La literatura de la nueva mujer

 

la nueva mujer

La nueva mujer es un concepto nacido a finales del siglo XIX como forma de describir un concepto de mujer progresista, con ideas y pensamientos propios que chocaban de frente con las formas clásicas y, sobre todo victorianas, de entender qué era ser mujer, así como sus limitaciones sociales y morales de toda aquella época.

La “cuestión de la mujer” un concepto propuesto por Mary Wollstoncraft en su libro Vindicación de los derechos de la mujer en 1792 sirvió de inspiración a las mujeres victorianas para lograr sus fines hasta entonces negados por las leyes.

La educación superior o la obtención de una profesionalidad en sus trabajos, la propiedad o el sufragio, fueron sus principales reclamos pero también insistieron en temas mucho más personales como la obtención de la ley del divorcio para la mujer, las leyes de propiedad de las mujeres casadas o la negación, en 1891, de los derechos conyugales del hombre negando la obligatoriedad de acceso del hombre al cuerpo de la mujer sin consentimiento de esta.

Con el empuje de esta nueva corriente, la llamada Cuestión de la mujer se convierte en u tema polémico y recurrente en los medios de prensa británica que ataca a las mujeres de la Inglaterra victoriana tardía.

La nueva mujer

El término de La nueva mujer surge por parte de la escritora Sarah Grand en 1894, y en él nos habla, a través de la literatura, de una mujer emancipada, autosuficiente, educada, con estudios superiores en la mayoría de los casos, apartándose lo más posible del concepto femenino tradicional y de sus roles.

Temas tan controvertidos como la maternidad, la anticoncepción, el amor libre, la sanidad y la cultura femenina son los temas principales que preocupan a estas nuevas autoras y que les lleva a reclamar unas nuevas medidas legislativas que permitan consolidar los derechos de la mujer y superar la supremacía masculina.

Las novelas escritas por mujeres en aquel momento histórico muestran unas protagonistas insatisfechas con la situación personal y social, con su posición en el mundo y en muchas ocasiones sus novelas son una especie de plataforma de debate político y social.

En la ficción, la nueva mujer, habla de sexo y matrimonio huyendo de los dictados sociales de la época que sitúa a la mujer en la esfera del hogar como única posición.

La doble moral victoriana, el matrimonio convencional y forzado en las clases altas, que toleraba la violación conyugal, la maternidad forzada y obligatoria, la violencia “domestica” eran conceptos que muchas autoras trataban en sus novelas oponiendo pensamientos tales como el amor libre, el celibato voluntario, el divorcio, el acceso a el mercado laboral de forma digna o el derecho a la educación.

Autoras destacadas

Escritoras como Elizabeth Gaskel abogan por una mujer emancipada, libre, inteligente pero dentro de lo que se denominó “escuela de pureza”, en donde la mujer no rechaza el matrimonio pero sí critica fuertemente el tipo de opresión que este significa.

Olive Schreiner (1855-1920) es considerada como una pionera de la ficción de la Nueva Mujer. Su Historia de una granja africana (1883), inspiró a otros escritores de nueva mujer, critica los roles de género tradicionales y promueve una heroína asertiva que puede dar forma a su vida. La novela también trata sobre la iniciación sexual, el sexo prematrimonial, el librepensamiento, el travestismo y la identidad de género, el rechazo del matrimonio, la desigualdad de las mujeres y la búsqueda de la libertad personal.

Sarah Grand (seudónimo de Frances Elizabeth Clarke, 1854-1943) fue miembro de la Woman Writer’s Suffrage League y una feminista activa. Sus novelas, Ideala (1888), The Heavenly Twins (1893) y The Beth Book (1897), cuentan las historias de mujeres que han quedado atrapadas en un mal matrimonio. En principio, Grand apoyó la institución del matrimonio, pero deploró la ignorancia sexual de las mujeres y la hipocresía de los hombres. Sostuvo que las enfermedades venéreas en el matrimonio se debían principalmente a la promiscuidad y libertinaje desenfrenados de los hombres.

Mona Caird (Mona Alison, 1854?-1932) expuso el fracaso del matrimonio desajustado y criticó el ideal patriarcal del dominio masculino y la sumisión femenina en un artículo “Matrimonio” publicado en la Revista Westminster en 1888. Su novela, El ala de Azrael (1889), trataba sobre la crueldad y la violación conyugal de un marido.

George Egerton (Mary Chavelita Dunne, 1859-1945) es llamado por Elaine Showalter “la figura paradigmática entre los escritores de la Nueva Mujer”. En 1893, publicó una colección de cuentos impresionistas, Keynotes , que desafiaron las opiniones victorianas de la sexualidad femenina. Su segunda colección de cuentos, Discords, trata sobre los temas de la maternidad, la autonomía de las mujeres y la libertad sexual. Curiosamente, aunque Mary Chavelita Dunne creía en la superioridad moral femenina, se opuso al sufragio femenino.

Las discusiones literarias del potencial en expansión de las mujeres en la sociedad inglesa se remontan al menos a las obras Belinda (1801) de Maria Edgeworth y Aurora Leigh (1856) de Elizabeth Barrett, que exploraban la situación apremiante de la mujer entre el matrimonio convencional y la posibilidad radical de que una mujer se convirtiera en una artista independiente.
En el teatro, el final del siglo XIX vio obras de Ibsen sobre la «Nueva Mujer» como Casa de muñecas (1879) y Hedda Gabler (1890), The Case of Rebellious Susan (1894) de Henry Arthur Jones y las controvertidas La profesión de la señora Warren (1893) y Cándida (1898) de George Bernard Shaw.
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Nueva_Mujer

la nueva mujer -

Elizabeth Barrett Browning

Elizabeth Barrett Browning

Elizabeth Barret Browning está considerada una de las grandes poetas en lengua inglesa. Sus poemas, íntimos, dulces pero de una gran profundidad, son muy apreciados por la sociedad victoriana de entonces, que pasó por alto el hecho de que ella fuera mujer.

Su débil salud, agravada con los años por una tuberculosis, hicieron que Elizabeth pudiera dedicarse más a su actividad intelectual en grandes momentos de soledad y recogimiento.

