Cuando el tamaño, de verdad, no importa.

La novela corta, sobre todo a los que nos gustan los grandes tochos, nos a la equivocada impresión de que es poco menos que insuficiente, que con unas pocas páginas no se puede concentrar el buen hacer de un gran autor o todo el argumento de las novelas grandes.

Nada más lejos de la realidad. En la literatura, como en otros casos, el tamaño no importa.

Lo importante es saber qué hacer con el material del que dispones en tu mente, en tu pluma o en donde lo tengas.

La novela corta es un género a veces olvidado que va a caballo entre el cuento, el relato y la novela. Se podría decir que es un poco de todos ellos y que por su extensión siempre será más largo que un cuento o que un relato pero más corto que una novela.

Tiene las mismas características principales, la trama los personajes, la acción, pero tal vez no se pueda profundizar o tienda a estar más simplificada, a ir al grano.

Voy a dejaros cinco títulos con los que queda más que demostrado que las novelas cortitas no tienen nada que envidiar a las grandes novelas.

 

nina peña - kafka - novela - librosMetamorfosis. Franz Kafka

Publicada en 1912, La metamorfosis está incluida en plena época del expresionismo aunque por su contexto, de sobra conocido, se adelantó en muchos años al género que mejor parece designarla, el surrealismo.

Es un libro que solo comenzar ya produce una sensación de desasosiego en el lector como muy pocos libros han conseguido, y aunque está llena de simbolismos y no son pocos los críticos filósofos que han tratado de desentrañar todo su significado es bastante poco preciso tratar de desenmarañarla por completo. Hay quien dice que esta obra es impensable comprenderla sin conocer la vida privada de Kafka porque es un reflejo interior suyo. Yo la leí hace muchos años, cuando quizá ni siquiera tenía edad para ella o para sacarle una buena lectura, pero desde la inopia, se puede leer perfectamente, aunque eso sí, creo que va siendo hora de darle un releído urgente.

 

nina peña - John steinbeck - novela - librosDe ratones y hombres. John Steinbeck

Vaya por delante decir que Steinbeck es mi autor norteamericano favorito de todos los tiempos desde que a los 13 años leí Al este del edén empujada por una película que no le hace justicia en absoluto a tan magnífica obra.

De ratones y hombres es una novela realmente corta, apenas cien páginas de puro realismo en el que nos plasma unos hechos que transcurren en una época y un lugar concreto. La historia nos habla del sueño americano… oh sí, ese sueño que casi nadie consigue pero con el que todos sueñan mientras se tropiezan con el quehacer diario, la realidad y la inercia de la vida.

La historia refleja la soledad, la pobreza, los sueños rotos, la amistad entre hombres rudos, sencillos, humildes, sin recursos pero con diversiones poco “edificantes” que los van conduciendo al desenlace final.

Un final duro, pero necesario para completar un cuadro real y sórdido como era aquel entonces.

 

nina peña - orwell - novela - librosRebelión en la granja. George Orwell

Publicada en 1945 está considerada una de las obras más influyentes del s.XX.

Seamos sinceros: que los animalitos de una granja tomen el poder, se rebelen contra granjero formando un gobierno que a su vez terminará convirtiéndose en una tiranía es completamente extrapolable al género humano.

Se considera que esta obra de Orwell, imprescindible en el pensamiento crítico de su siglo y padre también del Gran hermano, es una crítica a la revolución rusa y a la corrupción del gobierno de Stalin, aunque hoy en día se le podría aplicar a más de un gobierno que presume de esa misma ideología.

Su tema principal es el abuso del poder y la corrupción que este genera en todos quienes lo ostentan.

En realidad su carácter universal nos sirve para poder aplicarla al gobierno de casi cualquier país en donde la corrupción y el abuso de poder junto con la pérdida de derechos, el desamparo por parte de los gobiernos y el retroceso económico y social de las clases más humildes haya hecho más mella. No me voy a ir muy lejos, España sería un buen ejemplo de cómo el poder corrompe.

 

nina peña - marguerite duras - novela - librosEl amante. Marguerite Durás.

El libro nos habla de la relación sentimental ente una chica blanca de quince años y un comerciante chino mayor que ella.

Aunque podríamos incluirla en el género erótico, esta obra va mucho más lejos y nos lleva a un lugar fuera de la moral, donde los cuerpos y el deseo reclaman todos sus derechos y a un momento histórico concreto de colonialismo, racismo, corrupción y sobre todo de rebeldía y liberación personal.

Es una historia de amor y pasión que surge en un mundo del que los protagonistas se sienten aparte y que además profundiza en una realidad social en la que se abarca la colectividad desde la individualidad de los personajes.

 

nina peña - garcia marquez - novela - librosEl coronel no tiene quien le escriba. Gabriel García Márquez.

La historia narra tres meses de la vida del coronel y de su esposa que viven, sumidos en la pobreza y la miseria, en un pueblecito tropical de Colombia.

El coronel lleva quince años esperando su pensión como veterano de guerra por parte del gobierno. Algo que le prometieron al terminar la guerra.

La carta, que nunca llega, nos habla de la corrupción, del estado y de los gobiernos que abandonan a quienes lucharon y a quienes se sacrificaron por su país.

Es un libro lleno de significados ocultos y de símbolos, como la lluvia o el gallo, con los que García Márquez se apoya para desarrollar la acción.

 

Anuncios

19J. Día de protesta.

nina peña - feminismo - mujeres

Hoy era un día de protesta.

Más de 200 ayuntamientos, 20 capitales de provincia y 500 plataformas habían elegido el día de hoy para hacer concentraciones en las plazas y reclamar el aumento de una partida económica para la lucha contra los asesinatos machistas.

Bien. Que en ciudades como Madrid o Valencia la asistencia fuera de apenas 200 personas o que en capitales de provincia el seguimiento llegara apenas a 50 personas, habla poco y muy mal de la conciencia que existe en este país sobre el tema.

Si habláramos de 60 muertos de terrorismo posiblemente nos llevaríamos las manos a la cabeza y llenaríamos plazas para luchar contra esa lacra.

Si habláramos de una catástrofe como la que esta asolando Portugal con 63 muertos en esos pavorosos incendios, hablaríamos de ello en la oficina y desearíamos que algo así nunca hubiera ocurrido.

Pero resulta que no, que hablamos de violencia machista, algo que de por sí ya es una lacra y que además se le une la hipocresía de una sociedad que aún parece creer que es algo barriobajero y que solo ocurre en según qué ambientes y escalas sociales.

Algo lumpen. Algo digno de salir en aquel periódico llamado “El caso”.

Las cifras.

En los últimos 15 años los asesinatos machistas han provocado 885 muertas, superando por ejemplo al número de víctimas de ETA que asciende a 829.

