Charla sobre el sufragismo. Parte II. El sufragio en España.

El caso del sufragismo en España es muy distinto al caso de las sufragistas europeas o norteamericanas y el feminismo español tiene un retraso de casi veinte años al igual que en casi todos los niveles sociales. No hubo un movimiento feminista o sufragista claro, con líderes que fueran capaces de sacar a miles de mujeres a protestar a las calles.

carmen burgos - nina peña - sufragio - españa
Carmen de Burgos, la famosa Colombine o Perico de los palotes, usaba seudónimos para poder publicar sus artículos.

Carmen de Burgos, periodista, la primera corresponsal de guerra mujer y partidaria del matrimonio civil, el divorcio y el voto femenino, dijo que «mientras las inglesas luchan denodadamente por sus ideales cívicos, mientras las rusas saben morir protestando de la tiranía, las españolas permanecemos indiferentes a todo».

mararita nelken - nina peña - sufragio - españa
Margarita Nelken

Margarita Nelken, escritora de ensayos, activista, politica y diputada en las cortes durante la II República, con gran ironía, constata que “la mayoría de las mujeres españolas son antifeministas: lo son al modo de los campesinos prusianos que, en 1807, al anuncio de la emancipación de los siervos, lloraban a voz en grito por su esclavitud perdida y se asustaban de una libertad que los dejaba sin amparo de nadie”.
Son varios los puntos en que se notan esas diferencias y son muy claras las razones.
Una de las principales razones era el medio rural en que estaba inmerso todo el país. Así como el reclamo de derechos en Inglaterra había nacido casi a la par de la revolución industrial y de los trabajos en fábricas, en España eso apenas existía salvo en las grandes ciudades, con lo cual la mujer española estaba muy lejos de ocupar cualquier posición social, incluso la obrera. La mayor parte de los ciudadanos vivían en medios rurales en donde no llegaban los vientos de modernidad o de pensamiento, donde las costumbres estaban mucho más arraigadas y donde apenas se tenia una conciencia de clase obrera sobre la cual reclamar cualquier derecho fundamental.
Por ejemplo, los hombres de clase obrera británica obtuvieron el voto en 1867, mientras que en España no lo lograron hasta 1890, lo que lleva a un desfase de casi veinte años en la obtención del voto, si no de forma universal, al menos sí para todas las clases sociales.
Una razón de mucho peso es la religión católica que tenía a las mujeres recluidas en misa, con una moral férrea y cerrada a cualquier avance o modernidad, basada en el patriarcado y en la supremacía y dominación del hombre, en la que, la mujer, es un sujeto pasivo, cuando no un simple objeto, guardiana de la moral, las buenas costumbres y se le exige que sea sumisa y resignada.

maria lejarraga - nina peña - sufragismo - españa
María Lejárraga

María Lejárraga dijo sobre este tema: «Las mujeres callan, porque aleccionadas por la religión, amparada de toda autoridad constituida y regida por hombres, creen firmemente que la resignación es la virtud; callan por miedo a la violencia del hombre; callan por costumbre de sumisión; callan, en una palabra, porque en fuerza de siglos de esclavitud han llegado a tener alma de esclavas»
Otra razón principal es la analfabetización de toda la población. En concreto, más del 70% de las mujeres eran analfabetas. Así como la protagonista de la película que visteis el otro día era capaz de leer un periódico y escribir una carta, en España eso era algo impensable solo al alcance de las mujeres de clase alta y de la burguesía.
Precisamente la necesidad de educar a la mujer es el motor de arranque del feminismo y sufragismo español.
A finales del s.XIX se crean instituciones como la Escuela de Institutrices o la Asociación para la enseñanza de la mujer, que tratan de formar e incorporar trabajadoras al mundo laboral.
Los Congresos Pedagógicos organizan charlas que abordan el tema de la educación femenina partiendo aún de la premisa de que la mujer necesita una formación distinta a la del hombre y que no cuestionara, de por sí, la superioridad intelectual de éste.
Teniendo en cuenta esto y que el sufragio masculino recién aprobado era una especie de farsa entre la clase obrera que votaba lo que el cacique de turno proponía, pensar en el voto femenino parecía lo menos urgente.
Las mujeres con medios económicos o con un ambiente familiar más liberal son las que poco a poco van sembrando la semilla que luego brotará en el s. XX.
Para poder ver esta evolución silenciosa, he escogido a algunas de las mujeres más visibles del movimiento feminista y sufragista español, unas más conocidas que otras.

