Archivo de la categoría: Palabras que sanan. Grafoterapia.

Palabras que sanan. Cita.

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas - palabras

Según la teoría catártica de Aristóteles, el valor terapéutico de la poesía reside en su poder de estimular y descargar la fuerza emocional de una manera segura, a través de pasiones como el miedo, la piedad o el fervor religioso, con menos probabilidades de un desequilibrio de la razón.

A través de la poesía, muchas personas han logrado describir sus experiencias y sentimientos de una manera profunda. Consecuentemente, otras personas, al leer esos poemas pueden verse reflejados en ellos o relacionarse con el contendido creando un sentimiento de alivio, según establecen los expertos.

 

 “Una bien seleccionada antología es un dispensario completo de medicina contra los trastornos mentales más comunes, pudiendo emplearse lo mismo para prevenirlos que para curarlos”.

Robert Graves

 

Anuncios

Taller de palabras.

terapia - palabras - grafología - arquetipos - poesia

Os comenté que este libro, Palabras que sanan, era un libro vivo, que seguía expandiéndose y creciendo… bueno, pues os presento una nueva forma de crecer.

He abierto la inscripción a unos talleres donde la palabra es terapia. En ellos pondremos en práctica todas las pautas marcadas en grafología, viajaremos a nuestro lado inconsciente haciendo aflorar esas imágenes que vamos guardando en modo de palabras, y aprenderemos a escribir desde un punto de vista holístico, teniendo en cuenta no solo aquello que somos y queremos expresar, sino también todo cuanto nos rodea, todo cuanto pensamos o sentimos, a estar en armonía con nuestro medio.

De momento las inscripciones estás abiertas en Castellón y Villarreal, pero si estás interesado en venir o en promover un taller solo tienes que escribirme un correo.

 

Palabras que sanan. Un libro vivo

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas - palabras

Con la publicación de Palabras que sanan, culminan unos meses de arduo trabajo de investigación y estudio, pero este no es un libro que haya terminado de escribirse, más bien al contrario, es un libro que va a seguir expandiéndose y creciendo a medida que yo también lo haga.

Mi intención es seguir recopilando datos, estudiando e investigando el mundo de la palabra porque es realmente fascinante el poder que esta tiene.

La comunicación es realmente maravillosa.

La conexión entre personas, el fluir de las ideas, poder compartir emociones y sentimientos, comunicar con una perfecta oratoria, crear vínculos y crecer con todo ello, es algo que, a mi parecer, no está valorado.

Quedan  muchas cosas en el tintero, mucho por contar y por aprender así que este libro nace con la sana intención de seguir creciendo.

Si adquieres el libro en Kindle posiblemente en unos meses recibas alguna actualización porque hay temas en los que quiero profundizar y además hay datos que también quiero aportar, gráficos, terapias…

Por otro lado mi intención es hacer talleres, interactuar con el libro, poner en práctica los ejercicios que os recomiendo y comenzar a escribir con todos vosotros.

Si estáis interesados en promover o participar de estos talleres o jornadas, no dudéis en  poneros en contacto conmigo.

Como veis, el libro acaba de nacer, pero le falta crecer y eso es algo que poco a poco irá haciendo. Y nosotros con él, esa es la mejor parte.

Palabras que sanan. Introducción

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas - palabras

Hace tan solo unos meses, mientras escribía una de mis novelas, me di cuenta de que estaba completamente bloqueada.

Eso es uno de los dos traumas más grandes para cualquier autor. El famosísimo bloqueo. Al mismo tiempo mi cabeza bullía en argumentos, en vivencias, en personajes para un nuevo libro que, por supuesto, aún no está escrito, pero que ya tomaba forma.

Segundo trauma, el también famoso reto del folio en blanco.

Tenía un mes entero de tiempo por delante ya que estaba convaleciente de un pequeño accidente doméstico, con lo cual, me frotaba las manos ante el tiempo extra para escribir y para seguir documentándome con vistas al libro.

No exagero si os cuento que llevo casi dos años documentándome para él, viendo reportajes, leyendo, estudiando, viendo documentales en Youtube, asistiendo a conferencias…

Sin embargo, ante tanto tiempo y con cinco capítulos ya escritos comencé a darme cuenta de que lo estaba haciendo mal, algo no funcionaba y lo peor de todo era que no sabía qué.