No voy a preguntar la suma de dinero que los gobiernos han dedicado a la lucha contra el terrorismo de ETA porque posiblemente no logre saberlo, pero sí sé que contra la violencia machista ese número asciende a tan solo un 0´01% del presupuesto en gastos no financieros, de un total de 310.000 millones. Hoy se solicitaba un aumento en la partida de 120 millones, algo que de todas formas es insuficiente.

En lo que llevamos de 2017 ya hay 28 mujeres asesinadas, en 2016, 53 mujeres, en 2015 la cifra se disparó a 60 y el récord lo batimos en el 2010 con un total de 79 mujeres asesinadas.

Desde que entró la ley contra la violencia de género en 2014 se han producido 377 con lo cual tal vez esa ley necesite una revisión urgente.

Estos asesinatos han producido un total de 161 huérfanos.

El 65% de las mujeres asesinadas aún convivían con su asesino y tan solo el 21% de las victimas había presentado denuncia.

Estas son las cifras de la vergüenza.

Porque debería dar vergüenza que en un país con este grave problema se siga teniendo un presupuesto público tan escaso y una participación/concienciación social tan baja.

Por qué

No cabe pensar de otra forma.

He intentado buscar una respuesta a por qué de todo esto, a la falta de implicación por parte de los gobiernos y de las personas. He intentado encontrar los motivos por los cuales las asesinadas por violencia machista son víctimas de segunda clase, muy por debajo de las victimas de cualquier acto terrorista o cualquier catástrofe.

Lo único que he llegado a pensar y que me parece coherente es que es un problema de ideología.

Las mujeres no somos una amenaza para la unidad del país como lo era ETA, no somos una amenaza para la forma de vida occidental como el terrorismo islámico ni somos víctimas de inocentes de una catástrofe porque, en esa ideología, nosotras somos parte fundamental de una sociedad que se desmorona y que deja con las vergüenzas al aire lo que algunos consideran su pilar básico; la familia.

En esa forma patriarcal de afrontar el problema de la violencia machista, nosotras llegamos a perder hasta la presunción de inocencia que sí tienen los muertos en accidentes o los muertos de cualquier desastre natural.

Nosotras somos parte del problema por lo tanto, no nos dejan erigirnos en jueces y condenar nada, no nos ayudan ni nos respaldan ni nos tienen en cuenta.

El problema no es el machismo. Para ellos el problema somos nosotras. Y nuestra forma de pensar. Y nuestro feminismo que está socavando los tradicionales pactos de poder que hasta ahora ostentaban los hombres y que al parecer no están dispuestos a compartir.

Por eso no nos hacen caso.

Por eso no les importa.

Por eso destinan más dinero a cualquier otra cosa que a luchar contra los asesinatos machistas.

Por eso, aunque cuando en las noticias vemos un nuevo asesinato, durante un segundo pensamos en la víctima pero no llegamos a condenar, en el fuero interno, al asesino. Todo se queda como emborronado, como difuminado, con una escasa visibilidad real en la que en medio flota, lacónico, un número de teléfono…016.

La forma de enfocar este problema esta sesgada, es ideológica y además fomenta la incomprensión e invisibilidad social al respecto.

La lucha contra la violencia machista no puede seguir siendo manifestada por “cuatro locas feministas”, debe ser una lucha de toda la sociedad, porque nos incumbe a todos.

También a los hombres. También a las mujeres que no han sido maltratadas, a la infancia que se les educa ya en estereotipos que perpetúan esa imagen de superioridad en ellos y de inferioridad en ellas, ha de ser una lucha de todos, no de unos cuantos.

Mientras los gobiernos miran hacia otro lado y las personas lo sigan viendo como algo lejano, será imposible ganarle la guerra al machismo.

Mientras unos ponen palabras vacías e ideologías, nosotras seguimos poniendo las muertas.

La pregunta es ¿cuántas mujeres muertas más hay que poner en esta guerra para que nos comiencen a tomar todas en serio?

Realizan-Argentina-violencia-machista-marcha_EDIIMA20161020_0008_27

 

 

 

Reseña de Belén Edreira. ¿Cómo que a qué huelen las nubes?

nina peña - nubes - libro - mujeres

Que las lectoras digan cosas tan bonitas y hagan reseñas tan entrañables de tu libro es una sensación difícil de explicar. Os dejo con la reseña de Belén Edreira en Facebook.

De verdad, gracias por tus palabras.

OPINIÓN PERSONAL:

Nunca entendí el estúpido eslogan de las compresas… pero gracias a Nina Peña ya sé a qué huelen las nubes… y me encanta!!!

Éste libro es un canto maravilloso a la libertad y a las segundas oportunidades. Está lleno de reflexiones maravillosas, he ido tomando notas a lo largo de su lectura como hacía tiempo no me pasaba… y sin duda pasará a formar parte de mi biblioteca física, porque es un libro muy pero que muy especial.

Ya sabéis que no me gusta desvelar nada, incluso he omitido una parte de la sinopsis para que podáis entrar en el libro sabiendo lo mínimo, y que así lo disfrutéis el doble.

Tan solo deciros que nos cuenta la historia de cuatro hermanas, todas rondando la cuarentena y con sus fantasmas a cuestas.
A partir de ahí, descubrid vosotras mismas lo que tienen que contar… 😉

Está narrado en primera persona, pero a cuatro voces. Cada capítulo es protagonizado por una de ellas. Pero no hay lugar a confusiones, porque son personajes tan bien definidos que resulta imposible confundirlas. Además me encanta la evolución de cada una de ellas a lo largo de la historia.

El lenguaje que utiliza la autora es el nuestro, es decir, el que utilizamos habitualmente en la calle… nada de finuras ni pedanterías. En éste libro al pan, pan y al vino, vino 😁

El viaje que hacen por Escocia es absolutamente maravilloso… está descrito con verdadera magia, tanto es así que me he puesto a mirar precios para regalarme ese viaje en mi cumple de los 40!!! (Que me queda mes y medio! ) Y es que además, creo firmemente que gallegos y escoceses nos parecemos y compartimos muchísimo.

Y para finalizar, simplemente deciros… que no os lo penséis más, el libro digital está ahora mismo a 1’73€ en Amazon, que es un regalo!

Gracias Nina Peña!!! Millones de gracias por ésta belleza de libro, por la cantidad de emociones distintas que he ido experimentando a lo largo de la lectura; he reído, he llorado, he amado y también odiado, me ha hecho reflexionar muchísimo sobre muchas cosas…
Y me ha dejado una sensación de vacío increíble al terminarlo. Algo que solo me sucede con los libros que tocan mi corazón de una forma tan especial.

Y que si recomiendo el libro? OF COURSE!!! Ya estáis tardando!

