Reseña en Rebelión de libros. ¿Cómo que a qué huelen las nubes?

nina peña - como que a que huelen las nubes - primer capitulo - portada

http://rebeliondelibros.blogspot.com.es/2015/12/resena-como-que-que-huelen-las-nubes.html?spref=tw

Sinopsis: Cuatro hermanas separados por las circunstancias y en un momento decisivo de sus vidas, se reúnen para cumplir la última voluntad de su madre. Ser llevada junto a su amante en un acantilado de Escocia. En el viaje se reencuentran unas a otras, acaban de dar sentido a sus vivencias, toman nuevas decisiones importantes y se reconocen a sí mismas como personas, como hermanas y como mujeres.

Comentario: No sé a que huelen las nubes, lo que sé es que este libro es especial.
En su páginas atrapa una historia en la que mas de uno se sentirá identificado.
Este libro nos cuenta la historia de cuatro hermanas: María, Esperanza, Fe y Piedad. Ya sus nombres nos dice mucho de la madre que tuvieron, una mujer chapada a la antigua, católica extremista, sumamente convencional, estricta y poco cariñosa… entre otras cosas.
La forma en que la mamá de las chicas las crió provocó un quiebre entre ellas, la exigencia que ponía su madre sumada a que les cortaba las alas y… a su frialdad, hizo que ellas se alejen, pongan distancia.

“Desde que puedo recordar ha sido ella quien ha parecido empeñada en robarnos cualquier sueño…”

Las cuatro protagonistas rondan los 40 años, y las cuatro son personas infelices, frustradas con la vida que llevan. Cada una con su tema, con su fantasma a cuesta: divorcios, engaños, mentiras, infidelidades, etc…
Se reencuentran sentimentalmente cuando su madre muere, pero desvelando un secreto. Además, les pide que la lleven a Escocia, junto con su amante de toda la vida.
En ese momento comienza una etapa de liberación para ellas, dejando de lado las apariencias y todo lo que las lastimaba. Se unieron como nunca lo habían estado y emprendieron el viaje juntas “15 días de vacaciones entre chicas”
Lo que irán descubriendo en las tierras escocesas va mas allá del paisaje. Descubren sus sentimientos, cae el velo que mantenían por años, una careta de infelicidad. Descubren el perdón, el amor y sobre todo el disfrutar de la libertar.

“La diferencia es una decisión, un momento, un latido, una premonición, un sueño.”

Lo que mas me ha sorprendido es la narración amena y simple, los diálogos están escritos como hablamos, logrando que los personajes sean mas creíbles, mas cercanos. La personalidad de cada una de ellas está descrita a la perfección, se las conoce a fondo y se observa la evolución que tienen con el correr del libro.
La novela está contada por las cuatro protagonistas, logrando que cada una tenga su lugar llegando al lector de una forma clara, sin que genere confusiones.
Las descripciones sobre la primera mitad del libro son las justas. Al llegar a Escocia se vuelven mas profundas y detalladas, Nina en su libro nos hace recorrer las tierras escocesas de punta a punta, viviendo a la par de la protagonistas cada lugar que conocían.
¿Hay un final feliz? Sí. De a poco y con esfuerzo cada una llega a la felicidad y aceptación.

Esta obra es un canto a la liberación femenina. Una muestra de que se puede ser feliz sin importar la edad que se tenga, solo hay que luchar por los sueños y no dejarse vencer por el miedo.

Si quieres mi libro en papel puedes conseguirlo en la web de la editorial o pregunta en tu librería favorita.

Reseña de A. V. San Martín ¿Cómo que a qué huelen las nubes?

cropped-imagen-recortada1.png

Si alguien me preguntara que es lo más tedioso de un libro y tuviera que elegir entre confesarlo o morir, sería el momento de reconocer que a veces leo las primeras páginas con ansiedad, en busca de la trama y esas hojas que me encarrilen de lleno en la historia. Sin embargo, no es eso lo que ocurrió con este libro. Su título me llamó la atención en un post de su autora, y eché un vistazo a sus primeras páginas, quedando completamente enganchada a él. Comienza con tanta fuerza y de manera tan contundente que es difícil poder soltarlo.