El mes se pasó volando entre médicos, partes de baja, más documentales y más lecturas. Me forzaba a escribir pero las palabras no me salían.

Lo aconsejable en estos casos, según dicen es tomar distancia, ver el libro con perspectiva, desde otro ángulo o punto de vista, cambiar el narrador o simplemente, dejarlo reposar. Ocuparte de otras cosas y volver al libro tras un tiempo de distancia.

Nada funcionó.

La frustración era un sentimiento que me ocupaba por entero.

¿Cómo podía haber echado un mes de tiempo libre a la basura de esa forma tan improductiva?

La desesperación, y os juro que la sensación es desesperante, me llevó a escribir un email a dos de mis amigas que siempre me ayudan en los textos, mis correctoras y consejeras, pidiéndoles auxilio.

Les conté lo que me ocurría, la sensación de frustración que no podía quitarme de encima, los fallos que yo creía que tenía el libro, lo que quería hacer, lo que quería contar, lo que me preocupaba contar ante todo… les mandé el manuscrito de los cinco escasos capítulos que tenia escritos y en cuanto envié el correo se hizo la luz.

Al escribirles a ellas me di cuenta de dónde estaba el fallo y era una simple muda temporal.

Quizá soy de ese tipo de personas que necesita verlo todo por escrito para conocerse mejor o para recapacitar, pero lo cierto es que escribirles me resultó terapéutico.

Esa idea, la de escribir para sacar todo lo que una lleva dentro, se me quedó en la cabeza. Me resultaba extraño, a mí, que tanto utilizo las palabras, que el simple hecho de poner ms pensamientos por escrito me hubiera ayudado tanto y de una forma tan inesperada.

Para mi escribir es un modo de comunicar, de contar aquello que me interesa y que creo que debe ser contado, pero la idea de comunicarme conmigo misma fue un descubrimiento.

O más bien redescubrimiento.

De pequeña (y no tan pequeña) llevaba un diario con mis vivencias en el que hablaba de mis sentimientos, de mis sueños y de todas aquellas cosas que son importantes a esa edad. Al crecer, dejé de hacerlo. Dejé de escribir diarios porque me parecía algo infantil, pueril quizá, intranscendente.

No sé si mi sueño de ser escritora viene de escribir aquellos diarios o si bien los diarios ya eran una forma de vocación temprana de autora.

Sea como fuere, al crecer y mantener ese sueño de escribir, de publicar libros, de comunicarme, dejé de darle importancia a la intimidad y comencé a dejarme llevar por la vanidad y el ego, como la mayoría de autores.

Este hecho de sentirme bloqueada, de tener el reto de comenzar algo nuevo desechando aquello que creía que estaba mal junto al hecho de comenzar a publicar mis primeras novelas, me ha hecho plantearme varias cuestiones.

¿Por qué escribo? ¿Para qué quiero ser escritora?

Me di cuenta de que escribir es un acto de comunicación pero también de conocimiento propio.

Al escribir reflejamos nuestras vivencias, nuestros sueños, nuestros ideales, nuestra forma de ser. No podemos tomar una distancia total de la trama o de los personajes, siempre hay una impronta nuestra en cada una de las obras que acometemos. Y al mismo tiempo, verme privada de ese fluir de palabras y recuperarlo, me hizo pensar que la escritura tiene bastante más de terapéutico que el simple hecho de escribir.

Comencé a indagar en el tema, en cómo las palabras tienen vida propia y significados ocultos que nosotros podemos ir desentrañando al juntarlas para contar una historia, un relato, un cuento.

Me di cuenta también de que debía abandonar mi ego, comenzar a ser aquello que de verdad quiero ser sin imposiciones y sin obligaciones. He revisado mi vocabulario para separar la palabra ventas de la palabra éxito o la palabra reconocimiento de la palabra superación, y también sé que en ese aprendizaje, en esos momentos en que escribía pensando que jamás vería mis libros publicados, he ido creciendo como persona.

La palabra está viva solo cuando sirve para comunicar.

El mundo está lleno de palabras huecas que no dicen nada y que todo el mundo escucha.

Las estanterías están llenas de un conocimiento que va más allá de lo pedagógico o lo académico, y también de cientos de libros que nos pueden entretener pero que no nos dejarán un poso, una emoción, porque están escritos solo para tener resultados de ventas y a los que se les olvidó poner el alma en ellos.