Reseña de A. V. San Martín ¿Cómo que a qué huelen las nubes?

cropped-imagen-recortada1.png

Si alguien me preguntara que es lo más tedioso de un libro y tuviera que elegir entre confesarlo o morir, sería el momento de reconocer que a veces leo las primeras páginas con ansiedad, en busca de la trama y esas hojas que me encarrilen de lleno en la historia. Sin embargo, no es eso lo que ocurrió con este libro. Su título me llamó la atención en un post de su autora, y eché un vistazo a sus primeras páginas, quedando completamente enganchada a él. Comienza con tanta fuerza y de manera tan contundente que es difícil poder soltarlo.

¿A quién narices se le podía ocurrir una pregunta semejante? Es una de esas preguntas tipo incontestable que suenan bien en según qué contexto y que todo el mundo termina por utilizar en plan cachondeo para no decir absolutamente nada. El quid de la cuestión no es si alguien en realidad sabe a qué huelen, sino el porqué y con qué intención han hecho esa pregunta en un anuncio de compresas. Se supone que es una forma de decir que si usas esa marca determinada de compresas, la regla pasa odoríferamente desapercibida para propios y extraños, sobre todo para extraños, y comparar la suavidad de la compresa o la de un sexo femenino con una nube hasta parece acogedor y delicado, pero la cuestión sigue siendo la misma: ¿Qué intenciones se esconden tras algo tan inocente como una nubecilla?

No es una novela al uso con una historia trepidante, mucha acción y diálogos. Es de carácter intimista, nos sumergiremos en la vida de sus cuatro protagonistas como si estuviéramos leyendo sus diarios o nos estuvieran contando sus sentimientos tras un café una tarde en una terraza cualquiera. Y vaya forma de trasmitir esos sentimientos. Creo que es lo que más me ha sorprendido del libro, ese desgarro emocional que Nina nos hará sentir hasta la punta de los dedos de los pies. Tiene el don de poner en palabras los pensamientos de una forma soberbia y certera de tal forma que a medida que leía el libro, sentía que estaba en mi cabeza, poniendo orden al desbarajuste que debe haber ahí dentro. Son muchas las frases que he ido subrayando, que me han sorprendido, llegado e incluso con las que me he identificado.

Esa tonta costumbre que tengo de hacer siempre lo que la gente espera y no lo que de verdad quiero hacer, porque si de verdad hubiera hecho lo que me apetecía me hubiera reservado una estancia en el SPA para mí sola durante todo el fin de semana, perdiendo de vista a mi marido, a mis dos hijos, a mi jefe y a las cifras negativas de ventas de ese mes.

Me ha gustado y sorprendido mucho. Una joya, con un estilo narrativo muy bueno, de esas que estaba deseando descubrir. Lo recomiendo, sobretodo, a lectores a los que no asuste la narrativa intimista y sentimental. Pese al humor ácido e irónico, que incluye en algunos momentos, no es una historia sencilla, remueve todo por dentro e incluso enfada. No es una lectura ligera, sino reflexiva.

 

Podéis leer la reseña completa aquí, en este enlace a su blog, solo os he dejado los primeros párrafos.

http://www.avsanmartin.com/2017/06/resena-como-que-que-huelen-las-nubes-de.HTML

“Esto trata de apoyar a todos esos autores independientes, que con valentía y mucho esfuerzo, se lanzan a autopublicar sus obras sin el respaldo de una editorial ni grandes campañas de marketing que los avalen.

También trata de demostrar que la calidad literaria no solo se esconde tras el telón de una gran empresa y bajo los hilos de una gran marca comercial.
Trataré de rastrear y mostraros grandes obras entre la literatura independiente.
Quédate a descubrir dónde se esconden las joyas indie”
                                                                                                      
                                                                                          -A.V. San Martín-

 

Espero que os guste tanto la reseña como su blog.

 

Charlas de feminismo y literatura. Parte I Protofeminismo

Cuando hablamos de feminismo y literatura, lo primero que hay que tener en cuenta es el hecho de que la mujer ha permanecido apartada de la cultura y ha sido invisibilizada socialmente durante siglos, incluso en ciertos momentos históricos, les ha sido negada la educación superior o cualquier tipo de alternativa cultural.

El posicionamiento dentro de la literatura universal de las mujeres es relativamente reciente y obedece a cambios sociales y a la evolución lógica del pensamiento, eso sí, auspiciada por movimientos feministas que tratando de dar respuestas concretas a los problemas sociales fueron abriendo puertas.

Para comprender la evolución de la mujer dentro de la literatura hay que revisar los movimientos feministas en cada momento de la historia.

Los estudios de las mujeres han de cubrir, necesariamente, una información que complete la historia de la humanidad ya que la mujer siempre ha quedado fuera del discurso histórico y ha estado subordinada legal e ideológicamente al hombre o bien, ha sido constantemente omitida.

nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - agatha christie
Agatha Christie, quien, obviamente, no necesita presentación.

 

 

 

 

nina peña - mujeres - literatura - feminismo - danielle steel
Danielle Steel, con cientos de novelas románticas que además son Best Sellers.
nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - stephanie meyer
Stephanie Meyer autora de la saga Crepúsculo
nina peña - literatura - feminista - mujeres - e l james
E. L- James, autora de la famosísima saga “50 sombras de Grey”

Incluso hoy en día, en que las mujeres tienen mucha más presencia literaria siguen existiendo casos de cierta discriminación considerando que el discurso femenino no forma parte de las  grandes obras y sí de aquellos géneros narrativos que pueden ser considerados menores como es el caso del policiaco donde siempre ha reinado Agatha Christie, el fantástico como Crepúsculo que lo escribió Stephanie Meyer, erótico como las famosísimas 50 sombras de Grey escrito por E. L. James, o romántico como Danielle Steele .

nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - j k rowlingTomando como ejemplo uno muy conocido, J. K Rowlling, hay que destacar que en primer lugar, la escritora firmó con sus iníciales para que el hecho de ser mujer no lastrara el libro, en segundo, que el género es considerado un género menor, fantástico y juvenil, y tercero que incluso siendo Best Seller, cuando se habla de su enorme éxito se hace desde una perspectiva de excepcionalidad. Cuando hablamos de Best Sellers escritos por hombres suena muy normal mientras que si está escrito por una mujer se recalca que lo ha escrito una mujer, como si eso no fuera algo reglamentario y posible.

Dentro de la literatura escrita por mujeres se dan dos casos concretos y diferenciados. Uno es que la mujer adopte un discurso femenino y otro es que no se posicione en absoluto y escriba desde la misma perspectiva que pueda hacerlo un hombre y que cultive un género literario que no busque ninguna voz femenina, como podría ser Agatha Christie o J.K Rowling creando una literatura universal y un lenguaje ya utilizado por los hombres desde siempre.