¿A quién narices se le podía ocurrir una pregunta semejante? Es una de esas preguntas tipo incontestable que suenan bien en según qué contexto y que todo el mundo termina por utilizar en plan cachondeo para no decir absolutamente nada. El quid de la cuestión no es si alguien en realidad sabe a qué huelen, sino el porqué y con qué intención han hecho esa pregunta en un anuncio de compresas. Se supone que es una forma de decir que si usas esa marca determinada de compresas, la regla pasa odoríferamente desapercibida para propios y extraños, sobre todo para extraños, y comparar la suavidad de la compresa o la de un sexo femenino con una nube hasta parece acogedor y delicado, pero la cuestión sigue siendo la misma: ¿Qué intenciones se esconden tras algo tan inocente como una nubecilla?

No es una novela al uso con una historia trepidante, mucha acción y diálogos. Es de carácter intimista, nos sumergiremos en la vida de sus cuatro protagonistas como si estuviéramos leyendo sus diarios o nos estuvieran contando sus sentimientos tras un café una tarde en una terraza cualquiera. Y vaya forma de trasmitir esos sentimientos. Creo que es lo que más me ha sorprendido del libro, ese desgarro emocional que Nina nos hará sentir hasta la punta de los dedos de los pies. Tiene el don de poner en palabras los pensamientos de una forma soberbia y certera de tal forma que a medida que leía el libro, sentía que estaba en mi cabeza, poniendo orden al desbarajuste que debe haber ahí dentro. Son muchas las frases que he ido subrayando, que me han sorprendido, llegado e incluso con las que me he identificado.

Esa tonta costumbre que tengo de hacer siempre lo que la gente espera y no lo que de verdad quiero hacer, porque si de verdad hubiera hecho lo que me apetecía me hubiera reservado una estancia en el SPA para mí sola durante todo el fin de semana, perdiendo de vista a mi marido, a mis dos hijos, a mi jefe y a las cifras negativas de ventas de ese mes.

Me ha gustado y sorprendido mucho. Una joya, con un estilo narrativo muy bueno, de esas que estaba deseando descubrir. Lo recomiendo, sobretodo, a lectores a los que no asuste la narrativa intimista y sentimental. Pese al humor ácido e irónico, que incluye en algunos momentos, no es una historia sencilla, remueve todo por dentro e incluso enfada. No es una lectura ligera, sino reflexiva.

 

Podéis leer la reseña completa aquí, en este enlace a su blog, solo os he dejado los primeros párrafos.

http://www.avsanmartin.com/2017/06/resena-como-que-que-huelen-las-nubes-de.HTML

“Esto trata de apoyar a todos esos autores independientes, que con valentía y mucho esfuerzo, se lanzan a autopublicar sus obras sin el respaldo de una editorial ni grandes campañas de marketing que los avalen.

También trata de demostrar que la calidad literaria no solo se esconde tras el telón de una gran empresa y bajo los hilos de una gran marca comercial.
Trataré de rastrear y mostraros grandes obras entre la literatura independiente.
Quédate a descubrir dónde se esconden las joyas indie”
                                                                                                      
                                                                                          -A.V. San Martín-

 

Espero que os guste tanto la reseña como su blog.

 

Cinco libros escritos por mujeres que no te puedes perder.

Rosa Grau, Miriam Beizana, Lola Mariné, Alicia Domínguez y Antonia J. Corrales tienen en común ser autoras autopublicadas, valientes y con una prosa preciosa llena de una sensibilidad especial. Sus libros, que destaco en este post, están escritos sobre vivencias femeninas pero con una mirada y una voz propia que les confiere no solo un estilo especial, sino una forma distinta de contar esas vivencias.

En sus libros, las mujeres buscan, se pierden para poder encontrarse, y se hallan de nuevo más mujeres y más fuertes, más ellas mismas que nunca.

Desde historias muy dispares, estas cinco autoras hacen un recorrido sobre mujeres muy distintas, pero con algo en común: la búsqueda de la esencia, del verdadero significado de ser mujer.

Espero que disfrutéis de su lectura.

El sendero de los ángeles. Rosa Grau.

Adelaida Cameron, Cuqui, quedó huérfana al nacer y desde entonces se siente abandonada por su padre. Con los años se ha convertido en todo lo que este odia: es impulsiva, mal hablada, inmadura y, para terminar de fastidiarlo, se ha hecho detective privado a través de un curso online.