A veces las historias más simples son las más profundas.

A veces las más complejas se quedan en la superficie.

En ciertas ocasiones los que hablan son los espacios en blanco y las entrelíneas y los personajes, que tienen un diálogo propio, no dicen absolutamente nada.

No es fácil entender estos conceptos y menos aún aplicarlos a una novela porque quizá la acción del libro debe continuar siempre.

Muchas veces un libro, una historia, solo nos entretiene y eso ya es mucho, de hecho, puede ser muy difícil lograrlo.

A mí, tras esta experiencia, se me ocurrió recopilar todo aquello que fui buscando y encontrando en mis indagaciones, reunir mis propias conclusiones y contároslo en un libro sencillo de próxima publicación, una especie de cuaderno donde la palabra es la protagonista absoluta y la acción es ese viaje interior que podemos emprender si decidimos escribir para que las palabras nos sanen, para que nos ayuden a comprendernos y a dar luz a aquellos rincones oscuros de nuestra alma o de nuestro inconsciente.

No me cabe duda de que la palabra sana, y no me refiero al bíblico “Lázaro ¡levántate y anda!” pero al mismo tiempo puede ser algo similar. Siéntate y escribe.

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas - palabras

 

Puedes encontrar este libro en;

https://www.amazon.es/dp/B06XK27SP7/ref=sr_1_3?s=books&ie=UTF8&qid=1489356375&sr=1-3&keywords=palabras+que+sanan

 

Palabras que sanan. Cita.

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas

 

“En el diccionario hay cadáveres de palabras, no palabras. En el diccionario está la sombra de la palabra. Y al cerrar el diccionario comienza la rebelión de la palabra, la danza de la palabra, la abertura infinita de la palabra. Por ello no se ha de buscar en el diccionario aquello que no se ha buscado en la vida. No se ha de encontrar en el diccionario aquello que no se ha encontrado en la vida”

– Skliar 2005 p.41-

 

Puedes encontrar mi libro en;

Palabras que sanan.

nina peña - palabras que sanan - poesia - terapias alternativas

La palabra como terapia.

El arte es uno de los medios más favorables por los que se logra desnudar el alma y hacer que afloren los sentimientos y las sensaciones que a veces ni nosotros mismos conocemos.

A veces, un cuadro, una música o un poema, despierta en nosotros una reacción íntima que, tal vez, irá ligada a algo que pueda tener un significado en nuestro inconsciente.

En otras ocasiones puede despertar sentimientos o emociones que no afloran fácilmente porque, en el medio en que nos desenvolvemos estamos acostumbrados a ocultar.

Los poemas, al hablar de sentimientos y de emociones, son un arma con la cual resolver aquellos problemas o trastornos emocionales, haciendo afluir al exterior todo aquello que de forma inconsciente vamos guardando.

Las palabras pueden ser entonces un puente entre nuestras emociones y nuestra realidad.

Una forma de conocernos a nosotros mismos, de hacer ejercicios de introspección a través de los vocablos que vamos usando y de los conceptos que, inconscientemente, ponemos sobre el papel.

nina peña palabras que sanan - poesia - terapias alternativas

Beneficios.

 – Exploración de nuestros sentimientos.

– Exploración de nuestras emociones.

– Exploración de nuestros recuerdos y recovecos de la memoria.

– Apreciación del significado de ciertos arquetipos que pueden tener un sentido concreto en nuestro inconsciente.

– Localización de un momento y de una sensación de relajación que puede ayudarnos, posteriormente, a la toma de decisiones.

– Mejora nuestra forma de comunicarnos y relacionarnos con el medio que nos rodea.

– Activa la creatividad.

– Conocimiento del propio yo.

– Mejora las habilidades cognitivas. (Comprensión, memoria, pensamiento, percepción, atención, lenguaje, orientación, praxis, razonamiento, metacognición)

– Logramos una mayor flexibilidad mental, por lo tanto, desarrollamos una mayor habilidad para adaptar conductas y pensamientos a distintas situaciones en las que nos encontramos y aprendemos a desarrollar estrategias para resolver problemas.

Puedes encontrar este libro en:

https://www.amazon.es/dp/B06XK27SP7/ref=sr_1_3?s=books&ie=UTF8&qid=1489356375&sr=1-3&keywords=palabras+que+sanan