Sin embargo, en otros géneros, las escritoras tratan de encontrar una voz propia, un discurso para el que no siempre vale el vocabulario ni la voz prestada, que no trata de aunar o igualar algo que ya hicieron otros sino posicionarse como mujer, legitimar una propia voz y un discurso propio que aborde las experiencias, los aspectos psicológicos, sociales, espirituales o políticos que nos importan realmente.

La estrategia literaria de esas mujeres es revisar los conceptos comúnmente aceptados, destruir y reconstruir imágenes o estereotipos que hemos ido heredando de la literatura masculina.

La voz propia de muchas escritoras actuales no sería posible sin la voz de sus predecesoras, de otras mujeres que en distintas oleadas de pensamiento, fueron a su vez escribiendo. Formando en un millón de gestos y palabras, las corrientes de pensamiento que en una revolución lenta pero constante nos han llevado hasta nuestros días.

Según Samara de las Heras, “el feminismo es toda teoría, pensamiento y práctica social o jurídica que tiene por objetivo hacer evidente y terminar con la situación de opresión que soportan las mujeres y lograr así, una sociedad más justa que reconozca y garantice la igualdad plena y efectiva para todos los seres humanos”.

 

Antes del feminismo. Empezamos por el principio.

Incluso antes de que el feminismo existiera como tal, hubo escritoras que manifestaron su malestar por la situación de la mujer en la sociedad y trataron de denunciar su discriminación, si bien, casi todas ellas fueron casos excepcionales y pertenecieron a los dos únicos grupos sociales que tenían cierta oportunidad de acceder a la cultura; las religiosas y las aristócratas.

nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - hildegrandaSanta Hildebranda de Bigen cultivó casi todas las artes además de la literatura sacra y se considera protofeminista al escribir allá por el año 1100 sobre su visión y actitud práctica del papel de la mujer en la sociedad. Como curiosidad hay que recordar que fue la inventora del esperanto y se considera la primera persona que describió un orgasmo al hablar de sus visiones místicas.

Hacía 1405, es publicada La ciudad de las damas, de Cristina de Pizán que dio pie a los conocidos debates de la querella de las mujeres.

 

nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - teresa de jesus

En el s. XVI tenemos a nuestra más célebre santa, Teresa de Jesús, que es considerada la primera feminista de la historia de la iglesia, aunque esta imagen fue tapada durante siglos por la curia. Teresa fue una mujer libre, independiente, fuerte y emprendedora de reformas eclesiásticas, crítica con la posición de la mujer desde afirmaciones en sus libros como “el mundo nos tiene acorraladas”. Fundó 17 conventos con sus reglas particulares y 2 escuelas para niñas, las carmelitas descalzas.

 

 

nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - maria de zayasEn pleno siglo de oro, compañera de Quevedo, Góngora y Lope, María de Zayas fue una célebre dramaturga de la que hoy pocos hablan.

Cultivó la picaresca y en sus obras hay un claro componente de denuncia social, una desenvoltura muy liberal de sus personajes femeninos.

Crítica con la moral y la virtud impuesta, denunció la falta de estudios en las mujeres de la época. Cabe decir que sus escritos fueron condenados por la inquisición.

nina peña - libros - literatura - feminismo - mujeres - juana ines de la cruzUna de las protofeministas más reconocidas es Sor Juana Inés de la cruz, nacida en México y de familia aristocrática formó parte de la corte del virrey de México hasta que al no poder estudiar en la universidad como ella pretendía, le propusieron tomar los hábitos, la única alternativa posible al matrimonio. Cultivó el teatro, la comedia, poesía, compuso villancicos, y autos sacramentales. Algunos estudiosos dicen que no es posible hablar de feminismo en su obra y que la monja, simplemente, trataba de defenderse en sus versos, otros hablan de que utilizó una voz neutra que le permitiera expresarse pero la mayoría de estudiosos, sabiendo que el feminismo es más que lo que decimos, sino también lo que hacemos y lo que pensamos, ven en Juana las pinceladas de feminismo necesarias. En la obra lírica de Sor Juana, por primera vez, la mujer deja de ser el elemento pasivo de la relación amorosa y recupera su derecho, usurpado por los hombres. Habló levemente de la menstruación y de la lactancia recalcando el papel de la mujer en el proceso del ciclo de la vida que consideraba un bien divino, rompe con los cánones establecidos para la literatura femenina y logra crear un universo literario y filosófico donde la mujer adquiere mayor protagonismo y donde ella puede disertar sobre el rol social de las mujeres, aunque siempre pegada al momento histórico en el que vive. Según Octavio Paz, “gracias a su inteligencia, usando las mismas armas que sus detractores, acusa a los hombres de los mismos vicios que ellos achacan a las mujeres”.

Sus versos feministas más famosos:

Hombres necios que acusáis/ a la mujer sin razón/ sin ver que sois la acción/ de lo mismo que culpáis.

El soldado.

tumblr_mjz9dyAset1rdluxgo1_1280

 

Si mañana moría en la primera batalla, lo último que vería, sería en la imagen que tenía frente a él.

Si la revolución no triunfaba y tenía que morir días más tarde frente a un pelotón de fusilamiento, su último pensamiento sería para ellos que, ajenos a esas funestas reflexiones, dormían abrazados sin el miedo que a él lo recorría por entero, sin la desazón que perturbaba su alma y que le imposibilitaba el sueño.

Cómo sería estar muerto.

Cómo sería no volver a sentir esas pieles, esos besos, esos cuerpos que tanto amaba, cómo sería estar perdido en la eternidad y solo.

Cómo sería no verlos nunca más.

Los miraba dormir y el dolor se mezclaba con el amor y el deseo. A partes iguales.

Había tenido que salir de la cama, sin vestirse, sentir el frio de abril clavándose en su piel desnuda sin llegar a aliviar el fuego de su sangre, tomar la distancia de unos metros que le permitiera no sentir las respiraciones ni las pieles, poder observarlos de lejos, desde fuera, acariciando con la mirada los cuerpos que un rato antes había acariciado con sus dedos y saboreado con su boca, que había sentido en su propia piel, con los que se había fundido en una abrazo pecador y lascivo que condenaba su alma al infierno para toda la eternidad.

Supo que había vendido su alma a cambio de amor.

Y supo que había valido la pena.

tumblr_msyxsk1VEm1stncygo1_500

Que volvería a hacerlo mañana mismo, sin arrepentimientos ni pesadumbres, porque cada instante, cada segundo vivido con ellos, bien valía ese pasaporte, ese billete sin regreso al círculo más profundo de todos los infiernos posibles.