 

La historia comienza después que Cuqui sea testigo de un asesinato y se convierta, sin quererlo, en el blanco de los asesinos. No le queda más remedio que huir y esconderse. Y lo hará acompañada de sus dos mejores amigos: Bárbara, una profesora de primaria, harta de su profesión, y Elvis, un cerebrito con cuerpo de modelo publicitario que la tiene enamorada desde la adolescencia, pero que no siente lo mismo por ella puesto que es gay

Mientras intentan hacer tiempo hasta que la policía detenga a los asesinos, lo que Cuqui no se imagina es que se verá envuelta en una serie de defunciones que, como dice ella:

“¿Pero qué pasa, que parezco un insecticida para humanos?”

El sendero de los ángeles es, en definitiva, una novela de amor que rompe los clásicos moldes de las novelas románticas.

Viaje al centro de mi mujeres. Alicia Domínguez.

Tras la ruptura con su pareja, Lola recibe la trágica noticia del suicidio de un hombre cuyo desahucio ella ordenó. Su prima Sara, fotógrafa y activista del 15M, es imputada por ocupar un edificio público en Cádiz. Sus destinos volverán a encontrarse en un viaje a Portugal en el que ambas intentarán dejar atrás sus particulares demonios.

En este viaje, lleno de sorpresas y fascinantes encuentros: un anciano centenario que cuenta historias fabulosas; una fadista, a la que su padre y su marido prohibieron cantar; un homosexual, con un insólito pasado, que viaja con su pareja y sus dos hijos; un echador de cartas que despierta en Lola una pasión largamente dormida y la seductora propietaria del hostal La Menuíta, un lugar donde «verdaderamente se calma el dolor», Lola y Sara descubrirán lo que son y lo que fueron las mujeres que las precedieron, cuyas energías aún llevan pegadas a la piel.

Viaje al centro de mis mujeres es una novela magníficamente construida, con personajes muy bien delimitados psicológicamente, que habla de valentía, perdón, amor y compasión, únicas herramientas capaces de liberar la poderosa energía que bulle en nuestro interior. Es también una historia mágica, contada con agilidad y frescura, de secretos familiares que arañan por dentro; de justicia social y de mujeres valerosas capaces de sacudirse sus fantasmas, reconciliarse con el pasado y tomar las riendas de su vida.

 

Marafariña. Miriam Beizana Vigo

Ruth siente un vínculo especial, esotérico, con Marafariña. Su propio corazón, su latido, es inherente al propio pulso de una Marafariña que la ha acompañado siempre, en cualquier faceta de su vida. Apenas ha necesitado nada más para sobreponerse a su compleja situación personal: toda su existencia está sometida a unas poderosas y restrictivas creencias impuestas por sus padres, a raíz del fallecimiento de su hermano mayor. Enfrascada en una vorágine de obligaciones, siguiendo el camino estipulado sin replantearse ninguna de sus pautas, sobrevive enfriando sus sentimientos y anulado sus deseos o su curiosidad.

Sin embargo, la llegada de Olga a la solitaria aldea parece desbarajustar el equilibro y la paz de Marafariña y de la propia Ruth, como si repentinamente, la inmutabilidad de la Naturaleza del lugar y de la muchacha se resquebrajasen como las otoñales hojas secas. A partir de entonces, el virginal bosque de emociones en el que vivía Ruth, se ve surcado por millones de nuevos caminos, nuevas posibilidades y nuevos sentimientos que le provocan un doloroso, a la par que hermoso, despertar personal.

 

 

Nunca fuimos a Katmadú. Lola Mariné

Laura acaba de cumplir cincuenta años, divorciada y madre de una hija adolescente, no se siente satisfecha con su vida. Elena, mujer fuerte y vehemente, es su más intima amiga desde la infancia y su contrapunto. Gloria no tiene nada en común con ninguna de las dos: es superficial y esclava de las apariencias; sin embargo, las tres acabarán siendo grandes amigas. También Teresa, una mujer humilde y trabajadora, dispuesta a hacer cualquier sacrificio por realizar el sueño de su hija, y Ruth, una jovencita idealista y rebelde, forman parte de este mosaico de mujeres actuales y urbanas en la Barcelona de hoy.
Sonrisas y lágrimas en una historia con la que muchas mujeres se sentirán identificadas, y en la que muchos hombres reconocerán a las mujeres con las que conviven a diario.

