Vivir de la literatura o vivir del cuento.

literatura - libros - nina peña - cuentos

Que este es un país que vive mucho del cuento y poco de la literatura es algo que se puede comprobar muy fácilmente en estos días.

Solo hay que comprobar que en Sant Jordi, un día, dos a lo sumo, se venden el 50% de los libros de todo el año.

Y que vivimos del cuento también es comprobable cualquier otro día del año en el que dejas caer la vista sobre un periódico y te duelen los ojos ante titulares sobre corrupción y sobre frivolidades.

Seamos un poco serios.

Autores que llevan cincuenta años publicando, escribiendo, que son licenciados e incluso que ostentan cátedras sobre literatura en distintas universidades, son echados a un lado ante youtubers que no se han leído un libro entero en su vida pero que tienen un gran poder de convocatoria.

O sea, vivir de la literatura no es lo mismo que vivir del cuento.

Sin que parezca rencoroso por mi parte y tratando de no caer en la demagogia, un país en el que la autora que más vende es Belén Esteban y que los que siguen en la lista sean personajes televisivos, tiene un serio problema.

Que una editorial como Planeta, ofrezca un contrato millonario a un youtuber y no se moleste en buscar nuevos talentos en los cientos de escritores independientes, tiene un serio problema.

Que las grandes editoriales solo te llamen cuando, a base de trabajo impenitente, has logrado vender más de 3.000 libros y que solo sea para quitarte de en medio, tienen un serio problema.

Pero en realidad, sus problemas solo tienen un nombre: dinero.

El problema real lo tenemos los que intentamos escribir bien, los que invertimos tiempo, recursos y dinero propios en correcciones, en ediciones, en ilustradores, los que nos pasamos años estudiando para escribir, los que tratamos de superar nuestras propias limitaciones, los que intentamos mejorar constantemente… para que luego prime la comercialidad en lugar del talento.

Y también lo tienen los lectores ya que van a dejarse un dinerito en libros que seguramente no son lo que están buscando.

Hay un problema real y más importante de fondo que es la mediocridad mental de muchos, el pensar en cifras, el que prime más las ventas que la cultura y sobre todo que esto se institucionalice a través de un sistema de educación en el que se hacen a un lado las asignaturas de humanidades.

Tenemos un grave problema como sociedad, como educadores, como personas interesadas en la cultura, porque vivimos en una época en que solo se le rinde culto al dinero… y eso es un serio inconveniente.

Y por eso, desde este blog, rompo una lanza por las editoriales pequeñas, las que leen tus libros y te aconsejan, las que buscan la calidad y el talento.

Rompo una lanza por los libreros que han hecho hueco en sus estanterías a editoriales modestas y te ponen una mesa para que puedas firmar, puedas presentar tus obras y se involucran en el mundo cultural de su provincia.

Rompo una lanza por los soñadores que seguimos pese a todo escribiendo y tratando de ser leídos sin caer en el verso fácil y la prosa comercial.

Rompo una lanza por los lectores que buscan y rebuscan y apuestan por autores noveles en lugar de Best Sellers de grandes firmas.

Rompo una lanza por los docentes que luchan para que sus asignaturas, esas que hacen pensar y forman un espíritu crítico, no sean apartadas de las carreras y se les reconozca su importancia.

Porque si no hubiera entre todos nosotros una “resistencia” a esta guerra de cifras, entonces sí tendríamos un grave problema; habríamos perdido la esperanza.

 

 

 

Anuncios

Entrevista con Rosa Ochoa; una charla entre amigas.

nina peña - mujeres - libros - feinismo -entrevista

Hacer entrevistas la verdad no es mi fuerte, soy algo tímida aunque cuando la entrevistadora o la persona que tengo delante es alguien tan sumamente encantador como Rosa Ochoa, puedo charlar largo rato sin darme cuenta.

Os dejo esta entrevista que me hizo Rosa para la plataforma Wishars donde hablamos no solo de mis libros si no de la escritura, de mis sueños, de mis metas, de parte de mi pasado… vamos, un poquito de todo. Espero que os guste.

