Mujeres escritoras. Acercamiento a la poesía de Guisela López

guisela lopez - nina peña

Guisela López es una poeta guatemalteca licenciada en Ciencias de la Comunicación y especialista en Estudios de Género por la Universidad Autónoma de México. Fundadora y coordinadora de múltiples programas y seminarios sobre feminismo, investigadora, docente, y escritora incansable. Su compromiso queda patente en sus poemas y trabajos que versan sobre feminismo, cultura e identidades culturales como la indígena.

Bibliografía: En Busca del amanecer (1976), Canto Nuevo (1980), Brujas (2006), Postales de Ciudad (2010), Mujer de nueva cuenta, Nueva mirada, Versos del desamor, Erótica de mar (2011) y Voces urgentes (2012).

“Presentes”
Llegamos aquí presurosas…
Hemos venido,
convocadas por un sueño.
Las mujeres
recorremos las plazas del mundo
desplegando palabras.

Hemos llegado de todas partes
unas tristes,
otras alegres
algunas rotas.
Trazando arcoiris
con nuestros colores de piel,
constelaciones
con nuestras miradas.
Nos encontramos
proclamando la soberanía de nuestros cuerpos,
defendiendo la libertad de nuestros pasos.
Haciendo resonar nuestra voz.
de continente a continente.
Transgrediendo mandatos,
construyendo metáforas amables
con la fuerza de nuestros deseos.

Enlazándonos,
más allá de nuestra edad
y nuestras nacionalidades.
Acarreando esperanzas
en la desesperanza.
Tejiendo redes,
laboriosas arañas.
Construyendo ciudadanía
centímetro a centímetro.

Transformando la realidad
con nuestros caminares,
incursionando el viento
vestidas de cometas,
despeinadas de flores,
deliberadas,
presentes,
en esta marcha por la vida.

 

Es necesario

Es necesario
revertir el hechizo.

Ese
que borra a las mujeres
de los libros de historia,
de las esferas de poder,
de las antologías.

Ese
que las encierra
entre cuatro paredes
con solo
colocarles un anillo.

 

Tenemos que cambiar este tiempo

Tenemos que cambiar este tiempo
de inseguridad y pesadillas.
Este recuento de violencias.
Es urgente y necesario
clausurar los archivos del miedo.
Exigir que se respete en todas partes,
nuestro derecho a ser: Humanas.

 

“Ni una más”
I
Cuando roban
los sueños a la vida
el cielo se encapota,
los mares
se desbordan de sal
se resquebrajan,
amarga
suma de lágrimas.
II
No cabe tanto dolor en la palabra.
Desbordan el silencio
las sonrisas truncadas,
los besos sin florecer
las promesas…
barriletes sin hilo
derivando en el viento.
III
Cuántas historias rotas,
peces sobre el asfalto.
Publicidad

Memorias
de mañanas con sol,
de vestidos de domingo y labiales rosa,
de zapatillas de baile y muñecas de trapo,
de corazones de San Valentín
y pasteles de cumpleaños.
IV
“Porque tus ojos son cielo de la tarde”
“Porque tus manos son pájaros ansiosos”
“Porque tu pelo es río
y tus pasos…
huellas de luna sobre el césped”
Lolita ili tina
Lety sole ana
Tere cesi ale
Sus nombres tapizando la ciudad con gritos
con margaritas pisoteadas
con poemas muertos
antes de extender las alas.
No podemos cerrar los ojos al terror
su laberinto podría devorarnos.
Para contener esta sombra que se cierne
sumemos nuestra voz a la palabra,
hagamos pactos de amor,
treguas de dudas,
que no falten rosas
ni versos,
ni canciones.
Seamos intolerantes al silencio,
para que
ni una más
sea despojada de abril,
del viento
y de la lluvia.

2019. Año de llegadas y partidas

pisada lunar - nina peña

Este año se cumplen los aniversarios de dos hechos que han marcado la historia de la humanidad. Por un lado, hoy mismo, se conmemora la llegada del hombre a la luna y esa primera huella lunar e izado de bandera tan patriótico con el que los americanos celebran sus epopeyas.  Por otro lado, un poco más cañi y menos mediático, en septiembre se conmemorará la primera vuelta al mundo dada por un ser humano y que resultó ser la prueba empírica de que la tierra es redonda, aunque ahora muchos lo cuestionen de nuevo y ninguno de los dos hechos sea suficientemente gráfico para convencerles de lo contrario.

Estamos en medio de dos hechos que han cambiado la percepción del ser humano sobre sí mismo, que nos han mostrado lo realmente pequeños e insignificantes que somos, que nos han puesto en el lugar que nos corresponde como personas y convencido que somos un mero accidente en una evolución, un cromosoma, un material genético concreto. Quien no mire al celo y se sienta pequeño es que no tiene alma. Quien se enfrente a los océanos y sus profundidades y no se sienta sobrecogido es que no tiene profundidad.

