Archivo de la etiqueta: mujeres trabajadoras

Victoria Woodhull. La primera mujer candidata al presidenta en Estados Unidos.

nina peña - mujeres - feminismo - victoria wooddhull

 

Woodhull nació en 1838 en Homer, Ohio, en el seno de una familia de clase baja. Su madre era vidente y su padre se dedicaba a la venta itinerante de medicinas milagrosas. A los 15 años contrajo matrimonio con el médico Canning Woodhull, con el que tuvo dos hijos.

Acabó divorciándose en 1864. A raíz de esta experiencia se convirtió en firme defensora del amor libre, y comenzó a interesarse por las ideas del pensador socialista francés Charles Fourier, que pregonaba la libertad en materia sexual. Woodhull no sólo defendió las relaciones libres entre hombres y mujeres sino que escandalizó a la sociedad de su tiempo con su propio comportamiento -el divorcio no estaba penado legalmente, pero sí socialmente-, hasta el punto de algunas malas lenguas llegaron a asegurar que ejercía la prostitución.
En 1866 volvía a casarse, esta vez con el coronel James Harvey Blood, quien también se había divorciado de su primera esposa. Este segundo matrimonio duró oficialmente diez años, aunque Victoria tuvo entre medias una relación con el anarquista Benjamin Tucker. Tras casarse con Blood, la pareja se mudó a Nueva York, donde Victoria y su hermana, Tennessee Claflin, conocieron al magnate de los negocios Cornelius Vanderbilt, que las respaldó para que fundaran Woodhull, Claflin and Company. Se convirtieron así en las primeras mujeres corredoras de bolsa de Wall Street. El New York Herald las apodó “las reinas de las finanzas”.
Con las ganancias que obtuvieron, las hermanas fundaron en 1870 el semanario Woodhull and Claflin’s Weekly, convirtiéndose también en las primeras mujeres editoras de un periódico.

Utilizaron la publicación para defender los derechos de la mujer. Victoria Woodhull predicó que “la libertad sexual es para todos, la libertad de los monógamos de practicar la monogamia, y la de los que eligen múltiples parejas de tenerlas”. No solo abogaron por la libertad sexual, también dejaron claras sus ideas en materia política al publicar la primera traducción al inglés del ‘Manifiesto Comunista’ de Marx.

Su papel como representante de los movimientos sociales por los derechos de la mujer fue muy potente, y a principios de la década de 1870, Victoria asistió en Washington a un encuentro de la ‘Asociación para el Sufragio Femenino’ (NWSA). Allí pronunció un discurso en favor del derecho al voto femenino. Al año siguiente fue elegida candidata a la presidencia por el Partido por la Igualdad de Derechos. Compitió contra el general Ulysses S. Grant, candidato republicano, y el demócrata Horace Greeley.

La candidatura de Woodhull fue duramente criticada y los medios la apodaron Señora Satán por su apoyo a la libertad sexual y el amor libre pero se convirtió, de esa manera en la primera mujer candidata a las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

07/11/2016 • Marina Segovia

Podéis leer la entrada completa en la web Mujeres a seguir:  http://www.mujeresaseguir.com/social/noticia/1101944048615/hillary-no-es-la-primera-victoria-woodhull-ya-fue-candidata-a-la-presidencia-hace-mas-de-un-siglo.1.html

nina peña - feminismo - mujeres - victoria woodhull

 

Anuncios

A la mujer sin nombre.

nina peña - de mujer a mujer - feminismo- igualdad

Hace unas semanas comencé una nueva categoría en mi blog que titulé “De mujer a mujer” y desde entonces me he preguntado qué mujer merece ser la primera en comenzar, en dar el pistoletazo de salida a la lista de nombres de muchas mujeres que han pasado a la historia por su trabajo, por sus logros, por ser grandes personajes de la literatura… y me he dado cuenta de que la mujer que merece comenzarlo es la mujer anónima, la que nunca saldrá en los libros de historia, la que no forma parte de las epopeyas, la que ha realizado una labor callada a lo largo de su vida y tal vez nunca se le ha reconocido su valor, su importancia.

Todas esas mujeres que con miles de gestos y palabras calladas han hecho del mundo un lugar mejor. Las que han abierto puertas a las futuras generaciones de mujeres, las que han trabajado de sol a sol para alimentar a su familia, las que han vivido bajo estrictas normas a lo largo de los siglos, las que han sufrido abusos, las que han sido ignoradas e incluso maltratadas, las que han tenido que prostituirse, las que han tenido que fregar suelos de rodillas, las que han sido solo objetos de deseo en vidas vacías, las que han tenido que callar y aguantar… y que aún así, han tenido el amor y el valor suficiente como para hacer gestos de cariño, para cantar canciones de cuna, para apretar los dientes y seguir adelante.