 

https://www.amazon.com/Nina-Pe%C3%B1a/e/B01LBU4P5S/ref=ntt_dp_epwbk_1

 

 

Viernes Santo y 14 de Abril, ¡Qué Dios nos pille confesados!

comunistas - cristianos - republica - nina peña

 

Hoy es Viernes Santo, y para los más desmemoriados, os recuerdo que también es 14 de Abril, el aniversario de la proclamación de la II República, con lo cual, las redes sociales están que echan humo. Más que nada porque aquí, en esta piel de toro, somos muy aficionados a confundir “la magnesia con la gimnasia” y el “culo con las témporas”, como diría mi adorado Gabo, y claro, uno, por lo visto, no puede estar “en misa y repicando…”

Vayamos por partes y sin dejar a un lado las frases fáciles, que hoy estoy retozona.

Uno puede ser laico y salir a ver una procesión sin que “se le caigan los anillos” porque puede ser que hay un componente cultural que le guste, por ejemplo a mi me encanta la “Rompida de la Hora” que es una tradición cultural que llega de épocas medievales y que sí, se celebra en Jueves Santo, pero cuando voy a verlo, estoy viendo cultura no religión.

Lo cual no quiere decir que en el momento en que un gobierno, de un país supuestamente laico como este, impone en la ley de educación una obligatoriedad para la enseñanza de religión en los colegios públicos, uno se muestre contrario a ella porque, hay que legislar para todos, y quien quiera algo especial, llámese religión o ballet, que se lo pague, porque “con su dinero cada uno hace lo que quiere”.

La muletilla de que si no eres religioso y no crees en Dios no tienes porque hacer vacaciones también es una frase largamente machacada en redes para lo cual me remito a un estudio, de los muchos que existen, sobre los periodos vacacionales en Europa.

En el resto de países europeos, existen las llamadas vacaciones de invierno que pueden o no coincidir con Navidad, las de verano, y luego, hay salpicadas varias semanas en el calendario que pueden o no coincidir con fiestas religiosas. A saber; 2 semanas a finales de Octubre, 2semanas a finales de Febrero o las llamadas de primavera y lo habitual es que al menos los estudiantes tengan una semana libre por trimestre.

Y sí, queridos, a todos los que criticáis el para mi sagrado oficio del Magisterio, en Europa tienen más vacaciones y días de fiesta que aquí.

Con lo cual, que sea o no sea religiosa una persona, tiene derecho a descansar “porque se lo pide el cuerpo”.

Que este año el aniversario de la República coincida con Viernes Santo, es una jugosa casualidad porque se ven asomar caritas y pensamientos rancios por doquier, frases de intolerancia y chistes de mal gusto que hacen las delicias de unos y otros.

Os recuerdo a todos que República es un sistema organizativo del Estado donde el ejercicio del gobierno recae sobre una o varias personas, elegidas mediante voto popular o parlamentario, por periodos de tiempo limitados, para representar los intereses de los ciudadanos. La palabra proviene del latín res publica, que significa ‘la cosa pública’, ‘lo que es común’.

El sistema republicano nace como expresión alternativa al de tipo monárquico, donde todo el poder es ejercido por una persona, generalmente el rey, de manera indefinida y hereditaria.

Así que dejar de “haceros los suecos” y vayamos al meollo de la cuestión.

La II República llegó a España por aclamación popular, surgiendo de las urnas de unas elecciones municipales el 12 de Abril de 1931, su proclamación, como modo de gobierno fue el día 14 y esto significó que el bisabuelo de nuestro actual rey se marchó “entre gallos y medianoche” obedeciendo así el clamor popular.

Para los republicanos, simplemente, nadie está por encima de nadie por el simple hecho de nacer en una cuna o en otra, por tanto, la monarquía, como tal, es una forma de discriminación que está obsoleta en un mundo que intenta ser justo, por tanto, aunque la monarquía sea parlamentaria… la desigualdad y los privilegios siguen existiendo.