 

Concepción Arenal - nina peña - sufragismo - españa
Concepción Arenal, considerada la madre del feminismo en España.

Concepción Arenal
Escritora e incansable defensora de los derechos de la mujer, fue olvidada por la historia durante muchos años.
Adelantada a su época quiso estudiar leyes y política en un momento en que la mujer no tenía acceso a estudios superiores.
Al morir su madre y su abuela, que querían para ella la educación conservadora de las mujeres de su época, se encontró con libertad y con una herencia que le permitió dedicarse a lo que de verdad ella quería: el estudio de la abogacía.
Se traslada a Madrid donde comienza a acudir a clases de leyes en la universidad disfrazada de hombre, aunque nunca le dieron el título universitario.
Allí conoció al que luego fue su marido, Fernando García Carrasco, que la apoyaba en sus estudios y con el que acudía a las famosas tertulias literarias de Madrid disfrazada de hombre y en cuyo periódico comenzó a publicar sus primeros artículos periodísticos y de opinión política y sus primeras obras literarias, aunque bien sin firma o bien con la firma de su marido.
Si se hubiera sabido que los escribía una mujer, hubieran quedado invalidados por completo.
Al enviudar sigue escribiendo y trabajando en el periódico pero al salir la nueva ley de imprenta en 1885 que obligaba a que todos los artículos fueran firmados, y pese a que todos sabían que era ella quien los escribía, es despedida.
Al ver que, por el hecho de ser mujer, no puede ni estudiar, ni escribir ni publicar absolutamente nada, Concepción toma conciencia de la poca valía de la mujer en la sociedad y de su nula representación comenzando de esa forma su lucha por la defensa de su género y por la obtención de sus derechos.
Comienza a escribir ensayo, novela, a ser traducida a distintos idiomas y comienza a recibir premios aunque tenía que firmar con el nombre de su hijo que tenía tan solo 10 años.
En 1869 escribe la que es considerada su primera obra feminista La mujer del porvenir, en la que reivindicaba el papel de la mujer en la sociedad actual. En el libro analiza la manera en que se trata a la mujer del momento, tanto física como psíquicamente, defendiendo la idea de que la mujer no solo debe ser tratada como madre y esposa, sino que debe estudiar, fomentar el intelecto y está capacitada para trabajar. Habla también del importante papel de la mujer soltera, muy mal vista en la sociedad de la época, y la defiende.
Solicita además, que la mujer pueda tener todos los derechos civiles en igualdad al hombre.
A los 44 años recibe el título de Visitadora de prisiones, convirtiéndose en la primera mujer en ostentar un cargo público administrativo. De ella es la famosa frase: “Abrid escuelas y se cerrarán cárceles.”
Sus obras completas, que versan sobre distintos temas, las presas y su educación, la igualdad de la mujer y sobre sus derechos ocupan 23 volúmenes completos.
Se la considera la precursora del feminismo en España y la mujer que sentó sus bases.

emilia pardo bazan - nina peña - sufragismo - españa
Emilia Pardo Bazán, la gran naturalista de nuestras letras.