Dormir abrazado a sus cuerpos sin pudor y sin los remordimientos que lo acosaban, sin esos pensamientos de culpa que el catolicismo le había impuesto a través de tantos años de adoctrinamiento y rezos. Sin tener ni una sola duda de si estaban obrando correctamente o si el pecado los consumiría en el otra orilla de la vida.

Sin arrepentirse de nada en absoluto.

Ese abandono en brazos de su amante, era el mismo que en los suyos y también era como su propio abandono. Abrazos adúlteros que tenían el sabor de la gloria, la intensidad del momento, la energía de saberse transgresor de unas leyes morales impuestas por personas que tal vez ni siquiera sabían qué era el amor y por eso lo confundían con el pecado.

Quién era el mundo para juzgar el abrazo que él contemplaba absorto en la belleza de un instante efímero.

Quién era Dios para imponerle la obligación de no amarles o de amarles en silencio.

Quién era nadie para juzgar aquello que no conocían.

Si al día siguiente moría, si le esperaba el fuego intenso del infierno, con gusto dejaría que su piel ardiera y que su alma se condenara a cambio de haber tenido la felicidad de estar con ellos, la plenitud de sus gestos y de sus abrazos, el placer de sus cuerpos enlazados en el amor más intenso.

tumblr_mv0k5l2lbd1s5lm7go1_500

 

Ella, la primera vez, era casi una desconocida que le tentaba más de lo que nunca le había tentado ninguna mujer, y lo increíble es que no hacía nada para ser tentadora. Solo existir.

Él era el hombre que siempre quiso tener cerca, el que rezaba por volver a encontrar en su camino y resarcirse de un pasado que no pudo ser.

Los amaba.

Por primera vez entendió aquellos conceptos sobre el pecado que le habían explicado tantas veces en el pasado. Casi podía recordar palabra por palabra; “el pecado, la tentación, está siempre en los ojos de quien mira y juzga, al igual que la belleza y el amor. Podemos ver lo que queramos ver según sean nuestros pensamientos y nuestros prejuicios”

Y era cierto, donde él veía belleza muchos habrían visto sordidez. Donde él veía amor otros verían pecado. Donde él veía refugio y paz otros verían desabrigo y hostilidad.

Había luchado toda su vida por entender eso y seguía perdiendo cada batalla.

Cómo un cuerpo podía ser todo eso a la vez

-Os he echado de menos aun cuando no os conocía. He echado de menos vuestra boca, vuestra voz, vuestros cuerpos. Reconozco sin pudor que me doléis. Me doléis de una forma que ni yo logro entender, y no sé qué puede significar que nos hayamos encontrado ahora, tras tanto tiempo, como si hubierais llegado para cumplir todos mis sueños, para darme el amor por el que tanto supliqué.

Y sé que, esta vez, vais a quedaros en mi vida para siempre o soy capaz de morir en ese intento.

Quería volver al lecho, despertarles, comenzar de nuevo el juego amoroso del que descansaban, adentrarse en ellos, penetrar con la misma pasión de los últimos días que tenía algo de despedida y de reencuentro, de descubrimiento y de confirmación, apresar esos bellos y amados cuerpos en un abrazo que para algunos sería pecador pero para él era salvación, y dejar de existir en el instante que lograra alcanzar esa pequeña muerte que solo está al alcance de quienes aman amando.

Si al día siguiente moría no importaba. Había comenzado a morir en el mismo instante en que ellos entraron en su vida. Había muerto entre sus brazos muchas veces.

Acaso ese morir que le esperaba no era sino otra forma de seguir viviendo y el infierno que las escrituras le pronosticaban no era peor que tener que pasar la eternidad sin su amor.

nina peña - soldado - relatos - mujeres

 

Mairym Cruz Bernall. Acercamiento a su poesía.

nina peña - mairim cruz bernall - poemas - mujeres

Os traigo un regalo. Porque sí. Porque es domingo por la tarde y comenzamos a acusar el tedio del día, olvidada la belleza de la mañana, y porque hay que ir haciéndose a la idea de que mañana volvemos a lo de siempre… Porque soy generosa a veces, cuando reparto gratuitamente el arte de los demás.

Os dejo dos poemazos, atentos, no poemas, poemazos, de Mairyn Cruz Bernall a quién descubrí cuando buscaba poesía erótica de calidad, y feminista a poder ser, para mi libro Rosa de los vientos. Desde entonces se ha convertido en una de mis poetas favoritas.

Y hoy os traigo el poema que da pie a un bello capitulo en mi libro, “Mía” pero además os comparto también el “Poema de la silla” recitado por ella misma en un recital en Puerto Rico.

Disfrutad. Que la belleza es efímera y escasa… como las mañanas luminosas de los domingos.

3979854563_03c94dd0ba_bCruz-Bernall Mairym. Nota biográfica

Nació en San Juan, Puerto Rico (1963), poeta y ensayista. Dirigió desde 1993 al 1999 el Grupo Puertas, Movimiento artístico-literario de fin de siglo. Editora y traductora de la poesía de la cubana María Elena Cruz Varela. En en el 2001 viajó a la Patagonia Argentina donde representó a Puerto Rico, en el IV Encuentro Internacional de Escritoras, y donde le fue entregada la Sede para el V Encuentro en Puerto Rico en el año 2003.

Mairym Cruz-Bernall posee una Maestría en Escritura Creativa de Vermont College, Norwich University.

Actualmente trabaja como Ejecutiva de compras de títulos en español para la cadena de librerías multinacional Borders.

OBRA LITERARIA: Poemas para no morir (Ediciones Mairena,San Juan, 1995)

On Her Face The Light Of La Luna (Provincetown Arts Press, EU, 1997)

Cuando él es adiós (Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1997)

Soy dos mujeres en silencio que te miran (Ediciones Torremozas, Madrid, 1998),

Querida amiga querido amigo (coautoría con el cantante Danny Rivera (Isla Negra Editores, San

Juan, 1999), Encajes negros (Casa del Poeta Peruano, 1999): Poemario premiado por el Penn Club de Puerto Rico; y Alas de islas (Editorial

Oveja Negra, Bogotá, 2004). Tiene inédito: libro de ensayos en preparación titulado Todo por tu culpa niña, Ballad of the blood  (Baladade la sangre), y el poemario: Ensayo sobre las cosas simples.