Es muy legítimo celebrarlo, tanto como celebrar la constitución o celebrar cualquier día que para un grupo de personas tenga un significado especial y concreto, sin que nadie tenga que “rasgarse las vestiduras” por ello.

La base de cualquier sociedad debería ser el respeto y tan libres son unos en mostrar su fe como otros en mostrar su falta de fe. Tan libres son aquellos que salen a la calle en procesiones como aquellos que enarbolan una bandera. Tan libres son aquellos que se visten de nazarenos como aquellos que se calzan una tricolor.

En otros países, la fe se vive en casa o en los templos y en lugares como Finlandia, donde a una diputada por comprar un Toblerone con su tarjeta de crédito adjunta a su cargo y no con la personal, le valió un enjuiciamiento y una destitución, deben estar flipando con las historias rancias y fratricidas de los españolitos de a pie que no perdonamos ni una por más que nos digan que “hay que poner siempre la otra mejilla”.

Somos muy dados a confundir, a dar por hecho que unas cosas son excluyentes de otras, de que uno puede no querer una cosa de forma oficial por tanto no hacerla de forma privada porque, no parece congruente aunque uno lo sea consigo mismo.

Quizá la clase política nos ha ido moldeando de esta forma para poder beneficiarse del famoso “divide y vencerás”.

Ante todo, si yo convierto algo intimo en público, estoy autorizando a que todo el mundo participe o por el contrario, “me crucifique” por ello.

A cualquiera le puede parecer mal que se den clases de religión en colegios públicos y sin embargo desfilar en la procesión de su pueblo. O puede ir a ver a la Legión cantando “Soy el novio de la muerte”, que se le ponga “la piel de gallina” y “los pelos como escarpias”, pero no parecerle bien que estos vayan a un centro oncológico infantil a cantarla.

Ambas cosas no son excluyentes sino que cada una está en un sitio distinto, en una esfera social diferente y es ahí donde debe permanecer.

En el interior de cada persona es donde sí deben ir juntas.

Uno puede ser republicano y creer en Dios y sin ir más lejos Dolores Ibarruri fue comunista, republicana y creía en Dios y en las tradiciones hasta el punto de ir a misa o no quitarse jamás el luto, tal como mandaban los cánones de su época.

La lucha social debe ser una imperativo para toda la sociedad dejando a un lado los preceptos religiosos de cada cual de forma que, aunque juntos, no se mezclen, que cada uno pueda tener claro cuáles son sus prioridades y el lugar que estas ocupan, aunque parezca contradictorio, porque “lo cortés no quita lo valiente” tal como hacían los sacerdotes de los años 70.

Lo personal no es lo social, las ideas no pueden ser impuestas, ni la fe o el agnosticismo, porque entonces deja de ser una idea personal para ser una adoctrinamiento nacional y este, sea del signo que sea, coarta la libertad de aquellos que tenemos derecho a creer o hacer o pensar como mejor nos parezca.

Pero aquí no… aquí hay que “comulgar con ruedas de molino” y “procurar no sacar los pies fuera del tiesto” porque entonces eres un reaccionario y un fanático seas del signo que seas…

Como siempre y para casi todo en este país, “que Dios nos pille confesados”.

 

 

 

 

 

 

Cinco libros clásicos (imprescindibles) para mujeres.

Existen libros que una vez los lees, tu mundo nunca vuelve a ser el mismo.

Lo que se descubre en ellos, la forma en que nos abren la mente, la influencia que pueden llegar a tener en la historia de la literatura o incluso en el pensamiento filosófico, es tan fuerte, que sabes que estás ante un clásico, ante un libro imperecedero y que generación tras generación, ese libro que tienes en la mano, escrito por una mujer y que habla de mujeres, va a ser como un espejo en el que muchas pueden mirarse y al que muchas pueden acudir no solo como lectura, sino como inspiración personal.

Yo he elegido 5 libros, pero podrían ser más, la verdad. Muchos más.

 

El segundo sexo. Simone de Beauvoir.

Escrito en 1949, Simone reflexiona sobre el concepto de ser mujer, en lo que para ella significaba.