Emilia Pardo Bazán fue una aristócrata gallega y una de las plumas femeninas más destacadas y aclamadas.
Emilia ofrece una especie de contradicción: por un lado era conservadora, católica, cercana al carlismo y “bienpensante” pero al mismo tiempo fue una gran defensora de los derechos de la mujer y se la considera, junto a Concepción Arenal, la precursora del feminismo en España.
Viajera incansable y prolífica escritora, se codeo con escritores de la talla de Zola o de Víctor Hugo y fue la impulsora del Naturalismo en nuestro país con Obras como Los pazos de Ulloa, Insolación, o Morriña, evolucionando posteriormente a una mayor espiritualidad en sus textos.
Pese a tocar distintos argumentos en sus libros, nunca dejó de lado la “cuestión femenina”.
Reivindicó la educación para la mujer y el trabajo en igualdad de condiciones, defendió el divorcio, el voto y la igualdad total entre ambos sexos.
Participó en varios Congresos Pedagógicos y trató de entrar en la Real Academia Española de las letras, algo que le fue denegado precisamente por ser mujer.
Sus libros más feministas son: “Una opinión sobre la mujer”, “La educación del hombre” y sobre todo “La mujer española”.

nina peña - teresa claramunt de mujer a mujer - feminismo- igualdad
Imagen de Teresa Claramunt en un mitin político. Fue sindicalista en las fábricas textiles de Barcelona.

Teresa Claramunt fue una dirigente anarcosindicalista considerada una gran líder en sus tiempos, una de las más brillantes oradoras y una de las primeras mujeres que abogaron por los derechos de la mujer y los derechos de los trabajadores.
Tuvo una educación básica, como era costumbre en la clase obrera, pero ella, que era una mujer de mucho carácter, se empeñó en seguir estudiando.
Teresa vivió en la época de la Revolución Industrial en Cataluña, marcadamente capitalista donde los ricos eran cada vez más ricos y la clase obrera vivía en la miseria: jornadas laborales sin límite de horas, sin seguros de ningún tipo, sin subsidios y en precariedad.
Los niños y las mujeres aún trabajaban más horas y cobraban menos que los hombres.
La mayor parte de su lucha se desarrolló en las fábricas textiles de Sabadell y Cataluña, que era el sector en el que ella trabajaba.
En 1882 impulsó, junto a Ángeles López de Ayala y Amalia Domingo la primera sociedad feminista de España.
Fue una de las líderes de las huelgas de 1883 que reivindicaba una jornada laboral de 8 horas, algo que hoy damos por hecho.
Se convirtió en líder destacada del anarquismo y era detenida de forma constante hasta tal punto que en uno de sus encarcelamientos sufrió torturas y fue tan brutalmente golpeada que le quedaron secuelas físicas de por vida.
Fue desterrada a Inglaterra hasta 1898 y cuando volvió fundó la revista “El productor” y siguió colaborando con otras revistas y semanarios.
Se alejó de la política por una parálisis y murió en Abril de 1931. Republicana convencida, por paradojas de la vida, fue enterrada el 14 de Abril, el día que se proclamó la II República.

angeles de ayala - nina peña - sufragismo -españa
Hay tanta documentación que no puede ser recuperada… Esta imagen, en teoría, es de Ángeles de Ayala aunque hay medios en que aparece como Amalia Domingo Soler. Ambas trabajaron juntas.

Ángeles López de Ayala
Fue una de las más activas feministas españolas y también de las más desconocidas.
Por circunstancias familiares ingresó en un convento, pero al darse cuenta de su nula vocación, colgó los hábitos de novicia y tomó la decisión de vivir de forma independiente.
Tenía 17 años cuando escribió su primer libro “Los terremotos de Andalucía o Justicia de Dios”
Se distinguió por su anti-monarquía lo que le valió su primer arresto.
Se traslado a Barcelona y desde allí, durante más de treinta años, luchó por la emancipación de la mujer; escribía artículos, promovía asociaciones, organizaciones, escribió distintas obras literarias, y organizó acciones y manifestaciones feministas al más puro estilo sufragista.
Creó la escuela laica nocturna para mujeres trabajadoras y junto a Teresa Claramunt y Amalia Domingo promovió la Sociedad Autónoma e mujeres de Barcelona.
Su labor periodística y literaria le valió varias detenciones e incluso la cárcel.
Ángeles tiene el honor de ser la impulsora de la primera manifestación feminista de España el 10 de julio de 1910.

