Archivo de la etiqueta: 8 de marzo

Victoria Woodhull. La primera mujer candidata al presidenta en Estados Unidos.

nina peña - mujeres - feminismo - victoria wooddhull

 

Woodhull nació en 1838 en Homer, Ohio, en el seno de una familia de clase baja. Su madre era vidente y su padre se dedicaba a la venta itinerante de medicinas milagrosas. A los 15 años contrajo matrimonio con el médico Canning Woodhull, con el que tuvo dos hijos.

Acabó divorciándose en 1864. A raíz de esta experiencia se convirtió en firme defensora del amor libre, y comenzó a interesarse por las ideas del pensador socialista francés Charles Fourier, que pregonaba la libertad en materia sexual. Woodhull no sólo defendió las relaciones libres entre hombres y mujeres sino que escandalizó a la sociedad de su tiempo con su propio comportamiento -el divorcio no estaba penado legalmente, pero sí socialmente-, hasta el punto de algunas malas lenguas llegaron a asegurar que ejercía la prostitución.
En 1866 volvía a casarse, esta vez con el coronel James Harvey Blood, quien también se había divorciado de su primera esposa. Este segundo matrimonio duró oficialmente diez años, aunque Victoria tuvo entre medias una relación con el anarquista Benjamin Tucker. Tras casarse con Blood, la pareja se mudó a Nueva York, donde Victoria y su hermana, Tennessee Claflin, conocieron al magnate de los negocios Cornelius Vanderbilt, que las respaldó para que fundaran Woodhull, Claflin and Company. Se convirtieron así en las primeras mujeres corredoras de bolsa de Wall Street. El New York Herald las apodó “las reinas de las finanzas”.
Con las ganancias que obtuvieron, las hermanas fundaron en 1870 el semanario Woodhull and Claflin’s Weekly, convirtiéndose también en las primeras mujeres editoras de un periódico.

Utilizaron la publicación para defender los derechos de la mujer. Victoria Woodhull predicó que “la libertad sexual es para todos, la libertad de los monógamos de practicar la monogamia, y la de los que eligen múltiples parejas de tenerlas”. No solo abogaron por la libertad sexual, también dejaron claras sus ideas en materia política al publicar la primera traducción al inglés del ‘Manifiesto Comunista’ de Marx.

Su papel como representante de los movimientos sociales por los derechos de la mujer fue muy potente, y a principios de la década de 1870, Victoria asistió en Washington a un encuentro de la ‘Asociación para el Sufragio Femenino’ (NWSA). Allí pronunció un discurso en favor del derecho al voto femenino. Al año siguiente fue elegida candidata a la presidencia por el Partido por la Igualdad de Derechos. Compitió contra el general Ulysses S. Grant, candidato republicano, y el demócrata Horace Greeley.

La candidatura de Woodhull fue duramente criticada y los medios la apodaron Señora Satán por su apoyo a la libertad sexual y el amor libre pero se convirtió, de esa manera en la primera mujer candidata a las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

07/11/2016 • Marina Segovia

Podéis leer la entrada completa en la web Mujeres a seguir:  http://www.mujeresaseguir.com/social/noticia/1101944048615/hillary-no-es-la-primera-victoria-woodhull-ya-fue-candidata-a-la-presidencia-hace-mas-de-un-siglo.1.html

nina peña - feminismo - mujeres - victoria woodhull

 

Anuncios

Alice Guy, la primera cineasta de la historia

En primer lugar quiero hablaros de un blog recién descubierto para mí, pero que ya tiene una larga andadura y muy buenos artículos en su haber, se trata de Mamitech, un blog especializado en mujeres y tecnología, dedicado especialmente a madres, y que todos los meses dedica un espacio a los logros científicos o tecnológicos de una mujer, dirigido por Ángela S. Aragón y perteneciente a la empresa blogs family de Maria José Cayuela,

Ella me ha dado permiso para que pueda compartir este artículo sobre Alice Guy, la primera mujer cineasta de la historia.

Os dejo un enlace para que podáis leer el contenido íntegro y leer más artículos, todos tan interesantes como este.

http://mamitech.com/mujeres-y-cine-alice-guy-la-primera-cineasta-de-la-historia/

nina peña - mujeres - feminismo - alice guy

Alice nació en Francia en 1873, pero vivió también en Chile y Suiza. Sus padres eran editores, y no tenían miedo a viajar por el mundo. Así, los libros y la ficción era parte esencial de su entorno, tan natural como comer, beber, hablar o abrazar. Con todo ese bagaje en las entrañas, hizo un curso de secretariado que la llevó a la Compañía General de Fotografía.
Su jefe, Léon Gaumont, le pidió que lo acompañase a una de las proyecciones privadas que los Lumière organizaban. Estos querían que las personalidades más influyentes supieran lo que era capaz de hacer su cinematógrafo: inmortalizar la vida real.

Como diríamos hoy, el evento fue todo un éxito. Gaumont se quedó estupefacto ante la máquina, peo la reacción de Alice Guy fue diferente. Esta se dio cuenta de que el aparato podía convertirse en algo mucho más importante. Lo vio al instante: gracias al cinematógrafo, podrían contarse un sinfín de historias de ficción.

No dudó en hablar de sus conclusiones. La misma noche y en el mismo recinto, se lo contó a su jefe. Incluso, y lo que es más importante, le pidió que se hiciera con uno para que ella pudiera demostrarle el potencial de la máquina. Tras la insistencia de Alice Guy, Gaumont aceptó, a condición de que aquella intuición no la distrajera de su palabra.
Alice Guy: de secretaria a cineasta
Tan insistente fue con su jefe como con el compromiso adquirido.

Tardo todo un año, pero lo consiguió. Alice Guy fue la primera cineasta de la historia, gracias a El hada de los repollos. Una película de un minuto, donde se recreaba la creencia tradicional francesa, en la que se explica el origen de los niños y las niñas. Según esta, los niños salen de los repollos y las niñas de las rosas.
La experiencia le pareció tan apasionantes que no se quedó aquí, sino que se dedicó de lleno a la creación cinematográfica. Tanto es así que se habla de que filmó alrededor de mil obras, aunque el porcentaje que ha llegado a nosotros es muy pequeño, pero ¿creéis que se conformó con la modesta historia de un minuto?
Aquello no había hecho más que empezar. Experimentó con la toda la tecnología que iba saliendo, para hacer trucos que mejoraran sus películas y sus montajes. Todo ello llegó a su máximo esplendor con La vida de Cristo, ya en 1906. Este filme contó con un gran plantel de actores, incluyendo extras, pero, además, supo crear expectación sobre la misma. Convocó a los principales medios de comunicación, y convirtió la proyección en todo un acontecimiento. Así, no solo se fue la primera persona que supo crear ficciones. También fue la iniciadora de una industria.
De hecho, su éxito la llevó a mudarse a EEUU, junto con su marido, Herbert Blanché. Allí, fundaron Solax, una de las productoras más importantes de la época. Los dos hacían sus propias películas. Pero el carácter innovador de Guy seguía brillando, como demuestra que fuera la primera en incluir protagonistas negros en las cintas.
Lamentablemente, su carrera se frenó con su divorcio. Sin estar ligada ya un hombre, la confianza en la empresa se desplomó y, por tanto, sus ingresos.

Los proyectos se iban cayendo y su nombre comenzó a perderse, hasta que prácticamente se olvidó.

nina peña - mujeres - feminismo - alice guy