Radclyffe Hall. El pozo de la soledad.

nina peña - radclyffe hall - mujeres - libros - lgtb

El pozo de la soledad es un libro publicado en el año 1928 que trata el tema de las relaciones lésbicas y que ya fue controvertido en su época por escandaloso y ahora por insuficiente, y cuya autora Radclyffe Hall, sigue siendo un icono para quién ha tratado de encontrar en la literatura seria un referente como modelo de vida, como ejemplo aspiracional a seguir o a no imitar.

La novela trata la vida de una mujer cuya “inversión sexual” se manifiesta desde su más tierna infancia y en cuyos datos, desgranados poco a poco en capítulos donde trata la relación con sus padres o con el medio que la rodea, van dejando un dialogo íntimo en el que muchas mujeres pueden verse reflejadas.

Desde el principio ya nos enfrentamos a una paradoja: los padres, pertenecientes a la clase aristocrática inglesa, querían y deseaban tener un varón, un heredero, pero en su lugar llega ella tras lo cual, deciden ponerle el mismo nombre que le pondrían a un varón; Stephen.“Una criatura de hombros anchos y caderas estrechas que parecía un renacuajo”

Es chocante para mí como lectora, comprobar que Hall hace hincapié en la masculinidad de su padre y en la belleza y fragilidad femenina de su madre, ante la cual ella se muestra completamente indefensa y apartada, tanto de uno como de otro ya que no puede verse reflejada en ninguno de ellos. En uno por no pertenecer a su mismo género y de la otra por no ser sexualmente “mujer” a pesar de sí pertenecer a ese mismo género.

La contradicción, la falta de identificación sexual que entra en disputa directa con la construcción de su propia sexualidad, es una constante en la primera parte del libro.

Pese a ello, Stephen adora a sus progenitores, identificándose con su padre en casi todo su comportamiento y teniendo una relación bucólica pero distante con su madre.

La paradoja es que en el libro, Lady Ana, depositaria de todo lo femenino de la belleza, de la delicadeza y la moral victoriana y femenina de la época, incumple precisamente en lo más intrínsecamente femenino, en el instinto más achacado a nuestro género; rechaza a su propia hija, a la que ve como una “reproducción imperfecta, indigna, defectuosa” de sir Phillip.

A lo largo de la narración Stephen pasa por distintas fases de enamoramiento. La primera de ellas con una criada, Collins por la que siente un platónico amor cuando es tan solo una niña. La segunda, Angela Crosby, es la esposa americana de un adinerado y noble vecino que la utiliza como un mero entretenimiento para pasar las noches en la aburrida campiña inglesa, y por último Mery Llewellyn, con quien Stephen tiene una relación madura y duradera, con un final predecible, en su etapa de escritora en Paris.

 

Lady Anna, en uno de los capítulos, refiriéndose a su relación con Ángela acusa a Stephen de tener “el descaro de usar la palabra amor para describir esta… estas ansias repulsivas y antinaturales de tu mente desequilibrada y de tu indisciplinado cuerpo”. Stephen responde: “como mi padre te amó, así he amado yo… Y ha sido un sentimiento puro, puro y bueno; mil veces hubiera dado gustosa la vida por Ángela Crossby.

 

La novela, tildada por algunos como de poca calidad literaria y por otros indiscutiblemente buena, es importante por las implicaciones sociales que realmente tuvo en su momento.

Hall tuvo que enfrentarse a la censura y a varios juicios por su publicación tanto en su país, Reino Unido, como en Estados Unidos, lo que solo consiguió darle más fama y mayor controversia.

Lo más escandaloso y por lo que fue censurada en su momento es una sola frase: “Y esa noche no durmieron separadas”.

nina peña - radclyffe hall - mujeres - libros - lgtb

Implicaciones.

Socialmente el libro de Hall aportó visibilidad al colectivo lésbico de aquel entonces donde muchas mujeres pudieron leer algo con lo cual sentirse identificadas y que además había trascendido como una realidad social gracias a los escándalos que tuvo desde su publicación, forzando así un debate que hasta entonces había permanecido oculto.