Escribió sus primeros poemas a los cuatro años y novelas a los seis. A los ocho tradujo a Homero y a los diez estudiaba griego. Con quince años leyó Vindicación de los derechos de la mujer, tomando conciencia de esos primeros movimientos feministas y del entramado social de aquella época. Fue abolicionista del la esclavitud y ayudó a redactar la conocida Ley de las diez horas, que reformó la legislación del trabajo infantil en la Inglaterra victoriana.

Virginia Woolf dice sobre Aurora Leigh que su velocidad y energía, además de una franqueza y seguridad absoluta mantienen cautivadas a las personas que leen el texto. Resalta, así mismo, que una de las impresiones más penetrantes cuando se lee esta obra es la sensación de la presencia de la autora, que “a través de la voz del personaje Aurora, resuenan en nuestros oídos el carácter, las circunstancias, las peculiaridades de Elisabeth Barrett”

 

¿De qué modo te amo?

¿De qué modo te amo? Deja que cuente las formas:
Te amo desde el hondo abismo hasta la región más alta
que mi alma pueda alcanzar, cuando persigo en vano
las fronteras del Ser y la Gracia.

Te amo en el calmo instante de cada día,
con el sol y la tenue luz de la lámpara.
Te amo en libertad, como se aspira al Bien;
Te amo con pureza, como se alcanza la Gloria.

Te amo con la pasión que antes puse
en mis viejos lamentos, con mi fe de niña.
Te amo con la ternura que creí perder
cuando mis santos se desvanecieron.

Te amo con cada frágil aliento,
con cada sonrisa y con cada lágrima de mi ser;
y si Dios así lo desea,
tras la muerte te amaré aun más.

 

Cuando nuestra dos almas se alzan

Cuando nuestras dos almas se alzan firmes,
cara a cara, silenciosas, dibujando intimidades,
hasta que la extensión de nuestras alas se quiebra,
lacerando cada recodo, quemando cada curva.
Entonces ¿qué amargura de la tierra puede opacarnos
sin que en el otro encontremos eterno consuelo?
Piensa que, escalando alto, los ángeles nos contemplan;
deseando derramar una dorada, una perfecta melodía
sobre nuestro abismal y querido silencio.
Demoremos nuestros pasos por el mundo, amado mío;
huyendo del humor inestable de la humanidad
que aísla cruelmente a los puros espíritus.
Hagamos juntos un sitio donde permanecer de pie,
donde la felicidad de las horas sea amarnos por un día,
rodeados por la Oscuridad como única compañía.

 

La primera vez que él me besó

La primera vez que él me besó,
Fue sobre estos dedos que ahora escriben;
Y desde entonces han crecido en pura palidez,
Lentos para estrechar otras manos,
Y lascivos para acariciar sus labios
Mientras los ángeles suspiran.
Aquel anillo de amatista
Permanece lejos de mi vista,
Desde que ese primer beso
Bendijo su antiguo hogar.
El segundo pasó más alto que su ancestro,
Y buscó la frente, fallando a medias,
Derramándose sobre mis cabellos,
Superando toda recompensa.
Esa fue la cima del dolor,
La corona misma del amor.
Con santificadas dulzuras
Procedió el tercero,
Sobre mis labios, presionándolos
En un púrpura suave, perfecto.
Desde entonces, ciertamente,
He dicho plena y orgullosa:
Mi Amor, sólo mío.

 

El rostro del mundo ha cambiado

El rostro del mundo ha cambiado
desde que oí los pasos de tu alma, leves
¡oh, muy leves!, junto a mí, deslizándose
entre mí y la terrible grieta de la muerte
donde pensaba hundirme, mas fui elevada
hacia el amor y conocí una nueva canción
para mecer las mareas de la vida.
Apuré sedienta la copa de las amarguras
que Dios, al nacer, nos regala,
A tu lado, mi amor, he loado su dulzura.
El nombre de las tierras y del cielo se mudan,
cambian según donde estés
o hayas de estar algún un día.
Antes adoraba este laúd y éste canto mío,
(los ángeles bien lo saben), aún los quiero,
sólo porque tu nombre se mezcla con su ritmo.

 

Aléjate de mí

Aléjate de mí, aunque sé que siempre,
he permanecer en tu sombra.
Y nunca, solitaria,
alzándome en los mismos umbrales de la vida
recóndita, podré gobernar los impulsos
de mi alma, ni levantar la mano como antaño,
hacia el sol, serenamente, sin que perciba en ella
lo que intenté hasta ahora apartar: el contacto
de tu mano en la mía.
Esta anchurosa tierra
con que quiso separarnos el destino, en el mío
deja tu corazón, con latir doble. En todo
lo que hiciere o soñare estás presente, como
en el vino el sabor de las uvas.
Y cuando
por mí rezo al Señor, en mis ruegos tu nombre
escucha y en mis ojos ve mezclarse nuestras lágrimas.

Cuatro escritoras imprescindibles

Hay escritoras que son casi de obligada lectura, entre ellas, te dejo la bibliografía de mis cuatro favoritas.

Dulce Chacónmujer - dulce -

Dulce comenzó a escribir poesía a una edad muy temprana tratando de huir de la realidad de un internado en el que ella y su hermana, Inma Chacón, también escritora, tuvieron que vivir tras la muerte de su padre.

Su primer poemario “Querrán ponerle nombre” fue publicado en 1992. Fue tras sus dos siguientes poemarios “Palabras de piedra” y “Contra el desprestigio de la altura” cuando Dulce comenzó a escribir novela.

En 1996 publicó “Algún amor que no mata”. Le siguieron “Blanca mala mañana” así como su primera obra de teatro “Segunda mano”. En 1998 publicó “Háblame, musa, de aquel varón” y pocos años después publica “Háblame” con la que cierra una trilogía. En 1999 publicó “Matar a un ángel” y la novela “Cielos de barro”. En 2002 sale a la venta su novela “La voz dormida” y en 2003 el poemario “Cuatro gotas”.