Este libro se considera una de las obras pioneras y más importantes del feminismo, donde se utilizan conceptos existenciales para rebuscar en la historia distintos conceptos de mujer.

Su teoría principal se basa en la idea de mujer como producto de una construcción social a la que nos vemos abocadas en roles estipulados; madres, esposas, hijas…

De este libro surge una de las frases más extendidas y conocidas del feminismo: “Mujer se hace, no se nace”

nina peña - libros - mujeres - feminismo - esritoras

Una habitación propia. Virginia Woolf

Escrito en 1929 forma parte de un ciclo de conferencias que Virginia Woolf impartió en los distintos Collage de Cambridge.

Woolf nos habla, en forma de ensayo pero con un narrador ficticio, de las necesidades básicas a las que una mujer se enfrenta para poder dar rienda suelta a su creatividad.

En él, nos explica que necesitamos una habitación propia, un lugar íntimo y dónde ser nosotras mismas y poder escribir de forma privada, siendo ante todo, nosotras mismas frente al papel.

Lo más criticado de este libro, en su momento, no es precisamente este concepto sino el que va unido a él y que habla de la independencia económica de la mujer. Nos cuenta Woolf que, para que una mujer pueda escribir y desarrollar su talento, necesita tener esa habitación propia y una renta de 500 libras. Ambas cosas, en el momento que ella escribió este ensayo, era algo impensable y muchas críticas negativas confluyeron en decir que muy pocas mujeres, incluso hoy, pueden acceder a algo así para desarrollar todo su caudal creativo y por tanto, aunque tomemos esa habitación como una zona metafórica de confort femenino y las libras como independencia económica, es imposible para la mayoría de mujeres.

 

Cumbres borrascosas. Emily Brontë

Única obra de su autora, fue publicada en 1847 y reeditada de forma póstuma por su hermana Charlotte, autora de Jean Eyre.

He de reconocer que de todas las obras de las hermanas Brontë, esta es mi debilidad.

En ella narra la historia de dos familias, los Linton y los Earnshaw, en un medio rural y agreste y una época complicada si hablamos de lo que significaba ser mujer por aquel entonces.

La vida de Catherine, tanto de la madre como de la hija, están marcadas por la situación en que las mujeres vivían en aquel momento, condicionadas a casarse, supeditadas al hombre, y sin ningún tipo de independencia posible. La protagonista, enamorada Heathcliff a quien conoce desde niño, se debate entre contraer matrimonio con quién puede convenirle socialmente o dejarse llevar por sus sentimientos. El drama comienza a desarrollarse cuando ella, elije lo primero.

Aparte de que Heathcliff, sea uno de los personajes masculinos que más me han impresionado nunca, y que el lugar, la finca Cumbres borrascosas, sea realmente uno de los sitios literarios más románticamente gótico y decadente, y dejando aparte mi ancestral amor por el melodrama, esta novela nos habla de las muy pocas opciones que muchas mujeres han tenido a lo largo de la historia para poder ser ellas mismas, de la lucha interna y del dolor que puede acarrear el peso de las decisiones mal tomadas, que podían ir en contra de lo que una sentía o pensaba en beneficio de una vida que se podía considerar normativa.

nina peña - mujeres - libros - feminismo - escritoras

 

El color púrpura. Alice Walker.

Libro galardonado con el premio Pulitzer en 1983, su autora es una más que reconocida activista no solo del feminismo, sino de los derechos de las personas e implicada en la lucha contra el racismo y a favor de la diversidad sexual

En el libro nos habla de Celie, una niña negra de 14 años embarazada de su padre.

El comienzo en sí ya es brutal. A lo largo de la narración que se prolonga durante treinta años de la vida de la protagonista, esta es vendida, maltratada, violada, separada de sus hijos y utilizada como esclava por su marido. Cuando descubre su sexualidad y se enamora de otra mujer, Celie comienza a valorarse, a aceptarse a sí misma, comienza a vivir y a ser feliz por primera vez en su vida.

