Maternidad

 

ana lamelas - nina peña - embarazo - cuerpo
Pintura de Ana Lamelas. Embarazo

El estereotipo es la percepción exagerada y al mismo tiempo simple que se tiene de una persona o de un grupo de personas que comparten características comunes. Representar a alguien por medio de un estereotipo manifiesta cierta dosis de desprecio y está íntimamente ligado a los prejuicios, lo que finalmente puede desencadenar la discriminación.

Los estereotipos femeninos suelen ajustarse a cánones de belleza o a roles concretos de género. Hay todo un imaginario que hace que las mujeres seamos en general más sensibles, cálidas, dependientes, sumisas, pasivas, inclinadas a la ternura y a lo doméstico. También podemos ser pérfidas, malvadas u objetos de deseo. Al responder a una imagen mental, a menudo colectiva, esta imagen puede verse representada en el mundo del arte bien como arquetipos, como personajes o como modelos de conducta.

Las mujeres a lo largo de la historia hemos cumplido el rol de ser cortesanas, vírgenes, princesas, madres, santas, putas… en un mundo donde la mujer ha tenido denegado el acceso durante siglos, ese imaginario está compuesto principalmente por el hombre, quien desde su mirada o desde sus experiencias personales o sus creencias políticas, religiosas o sociales, nos ha descrito como ha creído oportuno.

El hombre al describir a la mujer y sus funciones sociales o biológicas, no tiene en cuenta los sentimientos ni las vivencias de la mujer, si no las suyas. A menudo trata de explicar el mundo femenino desde una perspectiva que no se ajusta a la realidad y que está llena de los prejuicios adquiridos a través de los estereotipos que se arrastran desde la antigüedad.

amanda greavette - nina peña - parto - mujer e hijo
Pintura de Amanda Greavette. Parto

Falta la mirada femenina en el arte. Falta la mirada que solo nosotras podemos entender. Desembarazándonos de esos estereotipos, que muchas mujeres también tienen asumidos, podemos completar el mapa de las emociones, de las vivencias y de las experiencias desde la voz y la mirada propia y transformar de realidad el mundo del arte, tantísimas veces lleno de mujeres utilizadas, explicadas desde la alteridad y el desconocimiento.

Hoy es el día de la madre. El estereotipo más al uso porque es el lugar común de todos. Sin embargo la mirada de la maternidad no siempre es esa muestra de amor incondicional con la que se representa. Ha hecho falta que sean las mujeres las que representen el miedo, el dolor, la angustia que puede suponer ser madre. Hace falta que sean las mujeres las que reivindiquen su feminidad, su derecho a ser personas y seres humanos además de madres y que la maternidad no sea el fin, en sí mismo, de la vida de cualquier mujer. Hace falta que la maternidad deje de estar idealizada y pase al lugar que le corresponde, porque aunque ser madre sea una experiencia vital que nos marca para siempre y aunque los hijos sean para las madres lo más grande, también tiene una carga mental de la que no se habla y de la que muchas mujeres se sienten culpables.

Hace falta la mirada femenina para ver la realidad de nuestros propios procesos vitales y la reivindicación del dolor, el miedo y de la angustia como parte fundamental del sentimiento de amor que nos une a los hijos.

montserrat gaudiol - nina peña - pintura - madre e hijo
Pintura de Montserrat Gaudiol titulada “Madre e hijo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s