 

 

Mia 

Qué excelso regalo me haces

ya empiezo a soñar con deslizar mi lengua tibia

a lo largo de tu espalda

hasta llegar al nacimiento de tus caderas

en donde se concentran tus mundos

y escucharte gemir en desconsuelo

estirada en mí como una flor recién abierta

desprendida en mí como lluvia de pétalos

sigue mi lengua el rumbo de tu desquicio

presiono y sostengo para hacerte

mía mía mía

en la abundancia de tus carnes

en tu lengua libre

en tus piernas firmes

mía mía mía

como jamás fuiste de nadie

mi lengua delínea los contornos nuevos

adivina los lugares intocados

venera tu vientre de trigo

tu boca abierta en pequeños gritos

tus ojos deseándome dentro

casi violencia

sigo las curvas y entro en tus olores

maná leche vino sangre

amarte con los ojos abiertos

morderte desesperado

animal indomable

mía en tu baile africano

mía en tu anchura de mares

mía en tu melena sudada de arrecifes

me pierdo en tu sustancia

y entro mi fiera en ti

me pierdo en tu fuerza de hembra

en tu vulva de amapola abierta

que dice sí tres veces ebria de fragancias

y canta para mí

y besa mi boca profunda

y beso tu boca hasta la asfixia

nos abrimos en busca de aire

somos un sólo ser con dos cuerpos

perdidos en los rincones ya besados

que toco otra vez para no olvidar

tus muslos

tu ingle izquierda que todavía tiembla

tus senos

el centro nacarado veo tu pupila en crecimiento

vuelta loca como un remolino de vientos

tu cara desesperada

no logra el sosiego

estás a punto de explotar pero no apareces

te he perdido en ti

en tu pequeña muerte de voces y gemidos

de malabarismos

donde también me pierdes

y somos el mundo en su gemir de muertes

en su grito primigenio de muchas veces nacer

pero estoy en ti

dentro de ti

perdidamente mía

quien te nombra soy yo

este hombre que no sabe como invocarte

por las cosas perdidas

este hombre de manos temblorosas

con las que invade tu cuerpo

y atenta contra ti misma y tu pequeña soledad

de siempre niña triste

mis manos que descubren tu hambre

y descienden para saberte intacta y desnuda

te nombro con otro nombre que no es tu nombre

y te penetro otra vez

sigo el consejo del poeta

invadirla hasta la muerte

y decirle que le amas mientras te deslizas por sus caderas

porque nada sabrás hacer sino cerrar tu voz para beber

imposible no caer en ti como la lluvia

no asirme a ti como la hiedra

bestias vistas desde cualquier ventana

soy tu otro

tu respiro

conjuro las aguas vivas de tu cuerpo

donde se ahogan los hijos perdidos de mi cuerpo

y será siempre triste el caer de la tarde

donde nada me llevo y te dejo repleta

no bastan dos miradas y jugar con la esperanza

llegar cuando llegue si llego

y ahí tus flores con el peso del viento

queda este sabor a ti en mi lengua

tu olor inconfundible de algas marinas

mi siempre hambre

mi pecho indómito

y tu último grito

como el opio que vino a calmarte

quien te nombra soy yo

que te sabe mía habitada

yo que beso la muerte

cuando se enreda en tu pelo

que con besos despierto

tus párpados dormidos.

 

Hacíamos el amor en una silla.
El tenía el pelo largo que me gustaba echar hacia atrás
el pelo largo que me gustaba oler
que me gustaba enredar.
Mientras me apretaba firme, sin movernos casi
en la silla -es difícil explicarlo-
fue algo más que sexo
era una silla y dos personas estando
sintiéndose
el uno entrando algo que se dejaba entrar en la una
y una simple silla de madera despintada
aguantando todo el peso de dos vidas de dos culpas, de dos grietas.
Un hombre que no poseía nada pero que tampoco servía a nadie.
Una criatura miserable y libre.
Fue difícil desenredar su pelo de mi vida
su pelo largo, salvaje
el velo que le cubría la mitad de la cara
y me gustaba echarlo hacia atrás
para contar las astillas que le rozaban la frente.
Un hombre de pelo largo, salvaje
una parte de mi pasado muerto.
A veces, mientras hago el amor legal,
actuando en el teatro íntimo de mi cuarto
miro la silla
y pienso en la delicia que se sienta en ella
y siento que es en esta cama donde soy infiel.

¿Soñamos?

nina peña - libros - escribir - personajes

Ay sí. Conozco la sensación.

Sea el primer libro, el segundo o el décimo que escribes, cuando pones la palabra “fin”, ante ti se despliega un mundo de posibilidades, de sueños, de planes. Comienza la ilusión, el ensueño…

Si es del décimo posiblemente te permitas soñar un instante y luego te pongas manos a la obra, que aquí hay que trabajar mucho y muy duro, y lo primero que harás será dejarlo reposar unas semanas antes de comenzar a pasar la primera corrección. Sí primero que nada hay que corregirlo. Tú un par de veces, luego tu amigo el que es licenciado en letras, y tu otro amigo que es un lector empedernido, y si tienes suerte aún tendrás otro amigo que te lo corrija por cuarta vez antes de mandarlo a cualquier lado.

¿No te lo habían dicho? Pues ve tomando nota. La corrección es imprescindible y aunque sea cara, es la mejor inversión que puedes hacer por tu libro si de verdad quieres hacer algo con él. Si no puedes acudir a un corrector profesional, HE DICHO PROFESIONAL, trata de que haya como mínimo cinco filtros de corrección, lo que son diez ojazos que ven más que dos.

Mientras el libro está en proceso de corrección, si es el décimo libro como ya tienes el “culo pelado” o bien hablas con tu editora de confianza o bien comienzas a currar en la portada, en la pre-promoción en redes sociales, en sinopsis, estrategias de marketing que no te funcionan posiblemente pero que igual haces, notas de prensa para blogs…

Pero si es el primero, incluso el segundo o tercer libro y no estás muy seguro de cómo editarlo porque hasta ahora has tenido un éxito moderado, ante ti se abre la tentación de buscar editorial.

¡Dios! ¡Y hay tantas!

Y muchas de ellas te prometen tiradas de 500 ejemplares, libros en FNAC, Casa del libro, presentaciones en El corte inglés…

Voy a ser muy sincera, tanto que nos va a doler, a ti y a mí.

No somos nadie, no somos nada. No vamos a ganar el Planeta, no vamos a ir al retiro a firmar ejemplares y si vamos, posiblemente, no firmemos ni uno a no ser que paremos al lado del Rubius y nos toque algo así de pasada, como la estela de un cometa que va dejando polvo estelar.

No nos conoce nadie más allá de nuestra ciudad, de nuestros amigos y lectores con los que hemos podido tener contacto, de los libreros que se mojan y echan un cable a nuevos autores, los últimos románticos de este país…

Y de repente… ¡zas! una editorial te propone editar tu libro.

En medio del solar abandonado, solitario y en ruinas que es la literatura de este país una editorial, pequeñita pero con visibilidad en el ciberespacio, te quiere publicar.

Y vuelven los sueños, las quimeras, el Planeta o el Nadal ¡qué coño! Te ves firmando libros a porrillo, siendo entrevistado por la Milá y saliendo en las páginas centrales del suplemento de cultura de El País.