En diciembre de 2003, Dulce, falleció por causa del cáncer y cabe preguntarse hasta dónde hubiera llegado tan prolífica autora de no ser por la enfermedad.

En sus obras existe un marcado compromiso social y político, tocando temas tan importantes como la Guerra Civil y la posguerra o la violencia machista como núcleo central de sus novelas y a la mujer como protagonista de todas ellas.

 

mujer - espidoEspido Freire

Espido Freire fue la autora más joven en ganar el Premio Planeta en el año 1999 con su obra “Melocotones helados” con tan solo veinticinco años.

Lo que pocos saben es que Espido es una prolífica mujer  que estudió canto y viajó con José Carreras por toda Europa en distintas giras.

Licenciada en Filología, cursó estudios de edición y publicación de textos.

Tras este primer premio publicó “Diabulus in música”, “Nos espera la noche”, “La chicadel pubis azul”, “La flor del norte”, “Llamadme Alejandra”, y su última novela “De la melancolía”, fue publicada en el pasado 2019.

Además de sus novelas, Espido ha publicado relatos y aparecido en distintas antologías y libros colectivos así como también ha publicado literatura infantil y ensayo.

Muy activa en redes sociales ha recibido premios por su difusión cultural y en 2018 recibió el Premio Letras del Mediterráneo en la categoría de novela histórica con el libro “El misterio del arca: una aventura en el Mare Nostrum”.

 

mujer - marujaMaruja Torres

Maruja Torres es escritora y periodista, ganadora de los premios Planeta y Nadal, articulista en distintos medios y corresponsal de guerra, cubriendo conflictos tan importantes como la guerra del Líbano.

Autora muy comprometida políticamente, comenzó a estudiar periodismo en 1964 y comenzó a colaborar en distintas publicaciones mucho antes incluso de conseguir el título.

Entre los años 1982 y 1984 trabajó para El País y TVE entrevistando a personas realmente influyentes a nivel internacional dentro del mundo de la cultura hasta que dejó este rotativo para comenzar su propia columna en Diario16, que pronto se convirtió en la más leída.

En 1989 cubrió para El País la invasión de Panamá y posteriormente la guerra de Israel desde el Líbano donde escribió su novela “Esperadme en el cielo”, galardonada con el Premio Nadal en 2009.

Entre sus novelas destacan “Ceguera de amor”, “Un calor tan cercano”, “Mientras vivimos”, Premio Planeta en el año 2000, “Hombres del lluvia”, “Amante en guerra”, “Sin entrañas” o “Diez veces siete”.

Uno de los libros que a mí personalmente más me gustan de Maruja Torres es “Amor América” un viaje sentimental y a mochila por América Latina que siempre recomiendo.

 

mujer - libro - almudenaAlmudena Grandes

Almudena Grandes es escritora, columnista, ha escrito relatos y también distintas obras infantiles y adaptaciones cinematográficas.

Su primera novela, “Las edades de Lulú”, le valió el premio La sonrisa vertical y fue adaptada al cine por Bigas Luna. En 1991 publicó “Te llamaré Viernes” y el 1994 “Malena es nombre de tango”, también llevada al cine.

A estas novelas le siguieron “Atlas de la geografía humana”, “Los aires difíciles” “Castillos de cartón”, las dos primera también llevadas al cine.

En 2010 con la novela “Inés y la alegría” inicia su serie de Episodios de una guerra interminable, a la que siguen otros títulos como “El lector de Julio Verne” “Las tres bodas de Manolita”, “Los pacientes del doctor García” y el último, “La madre de Frankesintein” publicado este mismo año

Cinco poemas de Ane Carson

mujer - persona - madurez

Ane Carson ha sido galardonada con el premio Princesa de Asturias a las letras 2020. Escritora, poeta y especialista en textos breves además de traductora y profesora de literatura clásica y comparada, esta canadiense  se caracteriza por un estilo personal difícil de catalogar. En sus letras, Carson, habla sobre la vida y se pregunta sobre ella de forma constante, dejando ver una intensa vida interior y espiritual.

Una autora casi desconocida en España cuyos libros costaba encontrar en librerías y cuyos editores han estado peleando para tratar de que sus letras llegaran al lector, hoy está siendo buscada en librerías y comienza a ser leída en nuestro país de forma más amplia. Para los que no la conocíamos, está siendo un buen descubrimiento.

Podrías

Si no eres la persona libre que quieres ser, busca un lugar donde puedas contar la verdad sobre ello.

Contar cómo te va con todo.

La franqueza es como una madeja que se produce a diario en el vientre, tiene que desenrollarse en algún lado.

Podrías susurrar de cara a un pozo.

Podrías escribir una carta y mantenerla guardada en la gaveta.

Podrías escribir una maldición en una cinta de plomo y enterrarla para que nadie la lea por mil años.

No se trata de encontrar un lector, se trata de contar.

Piensa en una persona de pie, sola en un cuarto.

La casa está en silencio. La persona lee un pedazo de papel.

No existe nada más. Todas sus venas se pasan al papel.

Toma la pluma y escribe en él unos signos que nadie más va a ver, le confiere así como una plusvalía, y todo lo remata con un gesto tan privado y preciso como su propio nombre.

Tres

Tres mujeres silenciosas en la mesa de la cocina.
La cocina de mi madre es oscura y pequeña pero del otro lado de la ventana
está el páramo, paralizado con hielo.
Se extiende hasta donde alcanza la vista

a lo largo de kilómetros planos hasta un cielo blanco sólido no iluminado.
Mamá y yo estamos masticando lechuga cuidadosamente.
El reloj de la pared de la cocina emite un bajo zumbido irregular que salta

una vez en el minuto justo de las doce.
Tengo a Emily pág. 216 abierta y apoyada sobre la azucarera
pero furtivamente estoy observando a mi madre.

Miles de preguntas chocan contra mis ojos desde adentro.
Mi madre está estudiando su lechuga.
Paso a la pág. 217.

“En mi fuga a través de la cocina tropecé con Hareton
quien ahorcaba una camada de cachorros
desde el respaldo de una silla en la puerta. . .”