Miles de mujeres a lo largo de la historia de las que nunca sabremos sus nombres, pero que han dejado su impronta en las siguientes generaciones con miles de gestos silenciosos que era la única forma en la que podían hacerlo.

mujeres-trabajando-durante-la-revolucion-industrial

Tal vez pueda sonar repetitivo, pero por la forma en que la sociedad patriarcal nos ha impuesto sus normas, las mujeres hemos sido muchas cosas, pero hasta hace muy poco tiempo ni siquiera teníamos la categoría de ciudadanas en la mayoría de constituciones europeas. Ni siquiera en la Revolución Francesa, aquellas mujeres que pelearon al lado de los hombres, que sirvieron para inspirar la imagen de la República con su gorro frigio y a las que les dejaron llevar pantalones para ir a la lucha, lograron ser consideradas como tal.

Nos tenemos que remontar a la Revolución de Pascua en Irlanda, para que una constitución nos diera el titulo de ciudadanas aunque fuera de un modo provisional.

Las guerras y leyes impuestas por hombres, nos abocado a ser secundarias en muchas ocasiones y solo se nos ha reconocido cierto valor cuando no han tenido más remedio ante la evidencia, como por ejemplo cuando las mujeres tuvieron que ocupar puestos en las fábricas ante la falta de mano de obra masculina durante la 1º Guerra Mundial.

Si miramos a tan solo unos años atrás, en este mismo país, una mujer no podía cobrar su propio sueldo, no podía firmar un contrato de trabajo, lo hacía su marido o su padre e incluso en plenos años 70 no podía poner ella misma una denuncia… obviamente tenía que hacerlo su marido o su padre.

El derecho a la educación, algo casi negado a la clase obrera, era aún más negado a la mujer. Un hombre, por pobre y obrero que fuera, tenía por lo menos que saber leer, escribir y hacer cuentas…a la mujer no le hacía falta. A ellas les enseñaban a coser y a hacer sus labores. A rezar. El índice de analfabetismo de la mujer fue siempre, en la mayoría de países, muy superior al del hombre y cuando se tenía acceso a la educación, esta era marcadamente religiosa y conservadora, guardando siempre una postura concreta hacía cómo tenían que ser y cómo debían comportarse las féminas.

Pero si todas esas mujeres que sufrieron todo eso, no hubieran luchado, no hubieran hecho la revolución callada que fueron haciendo a través de los siglos, hoy no seríamos quiénes somos.

mujeres-trabajadoras

En mi vida hay muchas mujeres y a algunas las admiro profundamente.

Cuando tienes dos hijos, tienes tu propio negocio que llevas personalmente, te ocupas de tu casa, de tu familia, estás estudiando una carrera en la UNED y aún sacas tiempo para contar cuentos, para hacer pasteles y para sonreír antes las adversidades… eres una mujer muy fuerte, una mujer de hoy, y te voy a admirar por ello, por no rendirte, por no dejar de superarte, por no dejar de crecer.

Esas son las mujeres anónimas de hoy herederas de las mujeres anónimas de ayer.

Las que no dejan de pensar, de crecer, las que luchan por su vida, las que denuncian malos tratos, las que pelean, las que no se rinden, las que no pierden la esperanza por difícil que sea su vida, las que se levantan cada mañana y se lanzan a la calle, las que van a fregar escaleras, las que trabajan en almacenes, en el campo, las que levantan solas sus negocios, las que siguen estudiando a los 35 años, las que no se resignan ni pierden la sonrisa ante las adversidades, las que no renuncian a sus sueños, las que sacan cuentas para llegar a fin de mes, las que luchan para ser ellas mismas y tener, por encima de todo, su parcela de poder en su propia vida.

Esas mujeres sin nombre que en una sociedad que no les ha favorecido, siguen peleando día a día.

La próxima semana comenzaré a poner nombres propios y a relatar grandes logros o grandes historias, pero este primer post, tenía que ser para todas las mujeres de las que nunca sabremos sus nombres, pero de las que hemos ido heredando este mundo y que con su lucha diaria, lenta pero firme, han conseguido cambiarlo… y para todas las que siguen peleando por aquellos cambios que aún son necesarios.

“Debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo.”

 

recoleccion-antigua-de-las-naranjas

Si quieres leer mis libros los puedes encontrar en:
https://www.amazon.com/Nina-Pe%C3%B1a/e/B01LBU4P5S/ref=ntt_dp_epwbk_0