Bueno… quizá esté exagerando un poco… quizá te conformes con un premio literario en tu comunidad o provincia y las páginas, en blanco y negro, del periódico local.

Plantéate para qué escribes.

Soñar es bello y ¿por qué no se puede soñar?

Los sueños no son imposibles. No es imposible que un sueño se haga realidad, pero es bastante improbable, en eso estarás de acuerdo conmigo.

Y a mí no me ganas a soñar, que conste, pero la realidad es la que es y eso no lo podemos cambiar ni tú ni yo.

Llevo dos libros publicados en papel y cuatro en Ebook y si algo he aprendido es a trabajar, estudiar, no soñar más que en lo que sé que está en mis manos alcanzar y disfrutar del viaje.

Publicar un libro es una aventura increíble, pero sólo si disfrutas el presente, si te diviertes en los intentos, si te das cuenta de que estás encontrando nuevos compañeros que te hacen mejorar, si aprovechas bien el camino, si sumas, si aportas, si valoras lo positivo por pequeño que sea como un éxito personal e íntimo y tienes claro para qué estás escribiendo.

Si tus metas son tan altas que no tienes o pierdes perspectiva de la realidad, posiblemente no las alcances nunca.

Plantéate si lo que buscas es éxito o reconocimiento público porque son dos cosas distintas.

Plantéate si de verdad quieres publicar y trabajar como un burro para lograr menos de la cuarta parte de lo que estás soñando.

Plantéate si estás aportando algo a este mundo literario y qué es lo que quieres aportar.

Plantéate si estás dispuesto a caer 100 veces y a levantarte 101.

Plantéate si quieres seguir estudiando y estás dispuesto a reconocer tus carencias, tus limitaciones y a ponerles remedio cueste lo que cueste.

Plantéate si estás dispuesto a ofrecer tu obra al escrutinio público y a aceptar críticas que te van a doler. Sí, el mundo está lleno de genios incomprendidos.

Plantéate si podrás soportar que tus compañeros de taller o de fábrica (vas a tardar mucho en vivir de esto) se burlen de ti llamándote escritor y te den nuevos argumentos absurdos para tus novelas.

Plantéate si quieres correr el riesgo de descubrir que quiénes creías tus mejores amigos no van a ir a tus presentaciones y además no te van a comprar ni un solo ejemplar. No, los que Amazon 0´99€ tampoco.

Si tu respuesta es sí, adelante.

Si has dudado, piénsalo mejor, valora tu obra, lo que haces y reevalúa tu escala de prioridades.

Si de verdad eres escritor no habrás dicho que no a nada.

Así que… a trabajar. Ponte manos a la obra que esto es un arduo camino que vamos a tener que recorrer y si es en buena compañía, mucho mejor.

Pero eso sí… nunca dejes de soñar.

 

 

 

 

 

Con tacones y a lo loco. (La noche los confunde…)

nina peña - libros - mujeres - feminismo - machismo

Que en el tema de feminismo se necesita mucha pedagogía social es algo evidente en cuanto te paras un momento a analizar frases, comportamientos y conversaciones en redes sociales o en TV en donde parece que todo tiene cabida.

En mis años de estudiante no había ninguna asignatura similar a la controvertida Educación para la ciudadanía ni mucho menos se podía realizar un máster en estudios sobre el feminismo, en el que ahora se especializan muchas carreras o grados universitarios.

Las de mi época, o hemos sido subversivas a conciencia o nos hemos tenido que buscar la vida para tener una base filosófica o académica a la que poder echar mano en el momento de explicar ciertas cosas.

Es complicado escribir o hablar de un tema que sientes pero del que no tienes unas nociones fundamentales, y es que hasta hace pocas décadas ni siquiera se podía acceder a una bibliografía o a unos ensayos que tuvieran una perspectiva moderna y actual.

Cuando comenzó lo que se ha denominado como la tercera ola del feminismo allá por los años 60, aquí, en esta España de mantilla y peineta las mujeres teníamos en el DNI una frase famosa en el apartado profesión: sus labores.

Y aunque muchas ya estaban metidas de lleno en el mundo laboral las costumbres del día a día, la falta de preparación o simplemente la costumbre y la inercia de tantísimos años de tradicionalismo, nos dejaban apartadas de la profesionalidad y de los cargos de responsabilidad.

En los años sesenta, las mujeres eran las secretarias no las directoras. Las enfermeras no las médicos y así en una larga lista que formaba lo que ahora se denomina el techo de cristal que parece haberse elevado un poco pero en el que se sigue tropezando una y otra vez aunque te avale una hoja académica o laboral impecable.

Aún hay que justificar ciertas protestas como la de hoy mismo, porque todos los días sale algo nuevo, en la que hablan del espacio público que ocupan los hombres o de los anuncios en los que se buscan camareras que no tengan novio y que usen tacones. Ambos requisitos imprescindibles.

Os he puesto como foto el anuncio que hoy corre como la pólvora para que podáis saber de qué estoy hablando e concreto.

Tras lo brutal que ya es el anuncio por sí solo, hay que ver en las noticias de TV al empresario en cuestión explicándolo , diciendo que se nos ha ido la olla, que estamos todas locas, que es de lógica requerir esas condiciones específicas porque, palabras textuales; “Si tienes un novio celoso, que viene a buscarte para llevarte en coche a casa o se queda toda la noche en la barra controlando…” o al socio acabando de rematar el tema con “es que es lo que hay, a ti te van a llamar guapa, “guapa ponme una copa”, “guapa ¿a qué hora sales?” y eso es normal”

Lo del tonito de autoridad lo dejamos para otra ocasión.

Que esas personas vean como normal el acoso tanto por parte del novio como por parte de los clientes es realmente algo que me hace plantearme en qué clase de sociedad vivimos y hasta qué punto se necesita que sigamos en la brecha, porque mientras se sigan normalizando esas actitudes vamos a tener que seguir protestando por lo que otros consideran “tonterías”.

images0T69ENTT¿Qué somos unas exageradas? Bueno… eso se resuelve con algo tan simple como la pedagogía.

Hay que tener claro que el feminismo ha evolucionado con la sociedad y si alguien sigue teniendo la imagen obsoleta de la sufragista que se ataba a las rejas de Buckingham Place y no entiende cómo ahora seguimos protestando, es más, según ellos protestando por todo, es que no entienden que, al igual que evoluciona toda la sociedad, los movimientos filosóficos y políticos también evolucionan.