Es como si a todas nos hubieran bajado dentro de una atmósfera de vidrio.
De tanto en tanto un comentario atraviesa el vidrio.
Impuestos en el lote de atrás. No es un buen melón,

falta para los melones.
La peluquera del pueblo encontró a Dios, cierra la tienda cada martes.
De nuevo hay ratones en el cajón de los repasadores.
Pequeñas bolitas. Mordieron

los bordes de las servilletas, si supieran
lo que cuestan las servilletas de papel hoy en día.
Esta noche llueve.

Mañana llueve.
Ese volcán en las Filipinas otra vez activo. Esa que no me acuerdo el nombre
Anderson se murió no Shirley no

la cantante de ópera. Negra.
Cáncer.
No estás comiendo tu guarnición, ¿no te gustan los pimientos?

Por la ventana puedo ver hojas muertas que atraviesan las tierras planas
y residuos de nieve herida por la mugre de los pinos.
En el centro del páramo

donde la tierra desciende hacia una depresión,
el hielo ha comenzado a abrirse.
Llegan aguas abiertas y negras

cuajadas como la ira. Mi madre habla repentinamente.
Esa psicoterapia no te está ayudando tanto, me parece.
No lo estás superando.

Mi madre tiene esa manera de resumir las cosas.
A ella nunca le había gustado Law
pero le gustaba la idea de que yo tuviera un hombre y que continuara con mi vida.

Pues él es de los que toman y tú de las que dan espero que funcione,
era todo lo que dijo después de haberlo conocido.
Dar y tomar eran sólo palabras para mí

en ese momento. Nunca antes había estado enamorada.
Era como una rueda que bajaba rodando una colina.
Pero temprano esta mañana mientras mamá dormía

y yo estaba abajo leyendo la parte de Cumbres Borrascosas
donde Heathcliff se aferra a la celosía durante la tormenta sollozando
¡Entra! ¡Entra! al fantasma del tesoro de su corazón,

caí de rodillas sobre la alfombra y también sollocé.
Ella sabe cómo ahorcar cachorros,
esa Emily.

No es como tomarse una aspirina, sabes, le respondo débilmente.
La Dra. Haw dice que el duelo es un proceso prolongado.
Ella frunce el ceño. ¿Y qué se logra

con todo ese remover el pasado?
Oh —extiendo las manos—
¡Yo me impongo! La miro directamente a los ojos.
Ella sonríe. Sí lo haces.

Su

Con el propósito de comparar, pongo aquí el texto de una maldición hallada en un listón de plomo

que mide 8 x 3 cm y está escrito de uno y otro lado y/enrollado y perforado por un clavo/y/

que fue desenterrado en Boecia; no tiene fecha conocida, quizá sea del siglo cuarto A. C.:

[lado A]

Me uno a Zois de Eretria esposa de Kabeiras ante la Tierra y Hermes a/su forma de comer su forma de beber su forma de dormir su risa su sexo su forma de tocar la lira su forma de entrar en una habitación su placer sus nalguitas sus ojos perspicaces   

[lado B]

y ante Hermes me uno a su andar sus palabras sus manos sus pies su malévola charla su alma entera a todo eso me uno

 

Yo

Oigo pequeños chasquidos dentro de mi sueño.

La noche gotea su taconeo de plata

espalda abajo.

A las cuatro. Me despierto. Pensando

en el hombre que

se marchó en septiembre.

Se llamaba Law.

Mi rostro en el espejo del baño

tiene manchas blancas en la parte baja.

Me enjuago la cara y vuelvo a la cama.

Mañana voy a ver a mi madre.

 

Ella

Vive sola en un brezal al norte.

Ella vive sola.

La primavera se abre como una cuchilla allí.

Yo viajo en trenes todo el día y llevo muchos libros –

unos para mi madre, algunos para mí

que incluyen Las obras completas de Emily Brontë.

Es mi autora favorita.

También mi principal temor, al que trato de enfrentarme.

Cada vez que visito a mi madre

siento que me convierto en Emily Brontë,

mi vida solitaria a mi alrededor como un páramo,

mi torpe cuerpo recortándose sobre los barrizales con una apariencia de transformación

que muere cuando atravieso la puerta de la cocina.

¿Qué cuerpo es ese, Emily, que nosotras necesitamos?

*Estos dos últimos poemas están traducidos por Alberto Acerete del poemario The Glass Essay de Anne Carson, para La tribu de Frida.

En 1998, Carson, peregrinó a Santiago de Compostela, llegando hasta Finisterre, lo que le inspiró para escribir parte de su poemario Tipos de agua: El camino de Santiago.

Hay una luz cenicienta y temerosa que cae en el fin del mundo. Hace que las fotografías sean lentas. Pero puedes ver el lugar incinerado y la hora inmensa. Los ojos buscan la costa. No hay viento. No hay sombras. Un evento plano se propaga como olas sobre toda la extensión del agua hacia la línea del horizonte. Quietos, como observadores, se quedan de pie, mirando, moviendo los labios. Comienzan a acercarse. Ahora exploran a mis espaldas, donde he caído al borde del agua, golpeteando ligeramente de un lado para otro con la fuerza de las olas. Ellos se agachan sobre mí. ¿Qué es lo que dicen? Quizás…no. Las palabras nunca sucedieron en mí.

Pero uno de ellos se agacha más cerca. El miedo me sacude. Como a veces sucede justo cuando estamos a punto de ser entregados. Tu acción es sencilla. Tomas mis patas y las cruzas sobre mi pecho: como una señal de que soy una que ha estado en la ciudad santa y ha probado sus aguas, sus tipos.

Los peregrinos eran personas que cargaban con poco.

Lo cargaban equilibrado en su corazón.

¡E ultreja e sus eja Deus adiuva nos!

4 distopías que debes leer

hombre - máscara - mascarilla - escafandra - máscara de gas

El subgénero literario conocido como distopía forma parte del género de ficción en el cual se reproducen historias, normalmente ambientadas en una época futura, donde los cambios sociales más drásticos han tenido lugar tras algún tipo de catástrofe de cualquier tipo, ya sea social o física.