Esto le da alas suficientes como para plantar cara a su maltratador y comenzar a ser libre.

Es uno de los libros más duros y a la vez bellos que he leído en mi vida, porque pese a todas las vicisitudes, por decirlo fino, que vive la protagonista, el libro rebosa esperanza y lucha.

Elcolorpúrpura(TheColorPurple)(1985)online

 

Mujercitas. Louise May Alcott.

Publicada en 1868, Mujercitas tuvo un increíble éxito comercial, algo inusual en la literatura femenina puesto que muy pocas mujeres podían darse el lujo de escribir y publicar, y menos aún, ser leídas.

A priori, Mujercitas parece la menos feminista de las novelas.

Lo cierto es que su autora, fue una defensora de los derechos de las mujeres en su época, pero hay que recordar que en su época, el feminismo como tal, andaba en pañales y se estaban comenzando a sentar las bases ideológicas y literarias que lo han ido fundamentando.

Para empezar en el libro hay una guerra, con lo cual, los hombres ya son borrados por completo de la escena y si salen es de modo complementario a la acción del libro que transcurre en su totalidad en la casa de los March, donde el padre ha marchado a la batalla y quedan las cuatro hermanas y la madre en completo gineceo.

Se puede considerar un libro de crecimiento personal de la protagonista, Jo, o simplemente un libro costumbrista ya que nos habla del modo de vida femenino de aquel entonces, pero sus pinceladas de anti- belicismo, la forma en que Jo se corta el pelo estilo chico, aborrece las formas y los estereotipos femeninos, se declara en contra del matrimonio convencional, la forma en que muestra las pocas rebeldías que las mujeres de aquel momento podían permitirse, nos habla de feminismo a gritos.

Y os dejo un secreto, ahora que no nos oye nadie; siempre quise ser Jo.

nina peña - mujeres - libros - feminismo - escritoras

Creo que estos libros son imprescindibles dentro del feminismo no porque todos ellos sean feministas como tal, sino porque muestran la vida de aquellas mujeres que nos precedieron, las maromas con las que estaban sujetas y la forma en que trataron de deshacerse de ellas o, por el contrario, las consecuencias de cumplir con aquello que la sociedad les marcaba en ese momento histórico pese a ir en contra de sus sentimiento o de su forma de pensar.

Puede que estos libros, salvo los dos primeros, no sean unos libros de gran contenido filosófico feminista, pero creo que resultan imprescindibles para hacer un poco de pedagogía feminista, para saber de dónde viene y como comenzó todo este movimiento cuando aún no podía ser considerado como tal.

Espero haber suscitado vuestro interés y estoy segura de que más de un libro está en vuestra biblioteca, pero si no es así, os animo a que les deis una buena revisión.

 

 

 

 

De la amistad romántica al pensamiento Queer.

mujeres - nina peña - sufragistas - amor - libros

 

Breve historia de las leyes contra las lesbianas.

En la edad media la condición homosexual fue reprimida y ocultada por lo que apenas quedan referencias históricas sobre relaciones entre mujeres. Existen, eso sí, novelas cortas que hablan de relaciones lésbicas y es conocida incluso forma parte de la mitología colectiva las relaciones las relaciones entre religiosas dentro de los conventos católicos.

En esa época existían leyes que condenaban el lesbianismo, como el código de Orleans en el que la ley que castigaba a los hombres homosexuales se amplió para poder ser aplicada a las mujeres. La ley consistía en una especie de reprimenda y castigo por plazos; en un primer aviso el hombre era desprovisto de sus testículos, en el segundo aviso se procedía a la castración del pena y en el tercer aviso directamente era quemado en la hoguera. Ignoramos qué miembros eran amputados a las mujeres al serles aplicada esa misma ley.

En 1314 se impuso una libre interpretación de otra ley anterior, del año 287, que condenaba la prostitución y el lesbianismo y en 1400 aún se amplió más al añadir la pena de muerte.