Ahora, recién empezado este siglo, los seres humanos replanteamos nuevas preguntas, acometemos nuevas luchas o recrudecemos añejas reivindicaciones. Sin embargo, nada de lo que hacemos o nos planteamos sirve a la humanidad que espera seguir evolucionando. Todos los planteamientos que leo últimamente parten desde la más absoluta individualidad, desde el ego y desde el consumo. Se están replanteando viejos pensamientos con nuevas teorías personales. Las luchas con las que muchos seguimos son cuestionadas por axiomas personales que responden a intereses de unas minorías frente a aquello que debería aupar a la humanidad a un estado superior de conciencia. El yo, instalado en todos los estamentos y en nombre de una libertad que no existe, amenaza nuestra existencia en cualquier plano posible. El ego de cada cual, las respuestas personales a problemas colectivos, la ambición de unos cuantos frente a las necesidades de muchos, el afán torticero de calcular bienes privados llenándose la boca de bienes comunes, la codicia, la soberbia…

La humanidad no se plantea ser tan solo un puntito en el espacio, en el universo. No se plantea poder ser un granito de arena en el océano de los tiempos. Nos creemos el cúmulo de la vida y de la evolución. Presos de una modernidad insana, de una verdad fingida, de una solidaridad que no existe en las conciencias y que debería ser sustituida por la justicia. No nos planteamos la vida de los demás como un conjunto de vidas comunes, ni el sufrimiento ajeno como consecuencia del bienestar propio. No nos planteamos el término humanidad como aquello que debería unirnos, como aquello que no permite levantar muros ni lavar conciencias, sino que nos excusa de ser humanos.

Cada día hay gente que se empeña en luchas como esas, llegar a pisar la luna, dar la vuelta al mundo, y solo disponen de su esfuerzo y de sus pies para conseguirlo. Luchas igual de grandes, igual de inmensas que, de conseguirlo, cambiarían la percepción de lo que somos en realidad. Llegadas y partidas. Y cada día hay gente, en el otro lado, que convierte esa lucha en un objetivo inalcanzable por bien de una humanidad que ha perdido su propia definición.

Mujeres escritoras. Cinco poemas de Alejandra Pizarnik.

alejandra pizarnik - nina peña - poemas - poetas

De nuevo quiero compartir unos poemas de Alejandra Pizarnik, una mujer que inspira.

Lee aquí más poemas de Alejandra Pizarnik

A LA ESPERA DE LA OSCURIDAD

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos

 

SALVACIÓN

Se fuga la isla
Y la muchacha vuelve a escalar el viento
y a descubrir la muerte del pájaro profeta
Ahora
es el fuego sometido
Ahora
es la carne
la hoja
la piedra
perdidos en la fuente del tormento
como el navegante en el horror de la civilización
que purifica la caída de la noche
Ahora
la muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

 

LA ÚLTIMA INOCENCIA

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!

 

FORMAS

no sé si pájaro o jaula
mano asesina
o joven muerta jadeando en la gran garganta oscura
o silenciosa
pero tal vez oral como una fuente
tal vez juglar
o princesa en la torre más alta.

 

EL DESPERTAR

a León Ostrov

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay mounstros
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Còmo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

 

Te ha gustado mucho, ¿verdad? pues aquí puedes adquirir su obra completa  

Discurso íntegro Escuela Feminista Rosario de Acuña – Anna Prats

Impecable y necesario discurso de Anna Prats. Lo comparto para poder tenerlo como referente y seguir aprendiendo.

Dworkinista

Buenas tardes,

Estoy muy agradecida a Amelia Valcárcel y a toda la organización por estas jornadas, tan relevantes e imprescindibles en los tiempos que corren. Creo que todas las feministas, seamos de la corriente que seamos, tenemos que pararnos un momento y empezar a confrontar ideas, dejar atrás los vetos y los intentos de veto y empezar a practicar la libertad de expresión. Es inaceptable que muchas mujeres tengamos o hayamos tenido miedo de hablar o de decir una simple frase como “la raíz de la opresión de las mujeres es haber nacido con vulva, motivo por el cual se nos impone un sistema de opresión llamado género o roles sexuales basado en el sexo”.



Decir una frase tan básica de la
teoría feminista radical, ya desarrollada desde El Segundo Sexo (y no EL
SEGUNDO GÉNERO) de Beauvoir, es hoy en día firmar tu muerte civil, laboral y
política (y…

Ver la entrada original 7.581 palabras más