En este subgénero abundan los temas sociales, caracterizados por la deshumanización, la tiranía, el cambio de valores o los desastres naturales, que empujan a la humanidad a una vida caótica y totalitaria.

Obviamente, distopía es antónimo de utopía, ese lugar y esa vida perfecta, paradisiaca, que toda alma noble sueña con alcanzar. Su contraposición será, por tanto, una sociedad y un modo de vida miserable, manejado por una élite totalitaria y sin valores de humanidad en el que la tecnología y los pensamientos totalitarios someten al ser humano.

Si hablamos de literatura, enseguida nos vienen a la mente libros como 1984 de Orwell, Un mundo feliz, de Huxley, El cuento de la criada de Atwood o La máquina del tiempo, de H.G. Wells, pero hay algunos más desconocidos que convendría repasar.

Atlas Shrugged. Ayn Rand

Ayn Rand crea una distopía en donde un gobierno totalitario extremadamente burocrático y corrupto, lleva a Estados Unidos al borde de la bancarrota y al colapso económico más extremo.

En la novela, un empresario ferroviario, ve cómo de forma continua su negocio se ve afectado por regulaciones y leyes arbitrarias contra las que tiene que luchar para intentar mantener su negocio.

En esta sociedad distópica, gobernada por corruptos que, desde el gobierno manipulan las leyes a conveniencia, solo hay dos opciones: la lucha sin cuartel o el abandono y el exilio.

El talón de hierro, Jack London

Jack London, el creador de Colmillo blanco o La llamada de lo salvaje, escribió esta distopía en 1907.

En ella profetiza el ascenso del fascismo en la mitad del siglo XX así como el ascenso de un capitalismo en decadencia que mutaba en un círculo dominante de individuos ricos que convierten en siervos a los agricultores y en esclavos a la clase obrera.

En él se relata también cómo esa plutocracia es capaz de victimizar a las personas de clase social más baja, vencer a los demócratas y manipular con el uso de conspiraciones y maniobras secretas.

Esta novela, alabada por el propio Orwell, defiende la importancia de la democracia y del pensamiento crítico ante el régimen fascista y totalitario.

Nosotros. Yeremy  Zamyatim

Este autor ruso estuvo censurado en la Unión Soviética de tal forma que este libro no llegó a publicarse allí  hasta 1988 aunque fue publicado por primera vez en 1920.

Esta novela distópica representa la vida en un estado único donde los ciudadanos están deshumanizados hasta el punto de carecer de nombre propio para ser identificados por números.

Según dicen,  esta novela fue fundamental para que Orwell escribiera 1984 y de ella se desprende muchas novelas distópicas  actuales.

La uniformidad de la población, las viviendas de cristal en donde son expuestas las vidas carentes de intimidad, las parejas sexuales impuestas o la procreación como una forma de aportar mano de obra a ese estado único, son varios modos de ejercer ese totalitarismo.

Los hijos de los hombres. P.D. James

Esta distopía es un poco más actual en el tiempo puesto que está escrita en 1992 y ambientada en 2021.

En esta novela, la población mundial es infértil y está envejecida. Un alcalde de Inglaterra realiza distintas regulaciones para evitar esa superpoblación de ancianos, entre la que se encuentra el suicidio “voluntario” de las personas mayores, inspecciones obligatorias de espermatozoides y óvulos femeninos así como un trato inhumano a los presos y a quien se le opone. En la novela se cuenta también el viaje al interior de la propia humanidad del protagonista en un intento de luchar y vivir de forma digna y humana a pesar de todo.

 

cartel - barcelona - cámara - zona vigilada

Lo impresionante de las distopías es que pueden hacerse realidad de alguna forma. Sin que nos demos cuenta, a medida que evoluciona la sociedad, en lugar de hacerlo havcía un lado más humano, se impone el pensamiento único,  la politización de toda vida, el estado no como un lugar de ciudadanía sino como una forma de gobierno que no vela por los ciudadanos y su bienestar sino por los intereses de una minoria cada vez más dominante y más individualista, con menos humanidad en sus valores.

El capitalismo exacerbado, el neoliberalismo en donde todo vale y todo tiene un precio, la forma en que las leyes dejan de proteger la naturaleza de forma en que esta puede explotarse para obtener beneficios, las fake news que arrasan en las nuevas tecnologías, las politicas de algunos paises ante la catastrofe del Covid-19… todo parece apuntar a que estamos viviendo de lleno en una distopía brutal.

Estamos inmersos en un pensamiento único en donde se trata de reescribir la historia olvidando los contextos históricos reales en donde se censuran peliculas o libros solo porque a alguien no le parece políticamente correcto. Las mentiras repetidas una y otra vez hasta que una gran parte d ela población las cree sin ponerlas en duda. El olvido de las teorias humanistas, de la filosofía que alienta el pensamiento libre y crítico, la exposición de nuestras vidas en redes sociales que son como las casas de cristal del libro de Zamyatin, el ascenso de la ultra derecha que escribeJack London, parece que ya están aquí, doblando la esquina de esta principio del siglo XXI, propagándose, cuando deberian ser desterrados de nuestra sociedad para siempre.

Si estos autores mostraban en sus distopías lo mas autoritario y lo más catastrófico parala humanidad, ver como vamos acercándonos a cada una de estas novelas, debería hacernos recapacitar hacía que tipo de mundo y de sociedad nos dirigimos.

Mujeres escritoras. María Lorente

 

chica - pizarra - pared - muroMaría Lorente Becerra comenzó a escribir relatos y poesías desde muy joven así como obras de teatro y guiones cinematográficos que ella misma dirigió y produjo.

Con tan solo 17 años recibió numerosos premios por su cortometraje “Las heridas lilas” aunque comenzó a la edad de 11 años a rodar su primera película.

En 2019 publica su primer poemario “Magia es lo que ves” y está terminando su primera novela así como reparando el estreno de una nueva obra de teatro.

“La poesía, a diferencia del teatro, el cine o la novela, requiere una mirada y una forma de estar en el mundo diferente, incluso extraordinaria”

 

Llegó la hora, dicen que llegó la hora.