 

Amistad romántica

El estigma impuesto al amor lésbico es una poderosa arma para confinar a las mujeres en la heterosexualidad que garantiza una base social basada en la familia y en las tradiciones. Muchas mujeres optaron por mantener una amistad romántica hubiera o no sexo entre ellas al margen de sus matrimonios. Esta amistad, disimulada la relación amorosa, era aceptada tácitamente por la sociedad victoriana, dominada por las apariencias y vinculada siempre a la asunción del matrimonio como una cuestión puramente económica en que primaba el interés el patrimonio y los negocios por encima del amor.

El deseo de libertad de las mujeres, las leyes que las privaban de propiedades y que las consideraban como seres inferiores al mismo nivel de tutela que los niños en las que el hombre ya fuera padre, marido, hermano o hijo tenían la potestad sobre ellas, junto con las nuevas ideas que el socialismo iba abriendo en sus mentes, produjo los primeros movimientos feministas y de sufragio pero no acabó con los estereotipos lésbicos y ni siquiera supuso en muchos países algún avance en ese pensamiento, ya que la mayoría de aquellas mujeres lucharon por sí mismas y por mantener una nueva posición en su clase social olvidando la lucha de miles de mujeres tanto de clases sociales inferiores como vinculadas al amor lésbico, quedando éstas aprisionadas por los roles de género imperantes en su época en los que las lesbianas eran mujeres masculinizadas y las heterosexuales completamente sumisas, entregadas al hombre a través del dominio que éste ejerce sobre ellas en el momento de la penetración y del placer que pueda proporcionarle.

mujeres - nina peña - sufragistas - amor - libros - queer

Discriminación e identidad

La discriminación está sostenida por el sistema de opresión sexual en el que se basan las estructuras sociales patriarcales que fijan en las personas determinadas normas que se deben seguir de por vida.

La identidad sexual se aferra a esa forma del “debe”, siempre vinculado a la heterosexualidad y que condiciona a cada ser humano a ser excluido o admitido en la normativa binaria. Además, precisamente con las mujeres, los roles basados en la inferioridad y en la maternidad nos definen como meros instrumentos reproductores en un rol pasivo.

Esta concepción de la mujer se ha visto reforzada por el papel de las religiones y sus normas morales capaces de mutilar y asesinar a multitud de mujeres a lo largo de la historia, y se perpetua hoy en día con el capitalismo en el cual la familia es la base del mercado de consumo aunque cada vez más, ese capitalismo que siempre se reinventa a sí mismo, comienza a aceptar como válido otro tipo menos tradicional de familia, ya sean del mismo sexo o monoparentales, con tal de que sigan siendo sectores de población con alto nivel de consumo.

El lesbianismo, ha sido tratado incluso como una patología e identificado como una homosexualidad femenina y era tratado clínicamente por psiquiatras y psicólogos e incluso “curado” con el matrimonio heterosexual.

 

Pensamiento Queer

En distintos tiempos, sociedades y culturas las relaciones las relaciones también han sido en ocasiones consideradas variaciones válidas de la sexualidad humana, aunque también es cierto que han sido los menos casos y siempre en personas librepensadoras.

El movimiento Queer se basa en que las distintas identidades sexuales están condicionadas por estereotipos de género construidos por los pensamientos tradicionales de cada sociedad y normativamente basadas en el patriarcado.

Judith Butler, filosofa y madre de este pensamiento Queer, aboga por la creencia de que esta filosofía puede ser abrazada por cualquier persona, hombre, mujer, homosexual, bisexual, transexual, heterosexual, alejándolo así de su uso específico para las lesbianas y para una identidad sexual concreta, exponiéndolo también como un pensamiento universal y progresista sobre la sexualidad más allá de los roles de género.