nina peña - sufraismo - españa
Manifestación de mujeres republicanas en 1934

En los años 30 hubo un movimiento cultural de mujeres que abogaban por la igualdad y que la posterior guerra civil y la dictadura dejó a un lado como Zenobia Campubrí, traductora de Tagore y eclipsada por su marido Juan Ramón Jiménez. Federica Montseny foto, política feminista y de izquierdas, María Espinosa,  María Echarri  feminista católica y conservadora. Teresa de León,  escritora de novela, ensayo y teatro que fue más conocida por ser la mujer de Alberti y por tratar de poner a salvo durante la guerra los cuadros del Prado, Josefina Caravias la primera mujer locutora de radio, María de Maetzu,  directora de la residencia para señoritas en Madrid y fundadora del Lyceum, uno de los clubes culturales y divulgativos femeninos más importantes de España.

maria de maetzu - nina peña - sufragismo - españa
María de Maetzu
zenobia campubri - nina peña - sufragismo - españa
Zenobia Campubrí
federica monstseny - nina peña - sufragismo - españa
Federica Montseny
teresa de leon - nina peña - sufragismo - españa
María Teresa de León

Todas ellas apostaban por la igualdad, por la educación, por la emancipación de la mujer y por supuesto apoyaban el sufragio femenino.
No fue hasta la llegada de la II República que la mujer conquistó el derecho al sufragio además de acceder a una mayor educación e incluso a una educación superior en la Escuela libre de enseñanza donde se equiparó el titulo de magisterio como carrera universitaria.
Pero si hay dos mujeres que han pasado a la historia por lograr el voto femenino en España son sin duda Victoria Kent y Clara Campoamor. La vida de ellas es bastante conocida, quizá son las más visibles y las que mayor reconocimiento público han tenido a veces de forma injusta.
Basta con decir que sus vidas tienen cierto paralelismo: ambas son abogadas, ambas son feministas y ambas lucharon por el sufragio femenino aunque de distinta forma.

victoria kent - nina peña - sufragismo - españa
Victoria Kent

Victoria Kent estaba afiliada al partido socialista, estudió magisterio y abogacía residiendo en la famosa residencia para estudiantes de Madrid que dirigía María de Maetzu, se licenció en 1924 y se colegió en 1925, fue la primera mujer en abrir un bufete de abogados, en formar parte de tribunales europeos como el de Ginebra y durante la república fue directora general de Prisiones con el gobierno de Alcalá Zamora, siguiendo la labor de mejora comenzada por Concepción Arenal.
Fue ministra sin cartera del gobierno en el exilio y Franco la condenó a 30 años de cárcel aunque ella estaba ya fuera de España, exiliada en Francia y más tarde en NY.

clara campoamor - nina peña - sufragismo - españa
Clara Campoamor

Clara Campoamor tuvo que trabajar de costurera y dejar los estudios para ayudar a la economía familiar, pero siguió estudiando de forma autodidacta y se presentó a oposiciones logrando un puesto como auxiliar de telégrafos.
En 1914 volvió a Madrid con una plaza de profesora de taquigrafía y mecanografía. Siguió estudiando y trabajando para poder pagarse los estudios de abogada hasta licenciarse en 1924.
Junto a Victoria Kent fueron las dos primeras mujeres en ser abogadas y en colegiarse y además Clara fue la primera mujer en intervenir en el Tribunal Supremo, algo muy sonado en su época.
Aunque se consideraba socialista nunca se afilió al PSOE porque no le perdonó su colaboración con la dictadura de Primo de Rivera, que le propuso ocupar un cargo que ella, por conciencia, no aceptó.
Afiliada al Partido Republicano Radical de Lerroux fue diputada en las cortes entre 1931 y 1933, colaborando en la elaboración de la constitución.
Ambas luchaban por los derechos de las mujeres, por la no discriminación de sexos, por la igualdad jurídica de los hijos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y sobre todo el voto femenino.