Los árboles sonaron a melodías oscuras, como nacidas de sus raíces. Musgo. Palabra en barro. Huracán callado que no encuentra cauce.

Llegó la hora en la que los ángeles se postraron ante ti, desnudos, indómitos, vagabundos por la única flor.

Llegó la hora en la que ningún espejo jamás volvió a girarse. En la que los caleidoscopios serían cacerolas frías. En la que volverías a cantar «Hallelujah» y qué desgracia por su ausencia.

Llegó la hora en la que te diste cuenta de quien no eras. Llegó la hora pesada. La hora que esperabas. La hora que se arrastraba por todos los suelos de esta ciudad.

Llegó la hora que te Cubría. El tiempo que te Cubría.
Llegó la hora del desierto, del destierro, donde las hojas caerían como piedras de metal. Llegó la hora del recuerdo.

En donde lo veías a él y te veías a ti. Y te veías a ti en él y a él en ti. Llegó la hora en la que ¡no supiste qué decir!
¡En donde no reconociste a nadie!

Llegó la hora en la que cantaste por las calles Leonard Cohen, Pink Floyd, ¡y qué suerte la nuestra! Llegó la hora en la que todo aquel ahora ya se iba. Se escurría como lava de sangre por las alcantarillas. Y tú llorabas y la recogías.

Llegó la hora en la que preferiste encontrar una moneda falsa, un recuerdo, una carta. Algo que te hiciera vibrar como antes, en la ficción de lo vivido. Preferías la ficción de lo vivido a lo real de tu vida.

Y escribías y leías a Virginia Woolf y declarabas tu amor por todas las cosas, por las sombras un día herejes de tu imperio de silencio.

¡Llegó la hora en la que todo eso y más se quebró!
Y el espacio y los orbes y tú declinando en ti y ella declinando en ella.

Llegó la hora en la que sangraste tu propia muerte.

O tal fuera un incendio, una lágrima en llamas, consumiéndose por el amor a la vida.

Puedes leer aquí un extracto de su poemario Es magia lo que ves

Los libros de novela romántica del mes de marzo

Este mes de marzo viene cargadito de novedades literarias y con unas ediciones, además, muy esperadas.

Como cada mes te hago un repaso de las principales novelas románticas publicadas por mis compañeras y te dejo los enlaces en donde podrás adquirir sus libros.

 

flores - hojas - verde

Sinopsis.

Noviembre 1999. Londres. Emma lleva una existencia triste y anodina desde la muerte de sus padres, pero cuando la tragedia la golpea de nuevo, decide dar un giro a su vida y empezar de nuevo en Wellington, la ciudad más feliz del mundo.

Allí conoce a David, el misterioso dueño de una pequeña cafetería, que le ayudará a instalarse, aunque también esconde muchas cicatrices que lo atormentan.

¿Serán capaces Emma y David de dejar atrás los fantasmas del pasado y concederse una nueva oportunidad?

Puedes encontrar el libro en este enlace

 

chica - chico - leer - libro

 

Sinopsis.

Salí huyendo hace años del pueblo donde crecí para buscar mi sueño de ser escritora en la ciudad. Después de tanto tiempo, me veo obligada a volver y encontrarme con mi pasado, incluido Álvaro, el amor de mi infancia, el que me ignoró durante toda mi existencia por la simple razón de llevar siempre un libro bajo el brazo.

Ahora hemos crecido, somos adultos y al menos por unos minutos nos vemos tal como somos.

¿Por qué privarme de lo que no pudo ser en la infancia? Total, voy a volver a la ciudad…

 

 

chico - chica - beso - ciudad - abrazo

Sinopsis.

Ivy Anderson no es capaz de olvidar el pasado, por eso ha evitado todo lo que ha podido a Rhys Byrne, la persona que más la ha humillado en toda su vida.

No obstante, el destino y una campaña publicitaria los pondrán de nuevo frente a frente. Lo que ninguno de los dos sabe es lo que piensa el otro realmente, tan solo suponen, pero ¿qué sucede cuando los cimientos de esos supuestos que sustentan su odio son falsos y equivocados?

Dos personas excepcionales con una vida repleta de éxitos y una cuenta pendiente común: el amor.

Encontrarás el libro en este enlace

 

 

chico - chica - espalda - camisa

Sinopsis.

Patricia es una mujer segura de sí misma que disfruta del sexo sin complicaciones. Lo ha decidido así tras quedarse viuda, no quiere complicaciones ni relaciones sentimentales, solo evadirse de su realidad practicando sexo con hombres o mujeres en un club de intercambio de parejas. Tiene una regla que cumple siempre: nunca repite con el mismo hombre. No quiere malos entendidos ni falsas esperanzas. No quiere enamorarse ni siente esa necesidad.
En uno de sus encuentros se topa por casualidad con un hombre de profunda voz que le hará tambalear todo su universo. Mikel, un empresario vasco que con sus juegos ardientes hará que Patricia recupere sensaciones olvidadas. Sus encuentros son morbosos y sensuales. Todo lo que él la pide ella lo acata sin problema.
Patricia rompe sus barreras para comenzar una nueva historia personal, sin embargo, todos guardan secretos, secretos que antes o después harán tambalear una historia. ¿Podrán sobrevivir a todas las adversidades y continuar juntos?

Encontrarás el libro en este enlace

 

lobo - chica - cohete - lunaSinopsis.

Me llamo Ágata Cristi, pues el día en que nací mi padre se tomó un par de… aguas con misterio. Dicen que tengo un genio que si ardo no me apaga ni un parque de bomberos entero. Cuanto me ha sucedido en la vida ha conseguido que odie el amor y todo lo que lo rodea, por eso me convertí en escritora de thrillers sangrientos. Mi lema: «El amor te hace débil».

En la actualidad trabajo en una editorial en la que mi mayor rival es un fantasma; sí, sí, un fantasma de manera literal, pero no precisamente de los del más allá. Éste, por desgracia, está muy acá, aunque nadie sabe de quién se trata en realidad, sólo que se hace llamar Eygon Black y que le fascina dar vida a mujeres frágiles y desvalidas necesitadas de caballeros que las salven. Su lema: «El amor te hace más fuerte».