Esta teoría es la que yo asumo porque me permite escribir sobre relaciones lésbicas u homosexuales pese a mi heterosexualidad, buscando e intentando con ello no el simple morbo grafomaníaco o el homoerotismo tan presente en muchas publicaciones sino la libertad a ser cada uno, en su libre elección, dueño de su propia identidad sexual. Creo que en el instante en que el sexo, tanto el normativo como el alternativo, sea liberado de los complejos, culpas, estereotipos y pecados que llevamos siglos arrastrando, las personas se acercarán a la verdadera libertad de poder ser ellas mismas por encima de todas las cosas y obtener así la plenitud y la felicidad completas sin el sufrimiento que moralmente nos ha supuesto estar durante miles de años viviendo el sexo como pecado, como arma, como objeto de consumo y como algo que el lugar de ser vivido desde la naturalidad y la integridad ha sido siempre propósito de domino y de represión condicionando la convivencia de la estructura social en la que nos han educado.

Simplemente, conocernos es aceptarnos, y esa aceptación conlleva a la paz con uno mismo y a la felicidad y el amor.

Algo a lo que todos tenemos derecho.

 

 

 

Cinco libros escritos por mujeres que no te puedes perder.

Rosa Grau, Miriam Beizana, Lola Mariné, Alicia Domínguez y Antonia J. Corrales tienen en común ser autoras autopublicadas, valientes y con una prosa preciosa llena de una sensibilidad especial. Sus libros, que destaco en este post, están escritos sobre vivencias femeninas pero con una mirada y una voz propia que les confiere no solo un estilo especial, sino una forma distinta de contar esas vivencias.

En sus libros, las mujeres buscan, se pierden para poder encontrarse, y se hallan de nuevo más mujeres y más fuertes, más ellas mismas que nunca.

Desde historias muy dispares, estas cinco autoras hacen un recorrido sobre mujeres muy distintas, pero con algo en común: la búsqueda de la esencia, del verdadero significado de ser mujer.

Espero que disfrutéis de su lectura.

El sendero de los ángeles. Rosa Grau.

Adelaida Cameron, Cuqui, quedó huérfana al nacer y desde entonces se siente abandonada por su padre. Con los años se ha convertido en todo lo que este odia: es impulsiva, mal hablada, inmadura y, para terminar de fastidiarlo, se ha hecho detective privado a través de un curso online.

 

La historia comienza después que Cuqui sea testigo de un asesinato y se convierta, sin quererlo, en el blanco de los asesinos. No le queda más remedio que huir y esconderse. Y lo hará acompañada de sus dos mejores amigos: Bárbara, una profesora de primaria, harta de su profesión, y Elvis, un cerebrito con cuerpo de modelo publicitario que la tiene enamorada desde la adolescencia, pero que no siente lo mismo por ella puesto que es gay

Mientras intentan hacer tiempo hasta que la policía detenga a los asesinos, lo que Cuqui no se imagina es que se verá envuelta en una serie de defunciones que, como dice ella:

“¿Pero qué pasa, que parezco un insecticida para humanos?”

El sendero de los ángeles es, en definitiva, una novela de amor que rompe los clásicos moldes de las novelas románticas.

Viaje al centro de mi mujeres. Alicia Domínguez.

Tras la ruptura con su pareja, Lola recibe la trágica noticia del suicidio de un hombre cuyo desahucio ella ordenó. Su prima Sara, fotógrafa y activista del 15M, es imputada por ocupar un edificio público en Cádiz. Sus destinos volverán a encontrarse en un viaje a Portugal en el que ambas intentarán dejar atrás sus particulares demonios.

En este viaje, lleno de sorpresas y fascinantes encuentros: un anciano centenario que cuenta historias fabulosas; una fadista, a la que su padre y su marido prohibieron cantar; un homosexual, con un insólito pasado, que viaja con su pareja y sus dos hijos; un echador de cartas que despierta en Lola una pasión largamente dormida y la seductora propietaria del hostal La Menuíta, un lugar donde «verdaderamente se calma el dolor», Lola y Sara descubrirán lo que son y lo que fueron las mujeres que las precedieron, cuyas energías aún llevan pegadas a la piel.

Viaje al centro de mis mujeres es una novela magníficamente construida, con personajes muy bien delimitados psicológicamente, que habla de valentía, perdón, amor y compasión, únicas herramientas capaces de liberar la poderosa energía que bulle en nuestro interior. Es también una historia mágica, contada con agilidad y frescura, de secretos familiares que arañan por dentro; de justicia social y de mujeres valerosas capaces de sacudirse sus fantasmas, reconciliarse con el pasado y tomar las riendas de su vida.

