Mairym Cruz Bernall. Acercamiento a su poesía.

nina peña - mairim cruz bernall - poemas - mujeres

Os traigo un regalo. Porque sí. Porque es domingo por la tarde y comenzamos a acusar el tedio del día, olvidada la belleza de la mañana, y porque hay que ir haciéndose a la idea de que mañana volvemos a lo de siempre… Porque soy generosa a veces, cuando reparto gratuitamente el arte de los demás.

Os dejo dos poemazos, atentos, no poemas, poemazos, de Mairyn Cruz Bernall a quién descubrí cuando buscaba poesía erótica de calidad, y feminista a poder ser, para mi libro Rosa de los vientos. Desde entonces se ha convertido en una de mis poetas favoritas.

Y hoy os traigo el poema que da pie a un bello capitulo en mi libro, “Mía” pero además os comparto también el “Poema de la silla” recitado por ella misma en un recital en Puerto Rico.

Disfrutad. Que la belleza es efímera y escasa… como las mañanas luminosas de los domingos.

3979854563_03c94dd0ba_bCruz-Bernall Mairym. Nota biográfica

Nació en San Juan, Puerto Rico (1963), poeta y ensayista. Dirigió desde 1993 al 1999 el Grupo Puertas, Movimiento artístico-literario de fin de siglo. Editora y traductora de la poesía de la cubana María Elena Cruz Varela. En en el 2001 viajó a la Patagonia Argentina donde representó a Puerto Rico, en el IV Encuentro Internacional de Escritoras, y donde le fue entregada la Sede para el V Encuentro en Puerto Rico en el año 2003.

Mairym Cruz-Bernall posee una Maestría en Escritura Creativa de Vermont College, Norwich University.

Actualmente trabaja como Ejecutiva de compras de títulos en español para la cadena de librerías multinacional Borders.

OBRA LITERARIA: Poemas para no morir (Ediciones Mairena,San Juan, 1995)

On Her Face The Light Of La Luna (Provincetown Arts Press, EU, 1997)

Cuando él es adiós (Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1997)

Soy dos mujeres en silencio que te miran (Ediciones Torremozas, Madrid, 1998),

Querida amiga querido amigo (coautoría con el cantante Danny Rivera (Isla Negra Editores, San

Juan, 1999), Encajes negros (Casa del Poeta Peruano, 1999): Poemario premiado por el Penn Club de Puerto Rico; y Alas de islas (Editorial

Oveja Negra, Bogotá, 2004). Tiene inédito: libro de ensayos en preparación titulado Todo por tu culpa niña, Ballad of the blood  (Baladade la sangre), y el poemario: Ensayo sobre las cosas simples.

 

 

Mia 

Qué excelso regalo me haces

ya empiezo a soñar con deslizar mi lengua tibia

a lo largo de tu espalda

hasta llegar al nacimiento de tus caderas

en donde se concentran tus mundos

y escucharte gemir en desconsuelo

estirada en mí como una flor recién abierta

desprendida en mí como lluvia de pétalos

sigue mi lengua el rumbo de tu desquicio

presiono y sostengo para hacerte

mía mía mía

en la abundancia de tus carnes

en tu lengua libre

en tus piernas firmes

mía mía mía

como jamás fuiste de nadie

mi lengua delínea los contornos nuevos

adivina los lugares intocados

venera tu vientre de trigo

tu boca abierta en pequeños gritos

tus ojos deseándome dentro

casi violencia

sigo las curvas y entro en tus olores

maná leche vino sangre

amarte con los ojos abiertos

morderte desesperado

animal indomable

mía en tu baile africano

mía en tu anchura de mares

mía en tu melena sudada de arrecifes

me pierdo en tu sustancia

y entro mi fiera en ti

me pierdo en tu fuerza de hembra

en tu vulva de amapola abierta

que dice sí tres veces ebria de fragancias

y canta para mí

y besa mi boca profunda

y beso tu boca hasta la asfixia

nos abrimos en busca de aire

somos un sólo ser con dos cuerpos

perdidos en los rincones ya besados

que toco otra vez para no olvidar

tus muslos

tu ingle izquierda que todavía tiembla

tus senos

el centro nacarado veo tu pupila en crecimiento

vuelta loca como un remolino de vientos

tu cara desesperada

no logra el sosiego

estás a punto de explotar pero no apareces

te he perdido en ti

en tu pequeña muerte de voces y gemidos

de malabarismos

donde también me pierdes

y somos el mundo en su gemir de muertes

en su grito primigenio de muchas veces nacer

pero estoy en ti

dentro de ti

perdidamente mía

quien te nombra soy yo

este hombre que no sabe como invocarte

por las cosas perdidas

este hombre de manos temblorosas

con las que invade tu cuerpo

y atenta contra ti misma y tu pequeña soledad

de siempre niña triste

mis manos que descubren tu hambre

y descienden para saberte intacta y desnuda

te nombro con otro nombre que no es tu nombre

y te penetro otra vez

sigo el consejo del poeta

invadirla hasta la muerte

y decirle que le amas mientras te deslizas por sus caderas

porque nada sabrás hacer sino cerrar tu voz para beber

imposible no caer en ti como la lluvia

no asirme a ti como la hiedra

bestias vistas desde cualquier ventana

soy tu otro

tu respiro

conjuro las aguas vivas de tu cuerpo

donde se ahogan los hijos perdidos de mi cuerpo

y será siempre triste el caer de la tarde

donde nada me llevo y te dejo repleta

no bastan dos miradas y jugar con la esperanza

llegar cuando llegue si llego

y ahí tus flores con el peso del viento

queda este sabor a ti en mi lengua

tu olor inconfundible de algas marinas

mi siempre hambre

mi pecho indómito

y tu último grito

como el opio que vino a calmarte

quien te nombra soy yo

que te sabe mía habitada

yo que beso la muerte

cuando se enreda en tu pelo

que con besos despierto

tus párpados dormidos.

 

Hacíamos el amor en una silla.
El tenía el pelo largo que me gustaba echar hacia atrás
el pelo largo que me gustaba oler
que me gustaba enredar.
Mientras me apretaba firme, sin movernos casi
en la silla -es difícil explicarlo-
fue algo más que sexo
era una silla y dos personas estando
sintiéndose
el uno entrando algo que se dejaba entrar en la una
y una simple silla de madera despintada
aguantando todo el peso de dos vidas de dos culpas, de dos grietas.
Un hombre que no poseía nada pero que tampoco servía a nadie.
Una criatura miserable y libre.
Fue difícil desenredar su pelo de mi vida
su pelo largo, salvaje
el velo que le cubría la mitad de la cara
y me gustaba echarlo hacia atrás
para contar las astillas que le rozaban la frente.
Un hombre de pelo largo, salvaje
una parte de mi pasado muerto.
A veces, mientras hago el amor legal,
actuando en el teatro íntimo de mi cuarto
miro la silla
y pienso en la delicia que se sienta en ella
y siento que es en esta cama donde soy infiel.

Anuncios

7 comentarios en “Mairym Cruz Bernall. Acercamiento a su poesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s