 

Y si fuera cierto. Antonia J. Corrales.

La vida de Fabiola da un giro inesperado al aceptar escribir la biografía de un desconocido. Desde ese momento se ve arrastrada por unos acontecimientos que no puede controlar. El miedo, el desconcierto, y la búsqueda de una salida del lugar donde se encuentra, un pueblo desconocido e incomunicado, marcarán su destino y su vida para siempre.
Esta obra, cargada de realidad mágica, nos llevará a un mundo en el que nada es lo que parece. Nos mostrará la otra realidad de las cosas; su ánima.
«Jamás le conté mi historia a nadie, sabía que no me creerían. Nadie lo haría» Extracto de “Y si fuera cierto”

“Y si fuera cierto”: una obra en la que la magia y la realidad se dan la mano. Un canto a la vida, el amor y la esperanza. Descubre cuál es el secreto que ocultan las hojas de arce. Mira bien su portada después de concluir su lectura y descubrirás en ella el alma de la obra. Te sorprenderá.

Firma invitada: Alicia Domínguez

nina peña - alicia dominguez - viaje al centro de mis mujeres

La firma invitada hoy es otro lujo de esos que escasean y que yo me estoy permitiendo tener en mi blog: Alicia Domínguez.

Con su libro Viaje al centro de mis mujeres, Alicia nos propone un hermoso viaje de esos que a mi, personalmente, más me gustan, un viaje al interior de cada uno, un viaje iniciático.

De la mano de Sara y Lola, podemos viajar al Portugal de Pessoa y de los fados, pero también al mundo interior de dos mujeres que podríamos ser cualquiera de nosotras y en el que podemos reconocernos.

Con un precioso prólogo de José Petteghi, nos adentramos en esos terrenos interiores, y a veces escarpados, de la parte más intima y también más secreta que todos poseemos.

Una lectura más que aconsejable. Os dejo con un fragmento para ir abriendo boca y con su curriculum para que la un poco conozcáis mejor.

Biografía

Gaditana nacida en Madrid en 1966. Doctora en Historia por la Universidad de Cádiz y Máster en Gestión y Resolución de Conflictos por la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), centró su línea de investigación histórica en el análisis de la violencia política y social del franquismo.

Fruto de ella, son los trabajos: ‘La represión franquista de la guerra y la postguerra en Cádiz 1936-1945’, ‘La causa 259/45: un ejemplo de represión en la  posguerra en el Campo de Gibraltar’ y ‘La superación de la guerra civil española, una aproximación desde la perspectiva de la conflictología’.

Es autora de ‘El Verano que trajo un largo invierno’ (Quorum Editores, 2005) y ‘Viaje al centro de mis mujeres’ (Ed. Círculo Rojo, 2015); coautora de ‘Las puertas de la memoria’ (Ed. Universidad de Cádiz -UCA-, 2016) y de dos libros colectivos: ‘102 razones para recordar a Salvochea’ (Asociación de amigos de F.S., 2009) y ’65 Salvocheas’ (Quorum Editores, 2011).

Premiada ‘Mujer constitucional’ en 2011 con motivo del Bicentenario de la Constitución de 1812 de Cádiz y galardonada con el premio ‘Clara Campoamor’ en el 2016 a propuesta del Observatorio de Igualdad del PSOE de Cádiz.

Autora colaboradora de la revista digital ‘Woman’s Soul’, ha publicado en diversas revistas literarias como ‘El ático de los gatos’ y  ‘CaoCultura’.

 

erin reene - alicia dominguez - viaje al centro de mis mujeres

 

María la fadista

 

Emocionadas, nos despedimos de ellos. Le prometimos que acudiríamos a la Parreirinha da Alfama en otra ocasión. «Después de escucharla a usted, María, cualquier fadista nos va a parecer poca cosa», le dije, apretando su mano y tratando de vocalizar lo mejor posible para que me entendiera.