 

Marafariña. Miriam Beizana Vigo

Ruth siente un vínculo especial, esotérico, con Marafariña. Su propio corazón, su latido, es inherente al propio pulso de una Marafariña que la ha acompañado siempre, en cualquier faceta de su vida. Apenas ha necesitado nada más para sobreponerse a su compleja situación personal: toda su existencia está sometida a unas poderosas y restrictivas creencias impuestas por sus padres, a raíz del fallecimiento de su hermano mayor. Enfrascada en una vorágine de obligaciones, siguiendo el camino estipulado sin replantearse ninguna de sus pautas, sobrevive enfriando sus sentimientos y anulado sus deseos o su curiosidad.

Sin embargo, la llegada de Olga a la solitaria aldea parece desbarajustar el equilibro y la paz de Marafariña y de la propia Ruth, como si repentinamente, la inmutabilidad de la Naturaleza del lugar y de la muchacha se resquebrajasen como las otoñales hojas secas. A partir de entonces, el virginal bosque de emociones en el que vivía Ruth, se ve surcado por millones de nuevos caminos, nuevas posibilidades y nuevos sentimientos que le provocan un doloroso, a la par que hermoso, despertar personal.

 

 

Nunca fuimos a Katmadú. Lola Mariné

Laura acaba de cumplir cincuenta años, divorciada y madre de una hija adolescente, no se siente satisfecha con su vida. Elena, mujer fuerte y vehemente, es su más intima amiga desde la infancia y su contrapunto. Gloria no tiene nada en común con ninguna de las dos: es superficial y esclava de las apariencias; sin embargo, las tres acabarán siendo grandes amigas. También Teresa, una mujer humilde y trabajadora, dispuesta a hacer cualquier sacrificio por realizar el sueño de su hija, y Ruth, una jovencita idealista y rebelde, forman parte de este mosaico de mujeres actuales y urbanas en la Barcelona de hoy.
Sonrisas y lágrimas en una historia con la que muchas mujeres se sentirán identificadas, y en la que muchos hombres reconocerán a las mujeres con las que conviven a diario.

 

Y si fuera cierto. Antonia J. Corrales.

La vida de Fabiola da un giro inesperado al aceptar escribir la biografía de un desconocido. Desde ese momento se ve arrastrada por unos acontecimientos que no puede controlar. El miedo, el desconcierto, y la búsqueda de una salida del lugar donde se encuentra, un pueblo desconocido e incomunicado, marcarán su destino y su vida para siempre.
Esta obra, cargada de realidad mágica, nos llevará a un mundo en el que nada es lo que parece. Nos mostrará la otra realidad de las cosas; su ánima.
«Jamás le conté mi historia a nadie, sabía que no me creerían. Nadie lo haría» Extracto de “Y si fuera cierto”

“Y si fuera cierto”: una obra en la que la magia y la realidad se dan la mano. Un canto a la vida, el amor y la esperanza. Descubre cuál es el secreto que ocultan las hojas de arce. Mira bien su portada después de concluir su lectura y descubrirás en ella el alma de la obra. Te sorprenderá.

Palabras que sanan. Cita.

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas - palabras

Según la teoría catártica de Aristóteles, el valor terapéutico de la poesía reside en su poder de estimular y descargar la fuerza emocional de una manera segura, a través de pasiones como el miedo, la piedad o el fervor religioso, con menos probabilidades de un desequilibrio de la razón.

A través de la poesía, muchas personas han logrado describir sus experiencias y sentimientos de una manera profunda. Consecuentemente, otras personas, al leer esos poemas pueden verse reflejados en ellos o relacionarse con el contendido creando un sentimiento de alivio, según establecen los expertos.

 

 “Una bien seleccionada antología es un dispensario completo de medicina contra los trastornos mentales más comunes, pudiendo emplearse lo mismo para prevenirlos que para curarlos”.

Robert Graves