ANTECEDENTES
El articulo número 43, en el capítulo referido a la familia, donde se eliminan una vez más los privilegios por distinción del sexo: «El matrimonio se funda en la igualdad de derechos para ambos sexos», dándole un carácter netamente jurídico a dicha institución y poniéndola bajo potestad de la República. Tratándose de un tema de concesión y ampliación de derechos y no, por la contra, de restricción o limitación de los mismos, podría pensarse que la medida establecida por el artículo 36 no tuvo que superar obstáculo alguno. Es más, lo suscitado en torno al sufragio femenino dio lugar a una las batallas más recordadas de la historia parlamentaria española, de la cual fueron protagonistas estas dos eminentes mujeres.
Entre 1907 y 1908, con Antonio Maura como Presidente de Gobierno, durante la discusión sobre la reforma de la Ley Electoral, se presentaron dos enmiendas que abogaban por la concesión del voto a la mujer. Eran aún muy limitadas, pues restringían el derecho a casos particulares, como las viudas que hacían las veces de cabeza de familia y pagaban impuestos. Huelga decir que las enmiendas no prosperaron
En abril de 1924, Miguel Primo de Rivera promulga un Decreto Real, firmado por él como Presidente del Directorio Militar y por Alfonso XIII, según el cual otorgaba el derecho a voto a la mujer. El documento presentaba ciertas restricciones, ya que ni la mujer casada ni la mujer prostituta podrían tomar parte en la política. Así, «el sueño por el que tanto habían tenido que luchar las mujeres inglesas y americanas (…), se consiguió en España de manera inesperada», como escribió Rosa Capel.
Esto no fue sino una maniobra de cara a ganar votos que presuponían conservadores, dada la vinculación de la mujer con la iglesia.
El Directorio Militar pasa, en 1925, a ser un Directorio Civil, con vistas a convocar una Asamblea Nacional que elaborase un nuevo texto constitucional. En ella se contaban trece mujeres, de diversas tendencias ideológicas y variadas profesiones (maestras, catedráticas o licenciadas en derecho). Este fue el saldo final de las acciones del feminismo español a lo largo de la década.
La mujer, aun mínimamente, estaba dentro del sistema político y contaba con asientos en la Asamblea, desde donde podía al menos hacerse oír. Y un dictador –paradojas de la historia- había sido el responsable de otorgarles la posibilidad beligerancia política, a pesar de las considerables limitaciones ya apuntadas.
Aunque los comicios nunca llegaron a celebrarse por tanto a mujer no llegó a votar.

HACIENDO HISTORIA
El 14 de abril de 1931 se proclamó la Segunda República española.
Se enfrentaron en el congreso y sus discursos abogando a favor y en contra del voto femenino han pasado a la historia, sobre todo el de Campoamor, como los mejores discursos e intervenciones, respondiéndose una a otra, que se han dado en las Cortes, algo impensable en este momento actual con los políticos que nos han tocado en suerte.

Victoria Kent rechazó la concesión del sufragio femenino. En su opinión, las mujeres todavía no estaban preparadas para asumir el derecho de voto, y su ejercicio siempre sería en beneficio de las fuerzas más conservadoras y, por consecuencia, más partidarias de mantener a la mujer en su tradicional situación de subordinación.

Clara Campoamor, asumió una apasionada defensa del derecho de sufragio femenino. Argumentó en las Cortes Constituyentes que los derechos del individuo exigían un tratamiento legal igualitario para hombres y mujeres y que, por ello, los principios democráticos debían garantizar la redacción de una Constitución republicana basada en la igualdad y en la eliminación de cualquier discriminación de sexo.
Al final triunfaron las tesis sufragistas por 161 votos a favor y 121 en contra y supuso un enorme avance en la lucha por los derechos de la mujer. Las mujeres pudieron votar en los comicios de 1933.

nina peña - sufragismo - españa
Mujeres votando y en la mesa electoral. 5 de noviembre de 1933

nina peña - sufragismo - españa

nina peña - sufragismo - españa
5 de noviembre de 1933. primeras elecciones con voto femenino.
nina peña - sufragismo - españa
Exquisita foto del sufragio femenino en un medio rural. 5 de noviembre de 1933.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s