En las artes, Hall nos habla de una realidad cultural que trataba de hacerse ver mediante distintos aportes. El llamado círculo de París que nombro yo en mi libro Las sufragistas, era un circulo de pintoras, escritoras, poetas y editoras británicas que refugiadas en el Paris de entreguerras hicieron una aportación valiosísima a la cultura de aquel momento. Stephen, parece pertenecer a este círculo aunque Hall no lo nombra directamente.

Desde el punto de vista filosófico Hall entra de lleno en la construcción de género que muchos años después ha tratado la filosofa norteamericana Judith Butler. La lucha de un género siempre en disputa entre la realidad física a la que pertenecemos y la realidad de la sexualidad que elegimos.

Cuando Stephen comienza a usar ropa masculina, cuando conduce ambulancias en el frente de la 1ª Guerra Mundial o cuando adopta un rol protector sobre sus amantes, hasta el punto de forzar la ruptura por lo que ella cree que es un bien, nos habla de esos conceptos, de los intercambios de poder, de los roles de género implantados en la mente colectiva, de los conflictos a los que se enfrenta para construir su propia forma de ser.

Es en materia religiosa donde más disconforme estoy con la autora.

Desde el principio Hall muestra a Stephen como arrepentida de ser como es, dolida ante lo que parece ser un sufrimiento constante, sobre todo en la primera parte del libro en que es una niña o una adolescente y no comprende esa dualidad existente en ella.

La teoría abierta de que cualquier sexualidad no normativa es pecado, está de fondo y ella trata, en su inocente niñez, de hacerse perdonar. Pide clemencia a un Dios que no la escucha y que la ha dejado abandonada en un mundo que no la acepta por ser como es, aunque por otra parte cree ser parte de su obra. “Concédenos también  el derecho a existir” es una de las frases más tristes del libro.

El sacrificio, el perdón, la abnegación a un destino injusto y por tanto a una vida de expiación y dolor es algo que sobrevuela el libro completo y me lleva a la teoría de que muchas personas, en ciertos momentos de represión moral como pueda ser aquella época victoriana o como pudo ser los años del franquismo en España, se acercaban a la iglesia buscando un perdón que esta nunca les daba, y sacrificaban una vida plena a cambio de la inmolación y privación de su sexualidad.

Me parece terrible.

Hoy en día esta novela puede verse tal vez trasnochada, puesto que muchos de los conflictos que narra Hall están ya más que superados. Ya nadie se rasga las vestiduras porque las mujeres llevemos pantalones por ejemplo y la visibilidad del colectivo LGTBI es patente en cada rincón. Los retos a los que nos enfrentamos ahora pasan por la aceptación social completa y por el reconocimiento de ciertos derechos que poco a poco vamos consiguiendo, como el matrimonio entre personas del miso sexo o la adopción.

El tono pesimista y triste, rozando lo depresivo de esta novela contrasta ahora con la alegría y visibilidad de las manifestaciones LGTBI y el descaro jubiloso propio de quien trata de hacerse ver y oír.

En su vida privada Radclyffe Hall, vestía como un hombre, fumaba en público, convivió con Mabel Baltten durante toda su vida y además tuvo un sinnúmero de amantes, algo que nos parece normal hoy en día pero que entonces resultaba de lo más escandaloso.  Lo más que se le puede achacar a Hall en el ámbito privado es que no exigiera un mayor reconocimiento para el colectivo al que pertenecía y que en su obra siempre acabara, de una forma u otra, pidiendo perdón por el simple hecho de existir

Lo que es indiscutible es su importancia en la historia de la literatura LGTBI, la repercusión que tuvo para miles de mujeres que pudieron leerla y sentirse identificadas, arropadas por esa voz que se alzaba y la implicación emocional de todo aquel que la lee, pertenezca o no a ese colectivo.

nina peña - radclyffe hall - mujeres - libros - lgtb

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Radclyffe Hall. El pozo de la soledad.

    1. Gracias Carme, me alegra que te haya parecido interesante. A mi siempre me pareció un libro básico para poder entender los sentimientos e inquietudes de un colectivo, aunque ya habrás leído que muchas cosas, desde entonces, han cambiado bastante. Un besito.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s