El feminismo actual, que algunos ven exagerado y pasado de moda puesto que ya tenemos los derechos que exigían nuestras abuelas, no trata de seguir obteniendo esa igualdad legal, laboral o social que nos equipare a los hombres, sino que trata de encontrar una voz propia, recuperar el poder propio y la identidad femenina huyendo de la subordinación y del discurso el patriarcado, que ha creído, equivocadamente, que dándoos tres metros de cuerda es suficiente para hacer que nos sintamos libres.

Ese tipo de feminismo posmoderno y radical, trata de visibilizar todo tipo de discriminación, de denunciar esas miles de cosas que callamos día a día y que aguantamos con estoicismo y que va desde los piropos hasta que un tío se espatarre en el metro o que te obliguen a maquillarte o llevar tacones en el trabajo.

Es ese mundo de micro-machismos diarios que parecen normales…y no lo son.

Hace falta educar de otra forma con vistas al futuro, y a los que en nuestra época no nos educaron así, en lugar de despotricar tanto contra las feministas, buscar, leer, ilustrarse y mantener la mente abierta a nuevos conceptos en lugar de sentarse a despotricar sin camiseta al borde de una piscina presumiendo de bíceps para decir las macahadas de turno.

Sí, lo cómodo es no buscar ni saber ni intentar superarse, sobre todo porque a muchos conviene que las cosas no cambien y sigan siendo como son, pero eso no es más que la postura defensiva de cuatro aprensivos que se niegan a progresar y sus exabruptos son como cantos de cisne, porque afortunadamente, cada vez quedan menos hombres que piensen como ellos.

 

 

 

La frases menos “afortunadas” de las mentes más “brillantes”.

nina peña - libros para mujeres - filosofos - historia

Los grandes pensadores de todos los tiempos, no dejan de ser hijos de su época y de responder con frases que hoy serían consideradas de políticamente incorrectas, a los movimientos feministas de su momento.

En ocasiones, sus perlas dialécticas, dichas en periodos en los que el feminismo ni siquiera existía, se pueden considerar no una respuesta a ningún movimiento, si no la contestación al por qué de preguntas que nadie les hizo y que eran para ellos una realidad tan patente y obvia que no merecía siquiera un leve pensamiento de su bien pensante y privilegiada mente.

En su libro La arquitectura del patriarcado (Ed. Bellaterra 2016) Yadira Calvo repasa las frases que han legitimado la misoginia encadenando una tras otra las citas cumbre de las autoridades máximas en la cultura y la filosofía, abarcando periodos muy distintos de la historia y repasando disciplinas muy diversas.

Desde Aristóteles hasta Kant, Yadira ha seleccionado las frases que, a lo largo de la humanidad, han influido en el pensamiento y que en muchas ocasiones todavía arrastramos como un lastre.

Para Hegel, las mujeres “no están hechas para las ciencias más elevadas”.

Auguste Comte habló de la “debilidad intrínseca de su raciocinio”

Fichte afirmó que “en el matrimonio, la mujer expresa libremente su voluntad de ser anulada ante el Estado por amor al marido”.

Para Pierre Joseph Proudhon, el impulso sexual femenino era “lo más bajo y repugnante que existe en la naturaleza”.

Otto Weininger, autor de Sexo y carácter, equiparó el feminismo con la prostitución.

Arthur Schopenhauer dijo que: “Solo infundiéndoles temor puede mantenerse a las mujeres dentro de los límites de la razón”. Según Schopenhauer, ellas “se quedan niñas toda la vida”, solo resultan atractivas hasta los 28 años y nunca poseen inteligencia.

Robert A. Wilson, animaba a consumir estrógenos para combatir “la miseria indecible del alcoholismo, la drogadicción, el divorcio y los hogares rotos” derivados del fin de la edad fértil.

El naturalista Ernest Haeckel también afirmó que las mujeres y los hombres negros representaban el mismo estado evolutivo “que los niños varones blancos”.

Para el paleontólogo E. D. Cope, las características de las mujeres eran similares a las de “los hombres durante el estadio inicial de su desarrollo”.

Para no quedarme solo con el libro de Yadira, he rebuscado y he localizado unas cuantas perlas más en el libro Antología del machismo ilustrado, de Marco Litico (Grupo editorial 2002) que a continuación dejo para vuestro deleite.

“Los fundamentos de la casa son la mujer y el buey: el buey para que are y la mujer para que guarde”. Fray Luis de León.

“Todo en la mujer es un enigma, y todo en la mujer tiene una solución: se llama embarazo”. Nietzsche.

“El fuerte de la mujer no es saber sino sentir. Saber las cosas es tener conceptos y definiciones, y esto es obra del varón”. Ortega y Gasset.

“Al seguir una vocación masculina, estudiar y trabajar como un hombre, la mujer hace algo que no corresponde del todo con su naturaleza femenina, sino que es perjudicial”. Karl G. Jung.

“Aborrezco a la mujer sabia. Que no viva bajo mi techo la que sepa más que yo, y más de lo que conviene a una mujer. Porque Venus hace a las doctas las más depravadas”. Eurípides.

“La mujer no necesita escritorio, tinta, papel ni plumas. Entre gente de buenas costumbres el único que debe escribir en la casa es el marido”. Moliere.

“Debéis retrasar lo más que os sea posible el momento en que vuestra mujer os pida un libro”. Balzac

“Es orden natural entre los humanos que las mujeres estén sometidas al hombre, porque es de justicia que la razón más débil se someta a la más fuerte”. San Agustín

“La mujer no se traiciona fácilmente a sí misma y por eso no se emborracha. Como es débil tiene que ser astuta”. Kant.

“La anatomía es el destino. Las niñas sufren toda la vida el trauma de la envidia del pene tras descubrir que están anatómicamente incompletas”. Freud.

Que pensadores y filósofos de distintas épocas se hayan dado al libre albedrío de lanzar esas frases de semejante calado misógino nos debería hacer dudar de muchas de sus obras y de algunas de sus teorías que también tenemos comúnmente aceptadas de la misma forma en que todas estas lo fueron en su momento.

Quiero pensar que esos hombres eran hijos de su tiempo y que venían de una tradición mucho más antigua que incluía corrientes de pensamiento que, tras miles de años impuestas, ellos no lograron dejar atrás y que solo con mucho tesón y fuerza estamos tratando ahora de romper.

Acabar con miles de años de pensamientos y tradiciones brutales, que están tan arraigadas en la conciencia colectiva de los hombres que hasta incluso las mujeres las creen, no es algo fácil ni algo que se pueda realizar en un corto plazo de tiempo, por tanto la lucha del feminismo ha de continuar y ha de hacerse de forma lineal, implicando a hombres y mujeres en ella y aprovechando un acceso que pocas veces en estos milenios ha sido tan común para todas las partes y que forma la base principal de toda la sociedad: la educación.

PD. Si alguien se pregunta por qué sale Mafalda en la foto… es que nunca he leído sus viñetas.