 

María, en cuyas mejillas volvió a asomar el rubor, se despidió muy afectuosamente de nosotras. Inclinando la cabeza, se llevó la mano al corazón en un gesto que me inspiró una profunda ternura. Imaginé su pesarosa existencia sometida a dos hombres por cuyo amor acalló el ruiseñor de su garganta. Pensé en cuántas mujeres se veían obligadas a renunciar a sus sueños como condición, tácita o expresamente impuesta, para mantener una relación de pareja. Mujeres fuertes, inteligentes, corajudas y capaces que, sin embargo, seguían reproduciendo de manera inconsciente el modelo de sumisión que sus madres y las madres de sus madres padecieron. «¡Cuánto de eso han vivido mis queridas y dolientes mujeres!», me lamenté.
Bajamos las callejuelas de Alfama pensativas. Yo, agarrada a Sara como un náufrago a su tabla para no perder el equilibrio sobre mis altos tacones, y rememorando las estrofas que acababa de escuchar: Vuelve atrás, vida ya vivida, para que pueda ver aquella vida perdida, que no supe vivir. El tiempo va pasando, un día reímos, un día lloramos. Dios mío, cómo pasa el tiempo, nos decimos de vez en cuando. Pero el tiempo se queda. Es la gente quien va pasando… Mi prima, en silencio, algo extraño en ella que siempre tiene ganas de hablar.

 

Acabamos la noche en el Chiado. Al pasar por La Brasileira, le pedí a Sara que me hiciera una foto sentada junto a la estatua de Pessoa.

 

  • Una foto muy original —dijo con guasa.
  • Quedémonos aquí un ratito —le propuse.
  • Son las dos y media de la mañana.
  • ¿Tenemos prisa? ¿Alguien nos espera? —la remedé mientras me sentaba en una silla de la terraza del famoso establecimiento, que a esa hora estaba completamente desierta. El dulce sabor de la libertad me inundaba la boca.

 

Fragmento de la novela “Viaje al centro de mis mujeres”

Viajes de ida.

viajes- estación- articulo- reloj- tren- vagón -nina peña - libros mas vendidos recomendados en castellano- descargar-

 

 

Los viajes de ida siempre están llenos de expectativas.

Me he dado cuenta de que pese a ser la hora intempestiva de las 7 de la mañana, las personas que toman el mismo tren que yo van arregladas, recién peinadas, maquilladas…

En el tren de vuelta de Barcelona, el vagón volvía con gente que arrastraba su cansancio igual que su trolley, se quitaban botas, zapatos, se extendían los asientos y se preparaban para recuperarse de un fin de semana de agotador turismo por la ciudad.

Ahora es diferente. Las idas están repletas de emoción y de planes.

Yo me he propuesto escribir.

Siempre me pareció muy bucólico el estar sentada en un tren, viendo pasar distintos paisajes, diferentes estaciones pequeñas, antiguas, de blancas paredes y pasos a nivel con barreras y sacar un cuaderno de esos bonitos con páginas en color crema, suaves líneas en tonos grises, tapas con hojas naturales o arabescos y simplemente escribir.

Tal vez un excesivo pudor me ha impedido siempre escribir en público, y, aunque me sigue resultando extraño hacerlo, también pienso que, bueno, ya es sabido que escribo, ya hay un libro que constata ese hecho, así que… ¿Por qué seguir con ese pudor?

Tal vez porque el hecho de escribir tiene algo de acto íntimo. En parte y por momentos, uno vuelca un trocito de su alma, desnuda el pensamiento, Se entrega absolutamente al acto de escribir y hasta en la cara tal vez se refleja algún pensamiento.

A nadie le gusta quedarse desnudo y desprotegido en público, tal vez por eso, por esa desnudez y esas barreras que se bajan en ese instante, he estado escondiéndome toda mi vida al escribir, buscando la soledad y a veces la nocturnidad.

Escribir es como una especie de quebrantamiento en que los agravantes son la nocturnidad y la alevosía.

Y no es solo la necesidad de concentración, sino la soledad con uno mismo lo que se busca.

Yo me he propuesto escribir sin importarme si me mira alguien o lo que pueda pensar.

Es algo que siempre he hecho mentalmente, ir escribiendo, imaginando, creando historias o fijando detalles en mi mente para luego poder describirlos o plasmarlos de forma muy similar, solo que ahora lo voy dictando directamente al papel.

La gente se arremolina en su asiento y se prepara para un viaje de tres horas. Sacan sus tablets y se conectan los auriculares mientras buscan el enchufe para poder consultar su móvil sin gastar la batería que ha de durarles todo un día.

Yo apago el mío y saco mi libreta nueva con una hoja dibujada en negro sobre la tapa verde.

El tren comienza a moverse.

La aventura no ha hecho más que empezar.