Lo peor es que dicho majadero se ha propuesto hacerme caer en sus infames redes tejidas con corazones, ¡pero lo lleva claro!, porque yo paso de príncipes que te prometen la luna; lo que yo quiero es un lobo que me haga ver las estrellas.

puedes adquirir el libro desde este enlace

 

chico - pareja - corbata - traje - ciudad

 

 

Sinopsis

La vida da muchas vueltas, algunas imprevisibles.
Puede convertir a un hombre sencillo como Roberto, en un gran mentiroso, bajo el disfraz de un caballero enigmático y muy sexy.
O transformar la insulsa vida de una periodista como Carla, frustrada por un odioso trabajo en el que no la valoran, en su divertido y carismático alter ego.
En el Londres menos conocido y más íntimo, dos personas se encontrarán para disfrutar de la aventura más excitante de sus vidas.
¿Serán igual de valientes para revelar su verdadero corazón?

Desde este enlace puedes adquirir el libro

 

chico - gafas - corazón

Sinopsis

Gideon no es solo el nuevo docente de Selene, también es tipo más sexy y brillante que nunca ha conocido y vaya forma de conocerse… Te pondré en situación: de noche, con alguna copa de más y en un bar de motoristas donde todo acaba a bandazo limpio. Claro que aquello fue mucho antes de saber que volverían a encontrarse en el Prescott College como profesor y alumna.
Desde ese momento, las fuerzas naturales de la atracción y la repulsión juegan con ellos.
La normativa de la universidad prohíbe las relaciones entre el profesorado y sus estudiantes. Gideon necesita ese trabajo para dar una estabilidad a su vida que lleva largo tiempo buscando, y Selene aún no ha encontrado su sitio; sin embargo, entre ambos saltan tantas chispas que solo con las miradas del uno sobre el otro podrían iluminar el espacio exterior.
¿Crees que no es suficiente lío? Pues espera, porque a todo esto se le une el novio o mejor dicho exnovio de Selene abandonándola por su mejor amiga, un mariscal macizo que debe hacer penitencia, el extraño suicidio de la antigua profesora de filosofía que Selene descubre, cuatro hermanos muy peculiares, una compañera deslenguada y muchas, muchas situaciones comprometidas con déficit de vestuario.

Desde la página de autora podrás encontrar todos sus libros

 

pareja - amanecer - mar

Sinopsis

Hay veces que necesitas parar un momento y mirar atrás; reconocerte frente al espejo, hacer las paces contigo, decir que todo va a estar bien.A veces necesitas reencontrarte con tu pasado, con tus raíces y descubrir dónde fallaste. Huir para sanarte. Alejarte para luego volver.Lúa necesita distancia y tiempo. Pero Yuhi no está dispuesto a renunciar a su destino.
Nuevos proyectos harán tambalear la vida de nuestra Luna y también a nuestro Sol.
Nuevas etapas, nuevos comienzos, nuevas oportunidades… que harán que todos los planetas del universo encuentren por fin su lugar.

Puedes adquirlo en este enlace

 

 

 

Mujeres escritoras. Acercamiento a la poesía de Guisela López

guisela lopez - nina peña

Guisela López es una poeta guatemalteca licenciada en Ciencias de la Comunicación y especialista en Estudios de Género por la Universidad Autónoma de México. Fundadora y coordinadora de múltiples programas y seminarios sobre feminismo, investigadora, docente, y escritora incansable. Su compromiso queda patente en sus poemas y trabajos que versan sobre feminismo, cultura e identidades culturales como la indígena.

Bibliografía: En Busca del amanecer (1976), Canto Nuevo (1980), Brujas (2006), Postales de Ciudad (2010), Mujer de nueva cuenta, Nueva mirada, Versos del desamor, Erótica de mar (2011) y Voces urgentes (2012).

“Presentes”
Llegamos aquí presurosas…
Hemos venido,
convocadas por un sueño.
Las mujeres
recorremos las plazas del mundo
desplegando palabras.

Hemos llegado de todas partes
unas tristes,
otras alegres
algunas rotas.
Trazando arcoiris
con nuestros colores de piel,
constelaciones
con nuestras miradas.
Nos encontramos
proclamando la soberanía de nuestros cuerpos,
defendiendo la libertad de nuestros pasos.
Haciendo resonar nuestra voz.
de continente a continente.
Transgrediendo mandatos,
construyendo metáforas amables
con la fuerza de nuestros deseos.

Enlazándonos,
más allá de nuestra edad
y nuestras nacionalidades.
Acarreando esperanzas
en la desesperanza.
Tejiendo redes,
laboriosas arañas.
Construyendo ciudadanía
centímetro a centímetro.

Transformando la realidad
con nuestros caminares,
incursionando el viento
vestidas de cometas,
despeinadas de flores,
deliberadas,
presentes,
en esta marcha por la vida.

 

Es necesario

Es necesario
revertir el hechizo.

Ese
que borra a las mujeres
de los libros de historia,
de las esferas de poder,
de las antologías.

Ese
que las encierra
entre cuatro paredes
con solo
colocarles un anillo.

 

Tenemos que cambiar este tiempo

Tenemos que cambiar este tiempo
de inseguridad y pesadillas.
Este recuento de violencias.
Es urgente y necesario
clausurar los archivos del miedo.
Exigir que se respete en todas partes,
nuestro derecho a ser: Humanas.

