cuando los dirigentes del movimiento socialista francés reprocharan a su camarada Madeleine Pelletier que llevara el pelo corto y pantalones de hombre, la gran figura del feminismo radical respondió: Yo soy tu igual.

La cuestión de llevar pantalones se convirtió, ya desde entonces, en un problema político.

El pantalón es el sucesor de las “bragas”, unos calzones que las clases populares utilizaron hasta el s. XVII y simboliza masculinidad y poder, como lo demuestra la expresión “llevar los pantalones”.

Tras varios modelos más o menos afortunados y usados en distintas épocas, el pantalón entró por la puerta grande en la historia social y política a partir de la Revolución Francesa. De la mano del populacho quienes derrocaron la monarquía en 1789, el pantalón fue usado por solidaridad revolucionaria y comunión de ideales.

Los aristócratas franceses cambiaron las “culottes” por pantalones. Los hombres permitieron a las revolucionarias usar uniforme y renunciaron a la costumbre de mostrar las piernas. Eso unió los ideales d igualdad y libertad, aunque, para la mujer, el uso del pantalón y de sus derechos como ciudadana, siguió siendo una quimera.

Para el socialismo y el feminismo el pantalón, comenzó a ser un arma de lucha.

Mujeres como Catherine Bamby, Louise Michel, Colette o Madeleine Pelletier, defendieron el uso del pantalón y comenzaron a usarlo ellas mismas ante el escándalo público.

Bard recuerda que en 1970 los ordenanzas de la Asamblea Nacional francesa niegan la entrada a Denise Cacheux (socialista) y Michèle Alliot-Marie (gaullista) por llevar pantalones. Esta última, consejera del gabinete de Edgar Faure explica a este ministro que si lo que les molesta es el pantalón, ella estaría dispuesta a quitárselo sin ningún problema. Y solo a través de esta pequeña irreverencia consigue doblegar al ordenanza y sentar precedente para el resto de políticas.
                              – Carmen Mañana, El País, abril 2012-

e49f8f77592f58cedaf4cafad8f22b62

A partir de 1850 el pantalón fue utilizado como arma política para desafiar la dominación masculina.

Amelia Bloomer popularizó lo que en castellano llamamos pantalones bombachos, los Bloomers, y la escritora George Sand, desde su tierna infancia, saltó de un género a otro sin problema y sin autorización familiar, esgrimiendo, ya de adulta, la libertad de movimientos y convicciones políticas. Solo tengo una pasión: la igualdad.

Tampoco puede pasar por alto la vanguardia artística en París, donde las mujeres habían dejado de ocultar sus relaciones lésbicas y asumían esa prenda como algo acorde a su identidad de género.

El proceso de aceptación del pantalón, aumentó de forma vertiginosa por dos razones que, curiosamente, nada tienen que ver con la lucha feminista: el uso popular de la bicicleta y la incorporación a filas de muchas mujeres durante la 1ª Guerra Mundial. Su utilización por parte de las mujeres de fue extendiendo a las fábricas, a los talleres, al campo de batalla y por tanto, a la calle.

Marlene Dietrich vestía uniforme en sus visitas patrióticas a los cuarteles y hasta Isabel II se dejó fotografiar en pantalón al lado de un coche.

La iglesia, siempre conservadora en cuanto a las apariencias, multiplicó sus condenas al uso de la prenda.
Benedicto XV declaró: “Es un deber grave y urgente condenar las exageraciones de la moda. Nacidas de la corrupción de quienes la lanzan, esas toilettes inapropiadas son uno de los fermentos más poderosos de la corrupción moral”.
El catolicismo practicante estigmatiza las frivolidades, los trajes de playa, el deporte, el maquillaje, las joyas, los escotes, los vestidos cortos, los brazos desnudos, las danzas modernas, el mal teatro y el mal cine.
                                                     – Luisa Corradini-

 

Después del 68, tras la revolución de aquellos años y en plena época de reivindicación feminista, las niñas seguían teniendo prohibido el pantalón en los colegios. Incluso en el 76, Alice Saumier-Seité, provocó un escándalo cuando asistió a su presentación como secretaria de estado de enseñanza y fue reprendida por Chirac, quien le dijo que vestida así degradaba la función y la imagen de Francia.

El uso de esta prenda demuestra la democratización del mundo y la lucha por la igualdad.

Una anécdota; En Francia una ley antigua ordenaba a todas las mujeres parisinas a pedir permiso al gobierno para poder vestirse como hombre, lo que incluía llevar pantalones. Dicha regla fue finalmente eliminada… en el año 2013.

El cine no ignoró el auge del pantalón sobre la silueta femenina y, en el filme ‘La Costilla de Adán’, aparece una bellísima Katharine Hepburn vestida con pantalón de mujer. Antes, la actriz Marlene Dietrich fue capaz de desprender erotismo y sensualidad en pantalón, además de ofrecer una imagen de mujer fatal ultrafemenina. La actriz Audrey Hepburn fue, sin embrago, quién mejor encarnó el nuevo estilo de mujer moderna, capaz de conjugar la elegancia parisina con las líneas más ‘casual’, un estilo que la convirtió en la embajadora del pantalón de mujer. Y otro icono femenino de la modernización fue Brigitte Bardot, actriz que lució como nadie el pantalón pirata de ‘vichy’ de Givenchy.
                                                                           -Inarkadia, Bilbao, julio 2016-

nina peña - pantalones - jeans - lucha feminista -

Anuncios

8 comentarios en “Cuestión de pantalones.

  1. You actually make it appear so easy along with your presentation but I in finding this matter to be
    really one thing which I believe I might never
    understand. It kind of feels too complex and
    very huge for me. I am looking ahead for your subsequent put up,
    I’ll attempt to get the grasp of it!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hey there I am so glad I found your site, I really found you by error, while I was
    browsing on Yahoo for something else, Nonetheless I am here now and would just like to say
    kudos for a remarkable post and a all round thrilling blog (I also love the theme/design), I don’t have time
    to read through it all at the moment but I have
    book-marked it and also included your RSS feeds, so when I have time I will be back to read more, Please
    do keep up the excellent b.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s