 

“Ni una más”
I
Cuando roban
los sueños a la vida
el cielo se encapota,
los mares
se desbordan de sal
se resquebrajan,
amarga
suma de lágrimas.
II
No cabe tanto dolor en la palabra.
Desbordan el silencio
las sonrisas truncadas,
los besos sin florecer
las promesas…
barriletes sin hilo
derivando en el viento.
III
Cuántas historias rotas,
peces sobre el asfalto.
Publicidad

Memorias
de mañanas con sol,
de vestidos de domingo y labiales rosa,
de zapatillas de baile y muñecas de trapo,
de corazones de San Valentín
y pasteles de cumpleaños.
IV
“Porque tus ojos son cielo de la tarde”
“Porque tus manos son pájaros ansiosos”
“Porque tu pelo es río
y tus pasos…
huellas de luna sobre el césped”
Lolita ili tina
Lety sole ana
Tere cesi ale
Sus nombres tapizando la ciudad con gritos
con margaritas pisoteadas
con poemas muertos
antes de extender las alas.
No podemos cerrar los ojos al terror
su laberinto podría devorarnos.
Para contener esta sombra que se cierne
sumemos nuestra voz a la palabra,
hagamos pactos de amor,
treguas de dudas,
que no falten rosas
ni versos,
ni canciones.
Seamos intolerantes al silencio,
para que
ni una más
sea despojada de abril,
del viento
y de la lluvia.

Mujeres escritoras. Cinco poemas de Alejandra Pizarnik.

alejandra pizarnik - nina peña - poemas - poetas

De nuevo quiero compartir unos poemas de Alejandra Pizarnik, una mujer que inspira.

Lee aquí más poemas de Alejandra Pizarnik

A LA ESPERA DE LA OSCURIDAD

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos

 

SALVACIÓN

Se fuga la isla
Y la muchacha vuelve a escalar el viento
y a descubrir la muerte del pájaro profeta
Ahora
es el fuego sometido
Ahora
es la carne
la hoja
la piedra
perdidos en la fuente del tormento
como el navegante en el horror de la civilización
que purifica la caída de la noche
Ahora
la muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

 

LA ÚLTIMA INOCENCIA

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!

 

FORMAS

no sé si pájaro o jaula
mano asesina
o joven muerta jadeando en la gran garganta oscura
o silenciosa
pero tal vez oral como una fuente
tal vez juglar
o princesa en la torre más alta.

 

EL DESPERTAR

a León Ostrov

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay mounstros
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Còmo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

 

Te ha gustado mucho, ¿verdad? pues aquí puedes adquirir su obra completa  

Mujeres escritoras. Ernestina de Champurcín

Esta es la segunda entrada que hago sobre esta poeta, pero creo que realmente vale la pena volverla a traer al blog, descubrir unos pocos poemas más y leer de nuevo sus poesía tranquila y triste, tan vital como la misma vida.  Creo que todo lo que hagamos por recuperar a estas poetas y escritoras que trataron de olvidar y que cubrieron con 40 años de ostracismo, es poco.

Os dejo aquí la entrada anterior con su biografía.

https://ninapenya.wordpress.com/2019/04/21/ernestina-de-champourcin/
ernestina champourcin - nina peña - poemas

Amor a cada instante

Amor de cada instante…
duro amor sin delicias: cadena cruz, cilicio,
gloria ausente, esperada,
gozo y tortura a un tiempo;
realidad de los siglos, gracias por ser y estar
en el nunca y el siempre.
Pues , mi ejercicio, ahora, es amarte en la ausencia,
y aferrarme a esta nada porque también es tuya
y beber ese polvo de soledad y vacío
que es Tu don del momento y Tu clara promesa.
Y por eso me obstino contra lo más cercano,
huyendo de lo fácil -metal a flor de agua-,
por Ti también me acojo a lo que nadie sabe.
Y así voy caminando por este desconcierto
oscuro y luminoso, por este amor amargo,
veteado de gloria…

 

Amor

Puliré mi belleza con los garfios del viento.
Seré tuya sin forma, hecha polvo de aire,
diluida en un cielo de planos invisibles.
Para ti quiero, amado, la posesión sin cuerpo,
el delirio gozoso de sentir que tu abrazo
solo ciñe rosales de pura eternidad.
Nunca podrás tenerme sin abrir tu deseo
sobre la desnudez que sella lo inefable,
ni encontrarás mis labios
mientras algo concreto enraíce tu amor…
¡Que tus manos inútiles acaricien estrellas!
No entorpezcan besándome la fuga de mi cuerpo.
¡Seré tuya en la piel hecha fuego de sol.

 

Ambición

¡Quisiera ser viento!
Ráfaga tendida
que arrastra en su beso
el polvo y la nube,
la rosa, el lucero…
-No brisa apacible
que finge despechos
y siembra caricias-.
Yo quiero ser fuego,
volcán de aire rojo
que incendie el secreto
de todas las ramas
y todos los pechos;
aquilón desnudo,
huracán de acero,
fragua donde forjan
su actitud los cuerpos.
¡Cuando voy a ti,
quisiera ser viento
para arrebatarte
más allá del cielo!

 

Huida

Inercia de la muerte. ¡Qué distancia
me aleja ya, segura, de lo humano!
Aquella rosa que murió en mi mano
será pronto recuerdo de fragancia.
Silencio de silencios. En mi estancia
diluye su perfil lo cotidiano
y retorna sin hieles a su arcano
esa amargura que la vida escancia.
Nada será de todo lo que ha sido.
Voy a ofrecer al sello del olvido
mis párpados febriles y mis labios
que inmoviliza el rictus de lo eterno.
¡Quiero escapar indemne del infierno
que arde en la trama de tus besos sabios!

 

Solo allí

Tú no sabes qué lejos.
¡Nadie sabe qué lejos!
Encima de las nubes, detrás de las estrellas,
al fondo del abismo en que se arroja el día,
sobre el monte invisible donde duerme la luz.
Sólo allí podrá ser. Sólo allí tocaremos
la verdad que tortura nuestras frentes selladas.
Sólo allí se abrirán como flores de aurora
aquellas lentas noches de amor en desvarío.
Nuestras manos lo piden tendidas al espacio
en un sordo anhelar que no engendra clamores,
nuestras plantas lo exigen tercamente aferradas
a las huellas que el viento indómito destroza.
El horizonte huye robando a cada hora
la secreta delicia que presagia el milagro.
Hay briznas de prodigio en todos los instantes
y el mundo, ciego, arde con vibración de altar.
Arrodilla tu fuerza. No hay glorias presentidas.
Palpita en certidumbre la carne de los sueños.
Si acunas la belleza que tu fervor concibe
florecerá en tu muerte su exacta encarnación.